OPINIÓN: Estado profundo, intriga, engaño y traición

Samuel PrietoMartes, 11 de septiembre de 2018 11:11

shares
mundo estado profundo intriga engano traicion donald trump

Samuel Prieto nos habla del estado profundo, la intriga y la traición que rondan el Gobierno más poderoso de la tierra, el de Donald Trump.


Ya perdimos la cuenta de cuántos episodios van y en qué temporada, pero la trama tiene cada vez más intriga, pasión, engaño y traición. En este capítulo titulado Estado Profundo, el incomprendido e injustamente agredido Donald Trump es víctima nuevamente de los ardides, trampas, perfidias y deslealtades hasta de su círculo más cercano. 


Más aun, esta vez sus rivales operaron desde la sombra del anonimato, uniéndose con otro adversario muy peligroso, dañino y letal del gobierno justo y sus políticas impecables: el enemigo de pueblo, es decir, la mafia de las fake news formada por los medios de comunicación.


estado profundo intriga engano traicion donald trump 1

Donald Trump fue traicionado por algunas de las personas más cercanas a él. (Foto: El País)


Ya sabes, The New York Times es el acabose de todo lo que un periódico no debe ser, o sea, crítico del sistema, incisivo e investigador de los actos de corrupción, los chanchullos y las transas del gobierno. En el mundo según Trump, todos deberían rendirle pleitesía y darle las gracias por existir.


En días de la semana pasada, el NYT publicó un artículo con firma anónima, titulado “Soy parte de la resistencia dentro del gobierno de Trump”, que causó otro sismo de magnitud catastrófica en la política estadounidense. 

Lo hicimos así a petición del autor, un funcionario de alto rango en el gobierno de Donald Trump cuya identidad conocemos y cuyo empleo estaría en riesgo por divulgar su nombre. Creemos que publicar este ensayo sin firma es la única manera de ofrecer una perspectiva importante a nuestros lectores.


estado profundo intriga engano traicion donald trump 2

El Times publicó un artículo que golpeó en lo más profundo al gobierno de Trump. (Foto: The New York Times)


En ese artículo, el servidor público anónimo dice que el presidente está actuando de manera perjudicial para el bienestar de la república. “Es por eso que muchos de los funcionarios que fuimos designados por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que esté a nuestro alcance para preservar nuestras instituciones democráticas y, al mismo tiempo, contrarrestar sus impulsos más equivocados hasta que deje el cargo”.


Y agrega: “La raíz del problema es la falta de moral del presidente. Cualquier persona que trabaje con él, sabe que no está anclado a ningún principio básico discernible que guíe la forma en que toma decisiones”.


¿Así o más? O sea, ya no sólo es la popularidad del mandatario más poderoso y albianaranjado del planeta cayendo en picada, la tentación de los demócratas por destituirlo y los medios de comunicación cizañosos, sino que ahora hasta entre los republicanos que lo postularon y llevaron a la Casa Blanca hay varios convencidos de que Trump es un peligro para Estados Unidos. 


Claro, como si fuera necesario apuntarlo, el berrinche del ocupante de la oficina oval no se hizo esperar y por sus ovoides, como siempre, lo hizo también en Twitter. “¿Existe realmente el llamado ‘alto funcionario de la administración’ o es sólo el fracaso del New York Times con otra fuente falsa? Si la persona anónima malintencionada existe, el Times debe, por motivos de seguridad nacional, entregarlo al gobierno de inmediato”.


  estado profundo intriga engano traicion donald trump 3


En declaraciones públicas se puso más interesante porque en vez de continuar con su idea tuitera de que fue un invento, hasta dijo que tiene cuatro o cinco sospechosos de haber escrito el artículo. El vicepresidente, Mike Pence, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, se apresuraron a aplicar la de Bart Simpson: “¡Yo no fui!”.


¿Y lo del Estado profundo? ¡Ah! Es que mister funcionario anónimo dice en su artículo que “esto no es obra del llamado Estado profundo (Deep State) —una teoría de conspiración que afirma que existen instituciones dentro del gobierno que permanecen en el poder de manera permanente—. Es la obra de un Estado estable”.


La visión viene de la ficción, aunque es importante decir que actualmente esa clase de obras ya no son proféticas o futuristas como antes, sino suelen ser un factor para llenar los huecos de lo que no entendemos sobre la realidad presente ¿no?


James Bond, el todavía actual agente secreto al servicio de la reina, es un ejemplo de Estado profundo, es decir, parte de un sistema paralelo a las instituciones oficiales, que puede pasar por encima de la ley con tal de preservar la estabilidad de la vida pública. Lo mismo sucede con el buen Jack Bauer de la aclamada serie 24, y hasta hay una producción de la TV británica justamente titulada Deep State, transmitida allá recientemente.


Otra referencia que puedes ver incluso en Netflix es la serie Scandal, original de la cadena estadounidense ABC, que incluye en su trama la existencia del B613, una agencia secreta con más poder que incluso la Casa Blanca, que tiene la misión de mantener la república a costa de lo que sea. 


Algo interesante es que, de acuerdo con una encuesta reciente de la Universidad Monmouth, si bien no muchos están familiarizados con el término, la gran mayoría de los estadounidenses están convencidos de que la política nacional es dirigida en realidad por un Estado profundo. Más de la mitad de los habitantes de esa nación vive incluso muy preocupada (23 por ciento) o algo preocupada (30 por ciento) de que el gobierno monitoree sus actividades e invada su privacidad.


¿El pueblo es sabio, como dice el próximo presidente de la nación vecina del sur? Bueno, esperemos que el siguiente episodio no tenga que titularse Estado fallido. 






*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

ETIQUETAS: Donald Trump Estados Unidos
REFERENCIAS: Samuel Pieto
Samuel Prieto Samuel Prieto

COMENTARIOS