La joven de Amajac: ¿Quién es la mujer que sustituye a Cristóbal Colón en CDMX?

Miguel FernándezMartes, 12 de octubre de 2021 13:35

shares
mexico

La historia del descubrimiento de la "señora de Amajac" es de gran importancia para la arqueología mexicana.


El Paseo de la Reforma ya tiene a su figura para representar a todas las mujeres indígenas de nuestro país. Tras varias semanas de polémica, incluido el intento fallido con Tlalli, el Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la CDMX ha tomado una decisión. La "joven de Amajac" será el estandarte permanente de la resistencia indígena sustituyendo la estatua de Cristóbal Colón en una de las glorietas más emblemáticas de la capital.


Lee más: la Señora de Amajac tomará el lugar de Colón en Paseo de la Reforma

 

¿Quién es la joven de Amajac?

 

La figura de la joven de Amajac representa a una mujer gobernante al sur de la Huasteca Veracruzana; por ello, de acuerdo a expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la importancia de su rango hace que el nombre de la pieza sea la “señora de Amajac”. En una historia increíble, digna de los grandes descubrimientos arqueológicos en nuestro país, dos campesinos trabajaban el 1 de enero de este año en la comunidad de Hidalgo Amajac cuando, al voltear una piedra, se dieron cuenta de la maravillosa obra que tenían ante sus ojos. César Cabrera Cruz, junto a su compadre, Alejandro Céspedes, querían mover la piedra que desde hace mucho tiempo estaba en su parcela, pero, no lo habían hecho hasta aquel inolvidable día de Año Nuevo.


Tras dar aviso a las autoridades del INAH, lo primero que llamaba la atención en el rostro de la joven era su peinado y los ornamentos. Los expertos determinaron que la escultura provenía de un sitio arqueológico cercano a la cuenca del río Tuxpan, pero, con el paso del tiempo, el destino la llevó hasta esa parcela de Amajac. La historia fue dada a conocer en la revista Arqueología Mexicana por la Doctora María Eugenia Maldonado, investigadora del Centro INAH Veracruz.



Una mujer indígena en Reforma


La escultura original mide casi dos metros y fue la primera de su tipo encontrada en la región de la Huasteca Veracruzana. Actualmente, se puede ver en el Museo Nacional de Antropología dentro de la exposición: "La Grandeza de México". Una réplica con el tamaño adecuado irá a la glorieta de Reforma. "Creemos que posiblemente fue una mujer gobernante por su postura y atavíos, más que una deidad como se han interpretado casi todas las esculturas huastecas femeninas. A todas ellas casi siempre se les vincula con la diosa Tlazoltéotl, pero, la joven de Amajac podría haber sido gobernante", dijo María Eugenia Maldonado.

 

La figura es de roca caliza. Mide 60 centímetros en su parte más ancha y tiene 25 centímetros de grosor. Algo que llamó la atención de los expertos en enero fue su gran estado de conservación. Su rostro es pequeño, tiene los ojos abiertos y huecos, aunque, de acuerdo a Maldonado, "debieron estar rellenos con incrustaciones de obsidiana u otra piedra". El peinado y los ornamentos son fundamentales para entender su importancia. Tocado alto, collar al centro con adorno en forma de gota (oyohualli) y su torso cubierto con una camisa de manga larga.


La joven de Amajac también muestra un vestido largo que llega hasta los tobillos, mientras que sus pies están desnudos. De acuerdo al INAH, la figura tendría como procedencia algún sitio arqueológico en la cuenca del río Tuxpan, probablemente entre Tochpan y Castillo de Teayo. Para los expertos, la influencia es totalmente de la Huasteca Veracruzana. Ahora, será un emblema del Paseo de la Reforma.


Lee más: Adiós Tlalli: Confirman que no sustituirá a Colón en Paseo de la Reforma


Recuerda que con nosotros puedes seguir informado en Telegram.

________________________________________________________________

Foto de portada: Captura especial / INAH

Con información de Arqueología Mexicana. Maldonado Vite, María Eugenia, “La señora de Amajac. Escultura de una mujer gobernante en el sur de la huasteca”, Arqueología Mexicana, núm. 168, pp. 84-89.

ETIQUETAS: Metrópolis
REFERENCIAS:
Miguel Fernández Miguel Fernández Editor News

COMENTARIOS