OPINIÓN: Si pensabas ayudar con frijoles, ahórratelo

Shantale Carrera TolksdorffMartes, 4 de diciembre de 2018 16:52

shares
mexico si pensabas ayudar con frijoles ahorratelo

De acuerdo, no está cool que alguien se queje al recibir ayuda; a caballo regalado no se le ven los dientes.


Esclava de sus palabras

Luego de repasar lo que la mujer hondureña integrante de la caravana migrante dijo al rechazar el plato de frijoles, me detengo un momento a pensar si de plano habrá sido tan mala nota o no. En definitiva no me parece tan escandaloso como para hacerla famosa en redes con su comentario “Mire lo que están dando, mire, puros frijoles molidos como que le estuvieran dando de comer a los chanchos”. Lo que sí es que sería bueno que alguien le explicara cómo está el rollo aquí. A lo mejor allá en su tierra se alimenta a los puerquitos con frijoles, acá con maíz, avena, sorgo y cebada, así como naranjas y manzanas… y tooodo eso también nos lo llevamos a la boca la mayoría de los mexicanos. Su comparación fue por decir lo menos, absurda.


¡Un poquito de por favor!

Pero a ver, tomar textuales las palabras de alguien que se encuentra en una situación extrema como la que viven los que están con la caravana migrante en la frontera norte de México, encima hacerla una villana en las redes y acusarla de xenófoba creo que ya cruzó la frontera del sentido común… ahí va de nuevo mi no tan humilde opinión. Habría –digo yo– que analizar lo que han sufrido esa mujer y muchas otras personas, no solo desde que dejaron casa sino estando en su país; tanto, que hasta optaron por sufrir en el nuestro porque está menos peor.


si pensabas ayudar con frijoles ahorratelo 1

Las personas que integran la caravana migrante sufrían en Honduras y sufren ahora en México. (Foto: Getty Images)


Ponerse en los zapatos del otro, imposible

Ni cómo experimentar en cabeza ajena los días que han pasado estas personas, el hambre, el frío, todas las incomodidades humanamente posibles, un pronunciado rechazo y otras cosas que han pasado al ingresar en un país que no conocen. Porque seamos sinceros, México impone un chingo, es un animal inmenso que como el mar, es hermoso sí, pero te puede revolcar.


Regresando a los frijoles, ¿qué hacemos entonces?

Entendamos primero, antes de ofendernos profundamente con que nos digan ‘frijoleros’ (beaners), lo que representa el frijol en México. Según datos oficiales nuestro país es el 4to productor de frijoles del mundo. Desde la alimentación mesoamericana el frijol ya era parte de la base alimentaria junto con el maíz y el chile. Los nahuas lo llaman ayocotl y cuando llegaron los españoles lo conocían como frisol.


Bondades del frijol

Las plantas de frijol son trepadoras y rastreras, sus flores son color violeta, lila y rosa. Lo que nos comemos son las semillas extraídas de las vainas una vez que están maduras. De las 150 especies de frijoles que existen en el mundo, 50 están en México.

Los frijolitos –como les decimos de cariño los mexicanos– son altos en proteínas y minerales; tienen poca grasa, aportan fibra, potasio, calcio y antioxidantes.


También es verdad que por ser la base de alimentación en pueblos pobres de América Latina y África, pueden simbolizar precisamente eso: pobreza. Por todas las propiedades mencionadas resulta una perfecta opción para obtener energía a muy bajo costo. No dudo que quien ofreció el plato de frijoles a nuestra hondureña en cuestión, lo haya hecho sin analizar demasiado.


Ver más allá de los frijoles

Como suelo concluir en otros textos, invito a conceder una tregua a las personas de la caravana migrante, aunque digan cosas absurdas y actúen de un modo reprobable incluso –no disculpo sus faltas pasadas ni futuras–. Finalmente la están pasando fatal y a pesar de ello lo pasaban aún peor en su país. Estoy segura de que los frijoles son el último de sus problemas.


si pensabas ayudar con frijoles ahorratelo 2

¿Quién no ha soñado alguna vez con que el jardín del vecino es más verde que el propio? (Foto: Creative Commons)


Aquí la referencia chavorruca

Quizá algunos no lo recuerden, pero en 2003 Molotov lanzó ‘Frijolero’ y viene mucho al caso retomarla ahora porque al ofendernos y poner apodos como #LadyFrijoles y otras sandeces, lo único que hacemos es proyectar lo que se dice unos kilómetros más al norte acerca de los mexicanos.


Aquí les dejo fragmentos de la rola (en partes traducida) para que refresquemos el enojo con que nos identificamos tantas veces:


No me digas frijolero,

Señor Puñetero

Te sacaré un susto

Por racista y culero.

No me llames frijolero,

Pinche gringo puñetero.


Ahora desearía tener diez centavos

Por cada vez

Que me han mirado hacia abajo

Por estar en el lado equivocado de la ciudad


Y sería un hombre rico

Si tuviera algo de esas fichas

Últimamente quiero golpear las bocas

De estos racistas


Podrás imaginarte desde afuera,

ser un mexicano cruzando la frontera,

pensando en tu familia mientras que pasas,

dejando todo lo que conoces atrás.


Si tuvieras tú que esquivar las balas

de unos cuantos gringos rancheros

¿Le seguirás diciendo “espalda mojada” bueno para nada?

Si tuvieras tú que empezar de cero.



  

*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.


ETIQUETAS: Derechos Humanos
REFERENCIAS: Gob. Expansión
Shantale Carrera Tolksdorff Shantale Carrera Tolksdorff

Periodista I Bloguera I Aficionada de dichos y frases I Viajera empedernida @shantalecarrera

COMENTARIOS