OPINIÓN: El buen diseño se ha vuelto indispensable

Enrique G de la GJueves, 1 de noviembre de 2018 13:13

shares
mundo

Hoy más que nunca, el diseño está presente en los productos más sencillos, desde el empaque del pan hasta urnas y ataúdes. El diseño debe mejorarnos la vida; si no, de poco sirve.


El primer blog sobre diseño

En los ochentas, a lo mucho oías hablar de “diseño de interiores”, a menos que estuvieras involucrado profesionalmente en áreas creativas. No han pasado tantos años desde entonces, pero el diseño ya está en la boca y la mente de la mayoría de los consumidores de clase media.


Internet, por ejemplo, arrancó a mediados de los años noventa, pero designboom –la primera revista digital sobre diseño y arte– salió en 1999. Parece que en aquel primer lustro a nadie en el mundo le interesaba tanto el diseño todavía, o nadie veía el potencial que pudiera tener una revista sobre diseño. Ahora, existen muchas otras plataformas sobre diseño.


Y si en otras épocas el diseño era una gusto que solo se podía permitir la nobleza, podemos ver su evolución no solo en el diseño de los muebles sino también en la heráldica, que ha estado sujeta a una serie de reglas de composición tan rígidas que han perdurado durante siglos. Pero si observamos, por el contrario, la evolución de los logos de las marcas actuales, cualquier experto en heráldica se encontraría rebasado: ¿tanto cambio en tan poco tiempo?


 1


La democratización del diseño gráfico

Y aunque el diseño gráfico siga siendo una aplicación práctica del arte, hoy ya existen posibilidades en masa, así como también es posible comprar reproducciones en serie de obras de arte.


La siguiente historia es un poco parecida a la de los orígenes de Facebook: una chava australiana, Melanie Perkins, necesitaba una manera de que sus alumnos entendieran los fundamentos del diseño. El reto era sencillo: diseñar un anuario. Melanie se asoció con un amigo y lanzaron una herramienta en línea que permitía hacer el anuario de volada. Pero, ¿por qué diseñar solo anuarios? ¿Por qué no también, por ejemplo, las invitaciones a la fiesta de graduación o lo que fuera? Se dieron cuenta de que ahí había mucho más potencial. Buscaron a un experto en tecnología y, entre los tres, lanzaron Canva.


Canva tiene ya más de diez millones de usuarios en el mundo. Y aunque los críticos dicen que este no es auténtico diseño, sino simple maquila, la verdad es que Canva ha contratado a diseñadores profesionales para que hagan plantillas editables, de manera que cualquier usuario pueda personalizar el contenido. Y ahora, cualquiera puede gozar de los beneficios de un buen diseño.


Está claro que Canva no es la única app que permite hacer esto –está Crello, Stencil, Befunky, Desygner y otras– pero quizá sí sea el primer startup enfocado al diseño en ser “unicornio”, el término empresarial para referirse a que ha sido valuada en más de mil millones de dólares. Ese es el nivel de Dropbox, Uber y Airbnb, por ejemplo. Nada mal para la democratización del diseño.


 2

Los fundadores de Canva: Cameron Adams, Cliff Obrecht y Melanie Perkins.


IKEA en México

IKEA es la tienda de diseño más exitosa en el mundo. Cuando su fundador, el sueco Ingvar Kamprad, murió a principios de este año, era el octavo hombre más rico del mundo.


Parecería que la clave del éxito está en los precios, pero, en realidad, son irregulares: hay gangas y productos que tienden a ser caros. Lo que ofrece IKEA son dos virtudes: buen diseño y fácil ensamblaje. IKEA es el Lego de los adultos.


Quien haya tenido oportunidad de seguir IKEA habrá notado una clara evolución en su diseño. Hoy es fácil comprar productos que “ya no parecen de IKEA” de lo bueno que se han vueltos. Y, sin embargo, se mantiene el toque escandinavo –que quiere decir minimalista– que gusta en todos lados.


¿Nos está homogeneizando el gusto IKEA? Puede ser, aunque el minimalismo estético es una reacción natural al atiborramiento barroco o kitsch. Hay una famosa corriente minimalista en Japón. Y hasta en México, país kitsch y barroco en grado superlativo, hemos tenido a grandes exponentes de un minimalismo modernista, ya sea en la arquitectura (Félix Candela, Luis Barragán) o en el diseño de muebles (Muebles La Malinche), por ejemplo.


 3

Ingvar Kamprad


Y, con todo, IKEA dio a entender hace apenas mes y medio que abrirá una sucursal en Guadalajara. Es esta una buena ocasión para revisar las enseñanzas que Kamprad publicó en 1976 bajo el título El testamento de un vendedor de muebles (disponible en inglés), donde se valora la simplicidad, la concentración, la creatividad y la conciencia de que crear es un proceso inacabado…, tres preocupaciones muy de hoy.


Pero lo que Kampard de verdad quiso fue mejorar la vida diaria de las personas. Porque eso es lo que hace el buen diseño. Y por eso nos gusta, y nos hace sentir bien y cómodos, y a gusto con lo que tenemos y con nosotros mismos.



♦︎ ♦︎ ♦︎


Para ver

Gary Hustwit

Rams

2018, 74 minutos



Dieter Rams es uno de los mayores diseñadores industriales, en cuanto a edad y prestigio. Steve Jobs lo consideraba un genio y lo emuló. La calculadora del iPhone, por ejemplo, con sus botones redondos, es un homenaje a otra calculadora que diseñó Rams en los años setenta.


Por eso, Gary Hustwit, quiso hacer un documental sobre él. Hustwit tiene una trilogía de documentales –“Helvetica”, “Objectified”, “Urbanized”– y un libro con todo el material que no cupo. Y estos días está estrenando en algunos pocos cines un docu sobre Rams.


 4


El docu echa un vistazo no solo al trabajo de Rams, como era de esperarse, sino también al hombre, a su persona. Rams piensa que el diseño debe ser lo menor posible, pero lo mejor posible, sin olvidar que la forma viene dictada por la función. Esto, que parece una perogrullada, a veces se olvida.


Y fue precisamente aquella revista, designboom, la que le preguntó en el año 2000 qué reforma quisiera. Es una pregunta que tiene ciertas peculiaridades para un alemán, sobre todo porque en oídos alemanes resuena la reforma luterana en primer lugar. “Una [reforma] que haga del mundo un mejor lugar para la vida de todos”, dijo Rams.


Esto es precisamente el diseño: que las cosas útiles sean también agradables y armoniosas. Lo demás, es pérdida de tiempo, de vida.


Enrique G de la G

[email protected]


*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

ETIQUETAS: cultura
REFERENCIAS:
Enrique G de la G Enrique G de la G Ghostwriter y editor

Escritor fantasma y columnista cultural. Regio por nacimiento, berlinés por elección. Me muevo en bici y viajo en moto.

COMENTARIOS