PUBLICIDAD

MUNDO

Comunidad le quita la vida a los asesinos de toda una familia

Una buena acción le costó la vida a un profesor, su esposa y sus dos hijos, quienes perdieron la vida calcinados. Cuando la comunidad se enteró, no dudó en iniciar la persecución de los asesinos.

En una historia que ha conmocionado a toda Colombia, una comunidad decidió capturar y acabar con la vida de los asesinos de una familia en el municipio de Landázuri. En los últimos días, la forma en que los agresores mataron a las víctimas ha provocado indignación a nivel nacional y, como consecuencia, la comunidad ubicada en Santander decidió intervenir en la situación.

¿Qué fue lo que pasó?

Durante la madrugada del domingo, los asesinos llegaron a la casa de la familia presuntamente para pactar cómo pagar una deuda que tenían. Después de una fuerte discusión al interior del inmueble, los criminales le quitaron la vida a la familia y quemaron la casa. Murieron un profesor (Álvaro Díaz Pineda), su esposa y sus dos hijos; entre ellos, una niña que apenas tenía 13 años. No obstante, la empleada de limpieza pudo huir y dio aviso a la comunidad de Landázuri en Santander. De esta forma, inició la búsqueda de los fugitivos. “Se maneja una hipótesis en la cual, en el lugar de los hechos, se encontraban departiendo y debido a alguna situación de intolerancia, se desata una riña y con arma blanca fueron ultimados estos cuatro miembros de la familia. Al parecer, la empleada también fue herida, pero logró escapar y alerta a la comunidad”, fueron las palabras del secretario del Interior de Santander, John Ruiz Macías, en una conferencia de prensa.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Unas horas después, los miembros de la comunidad dieron con los cuatro asesinos y les quitaron la vida ante la indignación que había causado lo ocurrido con la familia. De los cinco asesinos, ya solo queda uno con vida que se mantiene como fugitivo y es buscado por las autoridades en Colombia. “Rechazamos de manera vehemente el asesinato de cuatro miembros de una misma familia en donde se encontraba una menor de edad”, fue el mensaje de Didier Rodríguez, defensor del pueblo del Magdalena Medio. Como consecuencia de lo sucedido, las autoridades en Landázuri establecieron toque de queda a partir de las seis de la tarde. De acuerdo a un reporte del periódico El Tiempo, los cuatro ciudadanos venezolanos que fueron posteriormente asesinados por la comunidad, habían logrado hace unos meses que el profesor les prestara 22 millones de pesos colombianos para ingresar a una explotación de carbón. Cuando el profesor se enteró que ya tenían ganancias, les exigió el dinero y la respuesta fue quitarle la vida a él y a su familia.



Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD