PUBLICIDAD

MUNDO

Jaco Nel, el médico que perdió piernas y rostro por las lamidas de su perrito

El hombre de 50 años desarrolló un cuadro de septicemia tras ser lamido por su perro, en una herida que él le provocó.

Jaco Nel, un médico de 50 años, se encontraba jugando con su perrito, un coker spaniel, cuando de manera accidental, el animal le dio un arañazo que provocó que su mano sangrara un poco. Jaco paró el juego y el perrito le lamió la herida; después, el médico la desinfectó, en un hecho que no pensó diera para algo tan grave.

Lo que no sabía Jaco era que las lamidas de su perrito le provocaron septicemia, una infección grave que ocurre cuando el sistema inmunitario se descontrola debido a una infección y ataca a sus propios órganos y tejidos. Ahora, Jaco se encuentra sin piernas y sin parte de su rostro.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Qué ocurrió con las lamidas del perrito?

De acuerdo a los reportes médicos, lo que hizo el perrito al lamer la herida que momentos antes le provocó a Jaco Nel, fue causarle una infección, lo que desencadenó en la septicemia que hoy lo tiene sin piernas y con el rostro desfigurado.

"Habíamos estado jugando un poco duro y me cortó la mano. Era un corte diminuto. Lo limpié y me olvidé de él. Nunca tuve más problemas con ese corte, ni nada", declaró el médico a la BBC, en palabras que difundieron medios locales como la revista Proceso y Sin Embargo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los primeros síntomas que aparecieron fueron los de una gripa común tras desarrollar esta septicemia a consecuencia de la saliva de su perro. "Tenía prácticamente el cuerpo entero negro: la cara, las manos, las piernas, debido a los daños en los teijdos", relató. Cuando un día despertó mareado y aturdido, lo tuvieron que trasladar de emergencia al hospital.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Qué le provocó la septicemia?

Según las propias declaraciones del médico, esta infección le provocó fallas en los riñones, perdió ambas piernas, dedos de la mano y la punta de la nariz. "Supe desde casi el principio que acabaría perdiendo las piernas y los dedos, pero no estaba seguro de lo que le pasaría a mi cara. Perdí la punta de la nariz y mis labios tienen cicatrices, me cuesta hablar y también tengo dificultades para comer", reveló.

Jaco aclaró que conservó al perrito y que ahora, pese a las dificultades que tiene para llevar su vida diaria, se dedica ahora a hacer activismo a favor de aquellos que han sobrevivido a la septicemia.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Recuerda que puedes seguir informado con nosotros en Telegram.

Foto de portada: Daily Mail.

Podría interesarte
Etiquetas:mundo
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD