OPINIÓN: Lo que está ganando el ganador

Samuel PrietoDomingo, 1 de julio de 2018 22:27

shares
mexico opinion de samuel prieto lo que esta ganando el ganador

La responsabilidad es compartida, pero el candidato ganador tiene mucho para llevar al país a la delantera. Una opinión de Samuel Prieto.


¿Qué tanto es poder y qué tanto actitud de servicio, una búsqueda real por cambiar para bien o es tan buen negocio ser presidente? México es la economía número 15 del planeta en cuanto a tamaño. Nada mal ¿no? El problema es que también somos la 10 en cuanto a población, o sea que nos quedamos cortos.


¿No es para tanto? Bueno, también somos la 71 en cuanto a distribución del ingreso, el salario medio es considerado uno de los más bajos del mundo y en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU estamos en la posición 77. De todos los habitantes de este país, 53.4 millones, o sea el 43.6 por ciento, viven en la pobreza. Eso de que somos la economía 15 del mundo, es un dato macroeconómico.


¿Tiene que ser así? La primera economía del orbe, la estadounidense, está ubicada en el lugar 8 en cuanto a distribución del ingreso. Necesitamos una clase media pujante y menos pobres que sean cada vez menos pobres.


Nos preocupa la economía y también la violencia. 2017 fue el año más violento en décadas. 25 mil 339 homicidios dolosos, 13 por ciento más que los 22 mil 409 de 2011, el año más crítico de la llamada guerra contra el narcotráfico que también tiñó de sangre al país. Lo que está ganando el ganador de la elección presidencial, es la rifa del tigre.


opinion de samuel prieto lo que esta ganando el ganador 1

El triunfador está obligado a organizar y encabezar la mejoría. (Foto: Reuters)


¿Porqué es importante tener claro en dónde estamos parados? Porque el triunfador está obligado a organizar y encabezar la mejoría. Claro, también es importante decir que, aunque no se trate del candidato por el que hayamos votado, como ciudadanos tenemos la obligación de apoyarlo, vigilar que cumpla con el proyecto que nos presentó y hacer nuestra parte para que este país avance hacia donde queremos. La responsabilidad es compartida.


Queda claro que un cambio tiene que significar justamente eso, pero no que todo lo hecho haya que descartarlo por default. No caigamos en estereotipos y etiquetas, sino veamos el asunto con amplitud de miras. No chairismo a ultranza, ni derechairismo en contra de todo. Sí pragmatismo. Debemos tomar lo mejor de todo y ponerlo al servicio del país.


Sí, hay que distribuir mejor la riqueza pero no hay que dejar de generarla. “Muchas personas miran al empresario como al lobo que hay que abatir, otros muchos lo miran como a una vaca que hay que exprimir, y muy pocos lo miran como al caballo que tira del carro”, decía Winston Churchill.


Estatizar por estatizar no, responsabilidad social de las empresas sí. Transparencia en licitaciones públicas, por supuesto. Revisión de las leyes para perfeccionarlas y hacerlas más justas, claro. Hacer a un lado reformas estructurales y complejas que fueron consensadas entre todas las fuerzas políticas tras muchas discusiones hasta ponerse históricamente de acuerdo, no debería ser algo que se tome a la ligera.


opinion de samuel prieto lo que esta ganando el ganador 2

Como ciudadanos, nos toca vigilar que nos cumplan las promesas. (Foto: AFP)


Contrario a estereotipos y etiquetas puestas hasta por supuestos analistas, un análisis serio indica que la reforma educativa es mucho más que laboral y la energética no es una entrega ciega del petróleo a los intereses extranjeros. Enterémonos bien y de fondo, dejemos la retórica de la confrontación a un lado, mejoremos lo mejorable y demos seguimiento serio a un proyecto de país responsable y realista.


Hay que revisar el saldo del modelo. El neoliberalismo hizo su parte en la recomposición de la macroeconomía: controlar la inflación, los niveles de deuda, el desempeño de las finanzas públicas, en fin. Nos queda mucho a deber en nuestros bolsillos. En este sexenio se generó una cantidad histórica de empleos, pero su calidad deja mucho que desear.


¿El modelo del desarrollo estabilizador que siguió México de 1958 a 1970 y que invoca López Obrador es una opción mejor? ¿O la estrategia del socialismo del siglo XXI del foro de Sao Paulo que se aplicó en Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador y se mantiene en Venezuela?


Comencemos por algo más básico. Cuidado con el inicio del sexenio. Una transición ordenada dará tranquilidad a la economía mexicana y a los mercados internacionales. Una actitud de hacer todo a un lado puede abrir la puerta a otro error de diciembre como el de 1994, cuando la soberbia e impericia del gobierno entrante quitó los alfileres de los que estaba sujeta la economía, desatando la peor crisis de la historia mexicana.


Serenos, morenos.


Samuel Prieto

Periodista y productor audiovisual

www.samuelprieto.com


*Las columnas de opinión de Cultura Colectiva News reflejan sólo el punto de vista del autor.

Samuel Prieto Samuel Prieto

COMENTARIOS