Por pedir permiso para amamantar, castigan con cárcel a mujer militar

Cultura ColectivaJueves, 11 de abril de 2019 9:47

shares
mundo castiganconcarcelamujermilitarporpedirpermisoparaamamantar

Las Fuerzas Armadas de Paraguay decidieron castigar con prisión a una mujer militar que pidió permiso para amamantar.


Porque en pleno siglo XXI amamantar en público sigue siendo un tabú (las mujeres que lo hacen son señaladas como "exhibicionistas" y califican el acto como "asqueroso" o "irrespetuoso"), una mujer militar paraguaya recibió un castigo de 45 días de cárcel tras pedir permiso para darle de comer a su hijo recién nacido.


De acuerdo con El Espectador, la teniente Carmen Quinteros solicitó a sus superiores en las Fuerzas Armadas de Paraguay, permiso para amamantar. Desde el 2017, la madre empezó a exigir cambios de horarios; pidió no trabajar en las guardias de 24 horas, que se llevan a cabo cada tres días y salas para mamás.


Lee también: Amamantar en público, ¿un tabú que no hemos superado?


castiganconcarcelamujermilitarporpedirpermisoparaamamantar 1

(Foto: El Espectador)



Pero estas peticiones fueron vistas como una ofensa para las reglas militares así que sus jefes pasaron por alto que ella estuviera por las leyes paraguayas, en específico una que protege la maternidad.


Lo que más hizo enojar a las Fuerzas Militares fue la suspensión de las guardias de 24 horas y tras ese rechazo, Quinteros tuvo que acudir a la justicia ordinaria. Cuando el juez encargado del caso ordenó que se respetaran las condiciones que ella solicitaba para poder alimentar a su bebé, ella ya había sido trasladada a una unidad militar.


De inmediato, los comandantes negaron acusaciones de machismo y discriminación e incluso la denunciaron por injuria y calumnia, y llevaron el caso hasta la justicia militar. Ahí fue donde se decidió que Quinteros pagara con 45 días de prisión por "ir en contra la disciplina castrense".



Esto desató una oleada de indignación tanto de grupos feministas como de derechos humanos. La fiscal que llevó el caso, Mónica Muñoz, por citar un ejemplo, sentenció: "Los comandantes tenían la facultad de conceder esos permisos. Ninguno accedió. Pero el niño no deja de ser niño porque su mamá sea militar".

Es un derecho del niño, no solo de la madre, porque puede afectar a su salud. Ella no ha violado ningún reglamento, ha cumplido con todos los servicios, solo se trataba de adecuar su jornada laboral.

Ahora, Carmen llevará su caso ante la justicia internacional y mientras resuelven, pagará su condena de 45 días en prisión en su casa.

Podría interesarte:

Pezones femeninos, el triunfo más grande de la evolución humana

La lactancia podría evitar hasta 20 mil muertes por cáncer de mama en el mundo

ETIQUETAS: Colombia Derechos Humanos mundo
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS