OPINIÓN: Manipulados por Facebook

Enrique G de la GViernes, 31 de agosto de 2018 13:33

shares
mundo manipulados por facebook

Enrique G de la G revisa en su columna semanal la manipulación que ejerce el algoritmo de Facebook sobre sus usuarios.


Del odio virtual al odio real

¿Se acuerdan de los XV años de Rubí? ¿Se acuerdan cómo la invitación en Facebook hizo que llegaran 30,000 personas a la fiesta y que afuera del pueblo La Joya la fila de carros de los asistentes midió 10 kilómetros de largo?


Este tipo de historias nos hicieron darnos cuenta de cómo el mundo virtual puede tener consecuencias palpables en el mundo real.

Pues bien, dos doctorandos alemanes de la Universidad de Warwick publicaron un estudio que muestra la relación entre el uso de Facebook y la violencia contra migrantes en Alemania. The Economist y The New York Times celebraron el estudio, mientras que The Verge lo ha criticado por el lado de las estadísticas.


Como sea, los doctorandos descubrieron y comprobaron una paradoja: aunque en la vida real haya comunidades ejemplarmente solidarias con los refugiados extranjeros que han llegado recientemente, Facebook detona actos de intolerancia en la vida real (alrededor de 13%, p. 41). Los resultados sugieren que “las redes sociales no solo se han convertido en un suelo fértil para la difusión del odio sino que también incentiva acciones en la vida real” (p.42).


manipulados por facebook 1

Definitivamente, la manipulación de Facebook con sus algoritmos ha llegado demasiado lejos. (Foto: Omicrono)


Manipulados por el algoritmo

Sabíamos ya que Facebook “decide” mediante un algoritmo qué posts mostrarte: si estás muy clavado con tu equipo o una película, Facebook lo detecta y te mostrará más posts sobre tu equipo o película, porque Facebook calcula que, si te muestra contenido adictivo, pasarás más tiempo adentro. Sutilmente te hace creer que “todo el mundo” está hablando sobre ese equipo o esa película, lo que robustece aún más la creencia de que “realmente todo el mundo” está en lo mismo, y que es más importante de lo que parecería.


Pero no. Facebook lo hace simplemente porque cuanto más iempo pases dentro, mayor rédito económico obtendrá. Así que cada momento que pasamos dentro de Facebook y por banal que pueda parecer el acto de escrolear, estamos siendo manipulando.

Sí, aunque nos duela aceptarlo, todos los que vivimos en sociedad somos susceptibles de manipulación. Solo los ermitaños del desierto se salvan, si es que todavía existen. Lo reciente es que nos manipule un algoritmo (Google opera igual desde hace mucho). Y resulta particularmente vergonzoso si el algoritmo está alimentado por esos vaguitos cibernéticos que son los superposteadores, usuarios que pasan mucho tiempo en Facebook y publican muchos posts.


manipulados por facebook 2

¿Tú te has sentido manipulado por los nuevos algoritmos de Facebook? (Foto: Neurox)

Contener la manipulación

¿Qué podemos hacer? La solución de fondo es dejar de usar Facebook (y para el caso también Google), que han adoptado expertos como Geert Lovink, uno de los promotores del movimiento Unlike Us.


Quien no quiera o pueda una medida así de radical, debe ser selectivo al momento de legir a quién le permitimos aparecer en nuestro feed. Así como no invitamos a cualquiera a nuestra casa, tener a alguien presente en el feed equivale a permitirle influir en nuestras emociones o creencias. Porque también se ha demostrado ya que ver las fotos de la vida #foreverinvacation de las celebridades deprime un poco, y que las discusiones sobre asuntos políticos o sociales generalmente nos hace afianzarnos en nuestra posición más que modificarla.


Luego está la consigna que Ortega y Gasset tomó para sí mismo, cuando observó en La rebelión de las masas que el hombre busca adueñarse de todo: “Esto me ha obligado a un duro ascetismo, a la abstención de expresar mis convicciones sobre cuanto toco de paso”. De igual manera, en Has de cambiar tu vida, Peter Sloterdijk sostiene que no hay solución a los problemas que trae consigo la era de la antropotécnica, lo único que podemos hacer es disciplinarnos y a entrenarnos mentalmente, tal como entrenamos el cuerpo, para fortalecer el sistema inmunológico mental.


Lo que tienen en común el ermitaño del desierto, los adscritos al Unlike Us, Ortega y Gasset y Sloterdijk es que se trata de una decisión ética.


Así que cuanto menos clics hagamos en Facebook, menos recursos le ofreceremos al algoritmo para que incline la balanza de nuestras preferencias, opiniones y creencias. Mientras el dinero siga siendo la zanahoria que anima al burro a jalar la carreta, el remolino de Facebook nos seguirá succionando hacia abajo.



♦︎ ♦︎ ♦︎





Para ver


Generation Like

PBS, 55 mins

https://www.dailymotion.com/video/x5tv7ns



Los likes se han convertido en una moneda que podemos trucar por fama, éxito, productos, por una carrera o por dinero. Existen ya chavitos que nacieron después que Facebook con miles de seguidores en sus redes. Es su oportunidad para brincar a la fama y, como en el caso del skater al que entrevistan aquí, ingeniárselas para hacer puras tonterías.


Pero estos influyentes están atrapados en una paradoja: son consumidores y, a la vez, vendedores. En esta dinámica, las marcas salen ganando.


Los posts y las tendencias están cuidadosamente establecidas para beneficio económico —casi siempre, pero también político o hasta religioso— de las marcas. Se genera una espiral infinita entre la marca, los followers o fans y los influencers. Y todo por un simple like.


Aunque sea del 2014, el documental muestra distintos escenarios que siguen vigentes hoy, y ayuda a entender cómo funcionan la industria y la Generación Like, esa masa de chavitos (y no pocos chavorrucos) obsesionados por gustar, por pepenar tus likes, porque, en el mundo virtual de las redes sociales, eso los enriquece y los hace sentirse bien o hasta realizados.

Lo que apenas estamos empezando a entender es cómo hay fuerzas manipuladoras (Cambridge Analytica es la punta del iceberg) que lucran con nuestros likes, más allá de la simple derrama económica.


*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.


Enrique G de la G

[email protected]



Podría interesarte:


OPINIÓN: Instrucciones para conquistar tus sueños

A desmitificar "Green Go!", la verdadera historia de la palabra gringo

Hey Google, ¡aguas!


ETIQUETAS: Tecnología cultura
REFERENCIAS:
Enrique G de la G Enrique G de la G Ghostwriter y editor

Escritor fantasma y columnista cultural. Regio por nacimiento, berlinés por elección. Me muevo en bici y viajo en moto.

COMENTARIOS