PUBLICIDAD

MUNDO

Investigan en España ataques con jeringas a mujeres en locales nocturnos

La policía ya indaga más de 60 denuncias en decenas de ciudades españolas.

Cada vez son más las mujeres que denuncian haber recibido pinchazos con jeringas en fiestas, festivales y discotecas sin ninguna razón aparente, incluso las mismas autoridades han informado que no se reporta que los ataques hayan dejado huellas toxicológicas y tampoco se ha presentado ningún problema de robos o agresiones sexuales por quienes han sido agredidas.

En comunidades como Cataluña, los agentes ya investigan 23 casos, la mayoría de ellos en la turística localidad de Lloret de Mar y algunos también en Barcelona. Por su parte, la policía del País Vasco, ha recibido unas 12 denuncias en las últimas semanas mientras que la ola de notificaciones, tanto ante las autoridades como en las redes sociales, va extendiéndose por el país.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

¿Cómo operan los atacantes?

Normalmente las circunstancias se repiten, las víctimas, en su mayoría mujeres jóvenes, se encuentran en algún lugar nocturno cuando, de la nada, sienten un pinchazo de jeringa, normalmente en el brazo o en la pierna y poco después comienzan a padecer mareos o somnolencia, según un comunicado de la policía vasca. Pero después, las pruebas que se les realizan a quienes han sido agredidas, no detectan ningún tipo o rastro de droga, ni tampoco se ha denunciado ninguna agresión sexual posterior o algún tipo de robo, como suele ocurrir cuando se agrede con sustancias de dudosa procedencia a mujeres. Este fenómeno ya se ha venido presentando en otras partes de Europa, en Reino Unido se presentó en 2021 y saltaron después a Francia, Bélgica e Irlanda, donde decenas de casos similares crearon un clima de “psicosis” en los últimos meses.

Tanto Cataluña como Extremadura ya han actualizado y activado protocolos de activación ante posibles casos de sumisión química, mientras, las autoridades piden prudencia y precaución al asistir a este tipo de locales nocturnos. Aunque las mujeres ya han alzado la voz, pues aunque la situación les provoca miedo e incertidumbre, también les causa indignación y resistencia a ser expulsadas de un espacio de ocio nocturno que también les pertenece.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD