Crisis por covid-19 cambia protestas climáticas de calles a Internet

Lau AlmarazMiércoles, 8 de abril de 2020 8:59

shares
mundo

Las organizaciones climáticas se han reorganizado para seguir protestando por el cambio climático alrededor del mundo.


Como la pandemia de covid-19 obligó a los activistas a cancelar sus protestas callejeras, y en especial la planeada para el Día de la Tierra el próximo 22 de abril, las organizaciones climáticas y de justicia social se reorganizan y buscan cómo avanzar en línea en su lucha por un futuro justo y renovable.


Ya que la covid-19 tiene a la mayor parte de la población refugiada en su hogar, los activistas de la acción y la justicia climáticas utilizaron la Internet la semana pasada para construir un movimiento de masas en línea, cuya primera prueba fue la Hora de la Tierra.


En los Estados Unidos, molestos por el “fondo de soborno corporativo” de 500 mil millones de dólares incluido en el rescate de 2 billones de dólares aprobado por el Congreso y firmado por el presidente Donald Trump, cientos de organizaciones de justicia ambiental y social se unieron para exigir que el próximo paquete de estímulo económico priorice a las personas sobre las corporaciones e invierta en soluciones a largo plazo para la pobreza y el cambio climático.


 1


Tras la pandemia se seguirá enfrentando una crisis climática

“La Madre Naturaleza está luchando”, afirma Jennifer Falcon, de la Red Ambiental Indígena. “Nuestra respuesta al cambio climático debería ser similar a la de la covid-19, porque después de que pase la pandemia, seguiremos enfrentando una crisis climática que está golpeando a las comunidades en todo el mundo”.


La Red se encuentra entre las organizaciones como Greenpeace, el Movimiento Sunrise y 350.org y el Working Families Party, que se han reunido en torno a propuestas para un “Rescate Popular”, revestido con justicia social, que abordaría la crisis climática con una transición de energía limpia, en lugar de apuntalar la industria de petróleo y gas y otras industrias contaminantes.


Los grupos también apoyan un plan detallado de “Estímulo Verde”, redactado por expertos en economía y política, y guiado por cinco directores centrados en las personas, incluido uno que pide la respuesta pandémica para construir “una economía regenerativa” alimentada por energía eólica y solar.


Los activistas mencionan que si las protestas planificadas para el Día de la Tierra se habían centrado en la justicia climática, la covid-19 expuso la lamentable insuficiencia de la infraestructura sanitaria y económica de los países, convirtiendo a la pandemia en otro argumento fuerte para un enfoque más holístico para lidiar con problemas como las infraestructuras en ruinas hasta las redes de seguridad social inoperanthes, con propuestas como el Green New Deal, defendido por Sunrise y algunos de los otros grupos.


 2


El último año ya se había visto un aumento sin precedentes en la ciudadanía con respecto al cambio climático, y el apoyo está en aumento para una solución integral, como el New Deal verde. Grupos medioambientales más moderados, como la Red de Inversores Ceres y el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, también están exigiendo una respuesta pandémica gubernamental para impulsar un futuro de menor contaminación.


Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, también hizo un llamado el mes pasado para que los gobiernos utilicen los fondos de estímulo económico pandémico para priorizar los proyectos de energía limpia y renovable listos, que podrían poner al mundo en el camino para reducir las emisiones del cambio climático.


El movimiento ambientalista ha sido criticado durante mucho tiempo por no luchar por la gente trabajadora, pero esas divisiones han comenzado a disolverse a medida que los sindicatos y los ambientalistas encuentran un terreno más común en torno a las batallas por una “transición climática justa”.


Esta demanda tiene como objetivo abordar las desigualdades en las comunidades de primera línea y proporcionar capacitación y una garantía de empleo para proteger a los trabajadores a medida que las viejas industrias de la economía, como el petróleo, el gas y el carbón, cierran sus puertas.

 

 3


La nueva generación

A medida que desaparecen los límites entre el activismo por la justicia ambiental y social, y las filas de activistas por la justicia ambiental crecen, el movimiento climático impulsado por los jóvenes impulsa esta tendencia. Mucho se habla de cómo estos activistas adolescentes y adultos jóvenes son nativos digitales, conocedores de la comunicación en línea, pero también de la justicia climática, quienes ven los problemas del pueblo y del planeta indudablemente vinculados, y rechazan abiertamente el cliché de que debemos elegir entre proteger la economía o el medio ambiente.


Carrie Ramírez, una activista de 18 años y estudiante de primer año de la universidad, estima que algunas de las respuestas gubernamentales y corporativas a la pandemia dan muestra clara de los tipos de injusticias que enfrentan diariamente las comunidades.


Integrante de Juventud vs. Apocalipsis, una organización de justicia climática del área de San Francisco, que visita escuelas primarias en el Área de la Bahía para hablar sobre justicia ambiental, un tema que considera siempre ha sido difícil de visualizar para los estudiantes de secundaria y preparatoria.


“Más gente ve cómo se produce la injusticia sistémica y cómo las vidas son vistas como desechables, así que es un buen momento de radicalización para muchas personas, que ni siquiera lo sabían antes”, señaló. “Estamos creando impulso porque más gente ve cómo esta pandemia afecta a las comunidades de bajos ingresos, por lo que considero que no perderemos impulso entre los seguidores, por lo que estamos averiguando, como todos los demás, cómo vamos a pasar de las reuniones en persona a las reuniones en línea”.


Como muestra, el “Rescate del Pueblo” vio cómo miles de personas sintonizaron la página de las redes sociales del Working Families Party para asistir a manifestaciones virtuales y sesiones de enseñanza. Esas y otras iniciativas en línea, como la campaña en línea “Getting to the Roots of Climate Change”, de Zero Hour, tienen como objetivo inspirar a los activistas a impulsar la acción en línea a un nivel más alto y vincular la pandemia de hoy con el caso del cambio sistémico.


“Millones de jóvenes están en casa sin nada que hacer”, señala por su parte Evan Weber, cofundador y director político de Sunrise. “Es una gran oportunidad para captar su interés y hacer algo significativo y productivo”. La organización climática juvenil realizó una videollamada de una hora el domingo pasado, que fue un llamado de reclutamiento parcial para Sunrise School, su curso de organización que el grupo adaptó rápidamente a la nueva pandemia. Weber informó que más de 6 mil personas se inscribieron en el taller de cuatro días, 10 veces más de lo que esperaban.


En el aspecto político, Lauren Maunus, directora legislativa de Sunrise, menciona que “los demócratas tienen que tomar una decisión clara: rescatar a las corporaciones y dejar atrás a los trabajadores o invertir en personas y en infraestructura”, por lo que planean presionar a Joe Biden y a los líderes del partido para apoyar posiciones progresivas en temas como el rescate de los pueblos, el plan de estímulo verde y el nuevo acuerdo verde.


La pandemia en un año de elecciones presidenciales ha aumentado más las apuestas. El cambio climático fue un importante tema de campaña primaria entre los contendientes demócratas, pero algunos expertos especulan ahora que el ex vicepresidente Joe Biden, presunto candidato demócrata, puede minimizar su atención al cambio climático, un tema con el que nunca pareció sentirse cómodo.


Esa es una posibilidad contra la cual el Movimiento Sunrise está luchando y quiere mantener la presión para un Nuevo Acuerdo Verde, que considera la única propuesta suficientemente amplia como para comparar los peligros multidimensionales del cambio climático. Evan Weber, cofundador y director político de Sunrise, señala que “una de las razones por las que lanzamos Sunrise fue que el movimiento ecologista no estaba tomando el poder político lo suficientemente en serio”.


Organizaciones, como Sunrise, Working Families Party, 350.org y otras que presionan por un New Deal verde, han dicho todo el tiempo que la lucha continuará más allá de las elecciones de noviembre, mientras tratan de aprovechar el tiempo al máximo, ya que la mayoría de las personas se ven obligadas a quedarse en casa para combatir la propagación del virus.


 4


La radio y los podcasts

La pregunta es ¿puede el activismo en línea reemplazar a las personas en las calles en este año crucial para la acción climática? ¿Limitará la participación de las comunidades vulnerables, que tienen menos probabilidades de tener Internet en casa? Falcon, de la Red Ambiental Indígena, señala que la radio y los podcasts han demostrado ser más efectivos en reservas y comunidades indígenas remotas, donde el acceso a Internet es limitado y costoso.


Por su parte, Bill McKibben, cofundador de 350.org, teme que las acciones en línea dificulten la atracción de nuevas personas al movimiento. “Tienes que trabajar duro para asegurarte de que no solo cambias por defecto a los que ya están comprometidos”, dice. Tampoco está tan seguro de si la mayoría de la gente equiparará la pandemia como una razón más para los cambios sistémicos radicales que 350.org, Sunrise y otros grupos están presionando.


“Me conformaría con que la gente decidiera que es una realidad y puede mordernos con fuerza. Claramente, el virus está haciendo su labor sobre la biología, por lo que el cambio climático requiere que tomemos la física y la química con una seriedad similar”, agrega. A pesar de los riesgos del momento actual, Rogers-Wright de la Alianza para la Justicia Climática también ve oportunidades poderosas en línea para ampliar la base del movimiento. "Es realmente una opción en este momento. Entonces, ¿cómo usamos el tiempo para remodelar la narrativa de todo lo que queremos?”.


Señala que las campañas en línea pueden llegar a más países y desarrollar nuevos líderes locales utilizando las mismas tácticas de orientación que los anunciantes, para construir un movimiento de base diferente en todo el país. “Hemos tenido marchas climáticas de tres personas y la crisis climática ha empeorado. Entonces, si podemos usar este momento para recapturar la narrativa y ponernos a la ofensiva, eso en sí mismo sería una gran victoria”, concluye.


Recuerda que con nosotros puedes seguir informado aquí.

__________________________________________________________

Foto de portada: Washington Post.

Con información de Notimex.


Podría interesarte:

¿Qué estamos haciendo? El ornitorrinco está a un paso de la extinción

Cosas que haces mal cuando vas al super en cuarentena por coronavirus


ETIQUETAS: Internet Cambio Climático mundo
REFERENCIAS:
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS