Editors' Choices
Política
Mundo
Videos
Qatar

MEXICO

La receta original del pozole era con carne humana: esta es su macabra historia

Por: Javier Cisneros 15 de septiembre de 2022

Aquí te contamos el macabro origen de la receta del pozole.

La gastronomía mexicana es una de las mejores en el mundo, pues no hay extranjero que pueda resistirse a los deliciosos antojitos que nuestro país le ha regalado al mundo entero. Tales como los pambazos, la cochinita y los sopesitos, platillos que han puesto el nombre de México muy en alto. Igual el caso del pozole, preparado con maíz, carne y especias y que es acompañado de lechuga, rábano, cebolla, limón y tostadas y que además figura en la lista de los alimentos más ricos del mundo.

Pero qué pasa cuando comenzamos a hablar de los origines de estos platillos y nos preguntamos, ¿cómo alguien pudo dar con esa receta tan maravillosa?, en ocasiones, es mejor quedarnos con la duda, porque algunas de las historias de estos platillos podrían dejarnos con la boca abierta y no precisamente por lo delicioso, sino por lo terrorífico.

¿Cuál es el origen del pozole mexicano?

Tal es el caso del pozole que en la actualidad se prepara con carne de puerco o pollo dependiendo los gustos de cada persona, hasta ahí todo va perfecto. Cabe mencionar que este alimento ya era muy popular en la época prehispánica, cuando el emperador Moctezuma lo disfrutaba y ofrecía de ofrenda al dios de la primavera y vegetación Xipe Tótec.

Aquí es donde viene lo realmente espeluznante del platillo, pues en esa época este era servido con el muslo de un prisionero sacrificado, con el fin de que fuera digno para el dios y así bendijera la tierra con una buena cosecha, según lo relata el autor de Historia General de las Cosas de la Nueva España, Fray Bernardino de Sahagún.

Por otra parte el libro, ‘Sabor que somos’, coeditado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, se relata que en 1530, cuando el conquistador español Nuño Beltrán de Guzmán venció a los indígenas, entró a Tonalá, Jalisco, en donde fue recibido por la cacica Itzoapilli Tzapontzintli y sus cortesanos con danzas y un pozole, cuando el conquistador vio la olla detectó restos humanos inconfundibles por lo que desenfundó su espada y quebró de un tajo la olla de arriba abajo y ordenó ya no comer carne humana.

No era carne humana, era de perro

En otras historias relatadas por diversos frailes, se dice que realmente nunca fue utilizada carne humana para este platillo sino de xoloitzcuintle, una raza domesticada de perro de la época.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: