For dummies: ¿qué son los bonos del Nuevo Aeropuerto?

Tatiana MaillardJueves, 6 de diciembre de 2018 15:29

shares
mexico que son los bonos del naim

Paso a paso, te explicamos qué pasa con los bonos del NAIM y por qué continúa la construcción de una obra que ya está cancelada.


Como recordarás, el Consejo del Grupo Aeroportuario México (GACM), la paraestatal encargada de la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, emitió un comunicado el domingo 2 de diciembre con dos anuncios: el primero, que las obras de construcción del NAICM en Texcoco seguían en pie. El segundo, fue la oferta de GACM de recomprar a los inversionistas mil 800 millones de dólares de sus bonos.


que son los bonos del naim 1

El consejo del GACM publicó su oferta para recomprar bonos a los inversionistas del aeropuerto (Foto: Especial)


Si todo este asunto de compras y recompras de bonos te tiene confundido y te preguntas porqué se sigue construyendo una obra cuya cancelación está más que anunciada; te presentamos esta guía, paso por paso.


Para tenerlo claro, consultamos a dos especialistas: Valeria Moy, economista y directora del Observatorio Económico “México, ¿cómo vamos?”, y Jorge Andrés Castañeda, quien es coordinador de Proyectos del Instituto Mexicano de la Competitividad.


Vamos por partes.


Lee también: Costará 269 mil millones cancelación de Texcoco



¿Cómo se financió la construcción del NAICM?


Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México obtuvo los recursos para la construcción del nuevo aeropuerto de tres formas:


  1. Un crédito por parte de BANOBRAS por mil millones de dólares.
  2. La emisión de un instrumento de deuda, llamado Fibra E, por mil 600 millones
  3. La emisión de bonos verdes, por 6 mil millones de dólares.


Esta lana se depositó en un fideicomiso. Pero, a diferencia de una cuenta de banco, donde depositas dinero y ya; los fideicomisos deben especificar su propósito, así que, en este caso se trató del Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México (MexCAT).


En 2015, las obras del NAICM comenzaron y fueron costeadas con el dinero disponible en el MexCAT.


que son los bonos del naim 2

Sin tanto rollo, esto es lo que ocurre con los bonos, los inversionistas y la construcción del aeropuerto.

(Diseño: Arnulfo Briones)


¿Por qué se habla de los bonos verdes, pero no de la Fibra E o el crédito de Banobras?

Porque el dinero de Banobras ya se lo chupó el diablo, o sea, ya se gastó en la obra y es irrecuperable. Por otro lado, el Consejo del GACM advirtió que se encargará del tema de la Fibra E hasta enero. Por eso, de lo único que se habla en este momento, es de los bonos verdes.


Pero, ¿qué son estos bonos?

Son instrumentos de deuda, o dicho en corto, “pagarés”. Quien compró un bono, le otorgó ese dinero al GACM con la garantía de que ese varo se le pagaría en un periodo de 10 o 30 años y obviamente con... sabrosos intereses.


Estos bonos no se vendieron en México, sino que ofrecieron en Nueva York. “Lleve, lleve, su bono, damita, caballero, le damos precio”... y el precio se estableció en múltiplos de diez, es decir: 10, 100, 1000.


que son los bonos del naim 3

El pago a los inversionistas estaba garantizado con la TUA del aeropuerto de Texcoco. Pero ya no hay tal cosa.

(Foto: Especial)


Quienes se acercaron a comprar fueron empresas, especialmente, alguna firmas de fondos de pensiones estadounidenses e inversionistas de Singapur. A todos ellos, el bono se les vendió con un descuento, es decir que, si el bono valía 10, los inversionistas pagaban 9 por él. Total: nada perdían, porque iban a recibir… ¡sabrosos intereses!


Los bonos se vendieron en cuatro tandas (aunque el nombre correcto es “emisiones”): dos de ellas, a pagarse en 10 años y las otras dos, en 30. Eso no quiere decir que los inversionistas fueran a recibir su lana hasta entonces, sino que a partir del año de su compra, ellos ya recibirían el pago de... ajá: ¡¡¡muy sabrosos intereses!!!


¡A destapar las champañas! Era un muy buen negocio, pues el pago de sus bonos estaba garantizado con los recursos de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA), que es el impuesto que todos pagamos por usar un aeropuerto. Primero, los pagos se realizarían con la TUA del Aeropuerto Internacional Benito Juárez y después, con la del NAICM. ¿Qué podría salir mal? a ver, ¿qué?


Entonces, ¡pum! a fines de octubre, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunció la cancelación de la obra, después de someterla a consulta ciudadana. Ya sabes: "La vida te da sorpresas. Sooorpresas te da la vida".


¿Qué hacer con los inversionistas enojados?

El contrato establecía que, por cada dólar de préstamo, los tenedores de bonos iban a recibir entre un dólar con cinco centavos o un dólar con 20.


que son los bonos del naim 4

Antes de la consulta, el Consejo Coordinador Empresarial se reunió con el nuevo gabinete para defender el aeropuerto.

(Foto: Especial)


Pero a partir de la cancelación del aeropuerto, el valor de los bonos en el mercado cayó: si antes valían un dólar, posteriormente costaban 0.70 centavos. Sin embargo, como los bonos se vendieron en Nueva York, los tenedores pueden ampararse bajo las leyes de ese estado y demandar al GACM para que se les pague conforme lo acordado.


Además, por ley, no se puede cancelar una empresa sin antes liquidar a los acreedores. Los que destapan la champaña ahora, son los abogados de los inversionistas.


Recapitulando: GACM tiene a un montón de inversionistas nerviosos, a quienes debe 6 mil millones de dólares y que podrían demandarle bajo las leyes de una ciudad invadida por la contaminación, las bandas alternativas, y los carritos de pretzels sobrevalorados.


Lee también: Documentan que NAICM es 'mal negocio para México'



¡Aiura! ¿qué se hace en estos casos?

La opción más sensata que encontró Grupo Aeroportuario México para controlar el riesgo fue el anuncio de la recompra de mil 800 millones de dólares en bonos. Así reduce su deuda a 4 mil 200 millones y también lanza un tranquilizador mensaje que puede traducirse como un: “Reláx, señor inversionista, no hay pex, te voy a comprar tu bono, orita, en caliente. Ahí te van estos billetotes ¡Uuuh! ¡¡¡BILLETOTES!!!”.



Peeero, el GACM propone recomprar los bonos con descuento: a 90 centavos de dólar. Lo cual, de cualquier manera, no está tan mal, tomando en cuenta que en el mercado se venden a 0.70 centavos.


Aquí no acaba la cosa: conforme pasen los días, el GACM podrá pagar a mayor precio estos bonos, en lo que se conoce como “subasta holandesa”. Esta práctica consiste en que, el primer día (que en este caso fue el lunes) los bonos se compran a 90 centavos. Al día siguiente, se compran a 91, y al siguiente; a 92.


Tal vez la furia de los inversionistas se aplaque un poco: si esperan que pasen los días, podrán vender sus bonos a mayor precio. Pero tampoco les conviene esperar tanto, pues como el gobierno sólo comprará mil 800 millones de dólares, es probable que ya no alcancen a vender sus bonos.


Pero también puede ocurrir que los inversionistas decidan no vender sus bonos y demandar. O bien, pueden vender sus bonos, pero a los “fondos buitre”


Un “fondo buitre” es una entidad que se dedica a cazar bonos con descuento para comprarlos y posteriormente demandar para que se les pague el costo total. Como son unos profesionales, generalmente ganan los juicios.



Demandas, demandas, demandas everywhere.

Por si fuera poco, la mañana del miércoles 5 de diciembre, un grupo de tenedores de bonos, identificado como Grupo de Tenedores de Bonos Ad Hoc de MexCAT, representado por la firma de abogados Hogan Lovells, rechazó la oferta de compra del GACM. Eso sí, aseguraron que están dispuestos a dialogar con la paraestatal sobre sus preocupaciones. No dijeron ni “pío” sobre una demanda por el momento. Menos mal.


Lee también: «Suspender el NAIM es suspender el crecimiento del país»: Carlos Slim


¿Y qué va a pasar con los 4 mil 200 millones de pesos que aún se deban?

Primero lo primero: ¿con qué dinero se van a pagar los mil 800 millones de dólares en bonos? La respuesta la dio Gerardo Ferrando Bravo, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, en entrevista con Joaquín López Dóriga, quien comentó algo que los dos especialistas consultados por CC ya sospechaban: ese dinero es lo que todavía queda en el Fideicomiso (MexCAT).


Vamos a lo segundo: GACM podría cambiar las condiciones del convenio con los inversionistas de los 4 mil 200 millones de dólares restantes para evitar obligaciones por incumplimiento. De acuerdo con Valeria Moy, es como si a la mitad de un partido de futbol, uno de los dos equipos decidiera cambiar las reglas de los penalties.


Lee también: ¿Dónde está Santa Lucía, la nueva sede del NAICM?


Y a todo esto, ¿Por qué se mantiene la construcción de una obra cancelada?

Básicamente, porque el anuncio de su cancelación se realizó cuando Andrés Manuel López Obrador no era todavía el presidente constitucional y por ende, no era un hecho consumado.


que son los bonos del naim 5

Una perspectiva de cómo luciría el Aeropuerto de Texcoco. (Foto: SCT)



Ahora que ya es presidente, tampoco puede cancelar la obra sin haber liquidado a los inversionistas porque ¡¡¡LLUVIA DE DEMANDAS!!! por incumplimiento de los convenios del bono.


Por supuesto, la continuidad de una obra cuya cancelación ya se anunció, no puede durar para siempre.


Sin embargo, hasta no conocer el resultado de la recompra de los bonos y hasta que no se salde la deuda con aquellos inversionistas que no logren (o no quieran) revender sus bonos, la construcción se mantiene. Así sólo se coloque un ladrillo por día.


Podría interesarte:


Moody’s rebaja calificación de bonos de nuevo aeropuerto

Un taco de ojo, así lucirá el nuevo aeropuerto en Santa Lucía

AMLO visita base de Santa Lucía y detalla su plan maestro
ETIQUETAS: nuevo aeropuerto editors choice
REFERENCIAS:
Tatiana Maillard Tatiana Maillard

COMENTARIOS