Editors' Choices
Política
Mundo
Videos
Qatar

MUNDO

Todes, todxs y tod@s: qué países rechazan el lenguaje inclusivo

Por: 6 de julio de 2022

El gobierno de Francia impulsó una ley que prohíbe el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas.

En medidas que atentan contra la lucha por la igualdad a nivel internacional, varios países han decidido prohibir el uso del lenguaje inclusivo. En los últimos meses, a pesar del rechazo por parte de la comunidad LGBT, las autoridades en Francia y Argentina han dado su aprobación para vetar al lenguaje inclusivo, especialmente en las escuelas.

Francia y el veto al lenguaje inclusivo

El año pasado, en una polémica que se ha extendido hasta 2022, el ministro de Educación de Francia, Jean-Michel Blanquer, vetó el lenguaje inclusivo porque, de acuerdo a su perspectiva, constituye un obstáculo para el aprendizaje de los alumnos y no debe ser usado como alternativa para “feminizar” la lengua. A pesar de ello, en aquel momento, Blanquer sí creía que debe promocionarse el uso y la feminización de ciertos términos, especialmente en los cargos, respetando las reglas gramaticales.

El lenguaje inclusivo incorpora un sufijo femenino en uno masculino mediante un punto, lo que de acuerdo con ese informe del ministro francés cambia el respeto a la concordancia “habitualmente esperada en el marco de los programas de enseñanza”. Blanquer agregó en esa ocasión que el lenguaje inclusivo “constituye un obstáculo a la comprensión de la escritura”, afecta la lectura en voz alta y la pronunciación al no poder hacerse una transcripción oral de este tipo de grafías.

Según ese informe del Ministro de Educación en Francia, los más perjudicados son los niños con ciertas discapacidades o problemas de aprendizaje, contradictoriamente a lo que sugiere el lenguaje inclusivo. “El aprendizaje y el dominio del francés contribuyen a luchar contra los estereotipos y garantizan la igualdad de oportunidades de todos los alumnos, lo que no debería ser un obstáculo por ese lenguaje que es complejo e inestable”, fueron las palabras de Blanquer.

En Francia, haciendo eco de la lucha por defender la igualdad a nivel mundial, grupos feministas defendían este lenguaje porque el usado no es neutro e implica la invisibilización de las mujeres. Sin embargo, en octubre de 2017, la Academia de la Lengua Francesa lo consideró una aberración, y en noviembre de ese año el entonces primer ministro de Francia (2017-2020) lo prohibió en los textos y actas oficiales. “En un momento en que la lucha contra las discriminaciones sexistas implica combates contra la violencia conyugal, la disparidad salarial o el acoso, la escritura inclusiva, aunque parece participar de ese movimiento, no sólo es contraproducente para esa causa, sino perjudicial para la práctica y la inteligibilidad de la lengua”, informó la Academia ante este nuevo pronunciamiento del gobierno francés.

El polémico caso de Argentina

Hace unas semanas, en una medida polémica y discriminatoria, el Ministerio de Educación de Buenos Aires decidió prohibir a los maestros el uso de la ‘x’, la ‘e’ y el ‘@’ durante las clases en las escuelas. ¿Qué significa esto? El lenguaje inclusivo quedó prohibido en los salones de la capital argentina y, como era de esperarse, la medida fue recibida con muchas críticas al ser un atentado contra la igualdad. Dentro de cualquier salón de clases, los maestros ya no pueden hablar o escribir con palabras como “todxs”, “todes” o “tod@s”.

De acuerdo a las autoridades educativas en Buenos Aires, las estadísticas muestran un rezago en el aprendizaje como consecuencia de la pandemia de covid-19; por ello, según sus argumentos, el lenguaje inclusivo representa un obstáculo para que los alumnos aprendan a leer y escribir. “Todos los docentes del distrito, dentro de los niveles inicial, primaria y secundaria, deberán desarrollar actividad de enseñanza y realizar las comunicaciones institucionales de conformidad con las reglas del idioma español, sus normas gramaticales y los lineamientos oficiales para su enseñanza”, dice el decreto oficial que aplica para escuelas públicas y privadas.

Las autoridades argentinas defienden la medida discriminatoria al señalar, desde su perspectiva, que el lenguaje inclusivo es una barrera para el aprendizaje de los alumnos. “Necesitamos terminar con el proceso para eliminar todas las barreras que puedan obstaculizar el correcto aprendizaje de la lectura, la comprensión lectora y la escritura. Obviamente, cuando empezamos a incorporar palabras distorsionadas, o formas distorsionadas del uso de la lenguaje, se generan trabas. Por eso vamos a ordenar el uso del lenguaje dentro de las escuelas”, dijo la Ministra de Educación de Buenos Aires, Soledad Acuña.

Hasta el momento, según información del diario Clarín, las autoridades educativas de la capital argentina no dieron detalles sobre cuáles serán los castigos para aquellos maestros que usen lenguaje inclusivo en sus salones; no obstante, el Ministerio ha señalado que sí habrá sanciones administrativas en caso de no ajustarse a la nueva norma. “Nosotros no queremos una cacería de brujas. La lengua tiene reglas y lo que la escuela tiene que enseñar son esas reglas del uso del lenguaje para que todos podamos entendernos cuando nos comunicamos. Los docentes tienen la obligación de enseñar el lenguaje aprobado, que todos conocemos y respetamos”, fueron las palabras de Soledad Acuña.

Con información de EFE / Foto de portada: EFE


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: