PUBLICIDAD

MEXICO

UNAM cambia el nombre de alumna trans en documentos oficiales

Durante toda su vida, Sofía tuvo que enviar correos electrónicos en la escuela para que profesores y alumnos la llamaran por su nombre.

En una decisión histórica en materia de inclusión, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cambió oficialmente en su base de datos el nombre y la fotografía de Sofía Pastrana, una estudiante trans de 22 años. Sofía cursa el octavo semestre de la carrera de Economía y es originaria de Isidro Fabela, un municipio del Estado de México. Su historia, como muchas otras dentro de la comunidad LGBT, refleja la constante lucha para alcanzar la igualdad.

 

Cambio de nombre

 

Sofía dio a conocer la noticia a través de un video de TikTok, en el cual no ocultó su emoción después de que llegara un correo de la Universidad Nacional Autónoma de México. En México, se puede cambiar el nombre en algunas circunstancias como cuando se modifica el estado civil, la nacionalidad o el sexo. Esto representa una aclaración de acta por enmienda. Después de realizar el trámite, la sorpresa de Sofía fue la actualización en los registros universitarios. "“Qué bueno que la UNAM está muy especializada en estos temas. Ya estando en la universidad, ahorita que ya hice mi cambio, fue algo sumamente rápido, cuando yo pensé que iba a tardar muchísimo y que sería un proceso terrible. La verdad estoy muy contenta, porque hice unos correos con mi información y me dieron el cambio".

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


La historia de Sofía

 

Desde su infancia, Sofía ya tenía clara su orientación sexual, pero, no quiso expresarlo públicamente por miedo a críticas y a discriminación. Además, en Isidro Fabela, al ser una localidad muy pequeña, no se hablaba sobre temas trans o siquiera sobre homosexualidad. En entrevista para UNAM Global, Sofía admite que se dio cuenta de lo que pasaba desde los 12 años, pero que se rodeó de muchos amigos hombres para crearse un “escudo súper masculino”. Como consecuencia de sus temores, siempre se llamó “niño” a sí misma. Cuando ingresó a la preparatoria, su mundo era otro y ya no pudo seguirse escondiendo.

“Yo me di cuenta que no encajaba como tal mi cuerpo. Yo lo sentía, pero, al vivir en un pueblo, nadie tocaba temas trans. Llegando a la prepa dije: ¿qué estoy haciendo conmigo? El mundo se va a acabar y yo estoy avanzando y estos sentimientos los traigo arrastrados y fue cuando lo acepté. Me acepté. Se lo conté a mi mamá y lo aceptó sin problema. Y con mi papá nunca se lo dije abiertamente, jamás, sólo dijo: “Ya sabía” y se dio cuenta de quién era yo y nunca me dijo nada”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Mi nombre es Sofía

 

Al ingresar al Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM, una de las primeras peticiones de Sofía fue pedirle a sus profesores y compañeros que la llamaran por su nombre. Tuvo que enviar muchos correos para explicar su situación, antes de que su círculo escolar lo entendiera. Pese a ello, Sofía admite que todos fueron muy comprensivos. Ahora, gracias al cambio, ya no tendrá que enviar decenas de correos para aclarar cómo debe aparecer su nombre en las listas. "Les recomiendo que lo hablen y que lo hagan siempre desde el respeto. No se debe justificar a nadie, pero hay que entender que somos generaciones distintas. Si lo hacemos todo desde el respeto, la gente sí tiende a respetar y a entender".

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Recuerda que con nosotros puedes seguir informado en Telegram.

________________________________________________________________

Foto de portada: UNAM Global

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD