Editors' Choices
Política
Mundo
Videos
Qatar

MUNDO

Enfermera de una cárcel irá a prisión por llamadas ‘coquetas’ con un recluso

Por: Cultura news 20 de octubre de 2022

Su historia de amor comenzó cuando la enfermera fue asignada para darle tratamiento médico.

Una enfermera en el Reino Unido irá a la cárcel después de sostener llamadas ‘coquetas’ con un recluso mientras realizaba sus funciones. Lo mismo pasaba con los mensajes de texto en el celular. Elyse Hibbs, originaria de Manchester, admitió su mala conducta en un cargo público por tener una relación inapropiada dentro de la cárcel de Bridgend.

Según el testimonio de la acusada, una joven de 25 años, el recluso la ‘manipuló' y logró convencerla de tener una relación ‘profunda’. Tras admitirlo, la sentencia para Elyse Hibbs fue de seis meses en prisión. Ella llevaba casi cuatro años trabajando en esa cárcel y conoció al recluso cuando le fue asignado para un tratamiento médico. Cuando la relación ya se notaba demasiado, la enfermera fue transferida, pero, el recluso consiguió su Instagram gracias a su mamá y a un amigo. En ese momento, ella le dio su número de celular al recluso.

La Fiscalía señaló que la parte más fuerte de la relación se desarrolló en un lapso de cinco semanas. Intercambiaban llamadas y mensajes de texto que, en algunas ocasiones, quedaron grabados en el teléfono de la cárcel. En el juicio, las llamadas fueron catalogadas como ‘coquetas’ y altamente ‘inapropiadas’. En uno de los ejemplos, el recluso le decía a la enfermera que la amaba y ella respondía lo mismo. El interno tenía el celular de forma ilegal al interior del penal. Tras un análisis sobre las llamadas y mensajes, llegó el momento en que la enfermera le pidió al recluso que ya no la buscara, pero, esto no sucedió. De hecho, las autoridades piensan que, efectivamente, el recluso la manipuló.

Para reducir la sentencia, la defensa de la enfermera argumentó que los contactos con el recluso nunca fueron cara a cara y que no se obtuvo algún beneficio económico. Además, señalaron que la enfermera solo tenía 23 años y eso es un factor clave pues era una mujer muy vulnerable emocionalmente. No obstante, la jueza no consideró esto suficiente y mandó a la enfermera, literalmente, a la cárcel. El punto clave fue que la enfermera nunca dio aviso sobre lo que estaba pasando y eso significa que estaba completamente de acuerdo con la relación que sostenía.

Foto: Captura especial / Twitter / @WalesOnline

Foto de portada: South Wales Police / Twitter / @LaOpinionLA


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: