OPINIÓN: El algoritmo nos ha dividido

Cultura ColectivaViernes, 22 de marzo de 2019 14:35

shares
mexico opininionasiescomoelalgoritmonoshadividido

No podemos culpar de todo al internet, pues somos nosotros los que construimos lo que está en él. Pero debemos y podemos hacer una crítica al modelo actual.


Por: Carlos Rafael Vargas.

 

No podemos culpar de todo al internet, al fin y al cabo somos nosotros, los usuarios, los que construimos lo que está en él. Sin embargo, debemos y podemos hacer una crítica al modelo actual: ¿cómo se manejan las grandes empresas de tecnología? ¿cuál es su responsabilidad? ¿cuál la de cada uno de los usuarios? Y sin duda, debemos rechazar la falta de tacto y empatía de algunos líderes que no condenan los hechos de violencia con la claridad que este nuevo mundo amerita.


A la vez tampoco vamos a restarle el poder a la palabra, ni minimizar actitudes que esperamos de nuestros líderes. Al respecto, tenemos ejemplos de una gran irresponsabilidad por parte de autoridades como el presidente Donald Trump y su equipo: Por ejemplo, la asesora Kellyanne Conway recomendó leer el manifiesto de un nacionalista blanco con el solo objetivo de defender a su jefe de los ataques políticos de la oposición, los cuales vinculaban al presidente con el atacante de la masacre de la mezquita de Christchurch en Nueva Zelanda. Otro es el caso de la presentadora que fue suspendida por su islamofobia, Trump también manifestó su disgusto, dando la impresión de estarle dando cabida a ese tipo de declaraciones.


opininionasiescomoelalgoritmonoshadividido 1

(Foto: Unsplash)

 

Del lado opuesto tenemos el ejemplo de la Primer Ministro de Nueva Zelanda Jacinda Arden, quien condenó rotundamente cualquier manifestación extremista. Su mensaje no da lugar a dudas, es claro y preciso, algo que se espera de una líder en tiempos de crisis. Ser una líder que esté a la altura, para inspirar unidad y reconciliación apelando a la fortaleza para superar el mal momento.

 

Si bien es cierto que el internet nos ha hecho la vida más fácil, sobre todo en temas de comunicación, transporte, entretenimiento, salud y mucho más, el acceso a la información inmediata nos ha puesto en un lugar de la historia nunca antes imaginado. Ha democratizado el acceso a la información y potencializado la libertad de expresión. Pero no todo es tan claro, en esa libertad reinante, también se han creado nichos (de gente con valores y pensamientos semejantes) y los algoritmos provocan que en las redes sociales se creen cámaras de eco, donde algunos grupos minoritarios son racistas y hasta pueden incentivar a la violencia.


La mayoría de las aplicaciones están diseñadas de manera tal que resulten adictivas para el usuario, destinadas a que ellos pasen mayor tiempo en la misma, dándoles retroalimentación y reforzando sus gustos y afinidades sin ningún cuestionamiento de grupos o ideas diferentes. Como toda herramienta, es de doble filo: crea microsistemas positivos y también negativos.


opininionasiescomoelalgoritmonoshadividido 2

(Foto: Unsplash)

 

Entre lo negativo encontramos, por citar un ejemplo, lo que dice Kevin Rosse respecto a que el internet hoy en día es la tierra fértil del extremismo, donde es cultivado y puesto a polarizar cada vez más esos nichos, en el cual las personas con odio y creencias violentas pueden encontrar el apoyo de unos a otros. El internet no ha inventado el neo-nazismo, la violencia anti musulmana, los antigobiernos, el Ku Klux Kan ni el extremismo moderno, pero si lo ha potenciado y le ha dado notoriedad y aparentemente para muchos de ellos, legitimidad.

 

La mayor crítica que podemos hacer a estas plataformas es comparar su habilidad y rapidez para reconocer instantáneamente nuestros gustos y hábitos de consumo con su lentitud y poca efectividad para prevenir grupos o hechos de violencia. Sabemos que la mayoría prohíbe manifestaciones extremas de violencia, pornografía, pero tampoco actúan con la velocidad que esperamos para bloquear de primera mano estos hechos. Como ejemplo tenemos a la masacre en Nueva Zelanda: El video de 17 minutos de duración fue posteado en Facebook, YouTube, Twitter e Instagram; y un post en 8chan incluía hipervínculos al manifiesto en la página de Facebook donde el usuario decía que el ataque iba a ser transmitido en vivo.

 

El discurso de las empresas de tecnología es que quieren mantenerse neutrales y respetar la libertad de expresión (es como querer ser neutrales ahora en la crisis con Venezuela; simplemente es muy tarde para ser neutrales cuando está muriendo injustamente tanta gente). La mayoría de los sitios poseen filtros para contenidos violentos, pues reconocen el contenido a ser publicado, pero como ese tipo de contenido es altamente viralizable entre la audiencia, igual es compartido. Y en este punto hay que hacer un autocrítica como audiencia: muchos de los videos violentos son esparcidos por todo internet aún después de que las redes sociales lo hayan borrado.


opininionasiescomoelalgoritmonoshadividido 3

 (Foto: Unsplash)


Tampoco podemos ignorar la polarización de algunos medios masivos de comunicación; hay ciertos medios que no tienen mínimos filtros para poner en pantalla a personas con pensamientos extremos y con información distorsionada. Fox News retroalimenta lo que ciertos grupos extremos esparcen en las redes (radiales y online). Se trata de una suerte de sinergia que supuestamente beneficia a ambos. Así como exigimos que el contenido en el internet que se haga viral o masivo tenga alguna mínima verificación, que evite que las noticias falsas sea masificadas y así prevenir la legitimación de las audiencias extremistas, debemos exigir lo mismo de los medios tradicionales, que muchas veces ayudan a visibilizar algún discurso de odio o una información no verificada.


La pregunta es ¿quié debe realizar esa parte del trabajo? ¿El Estado? ¿El Gobierno? Un ente independiente ¿pero nombrado por quién? ¿Nosotros los usuarios (si nos dan las herramientas)? Dicho esto, debemos dar crédito también a la manera en que los medios cambiaron la forma de reportar los hechos de violencia, un esfuerzo que puede ayudar mucho a la prevención de estos hechos.

 

Como sociedad tenemos que aprender y educarnos en la manera de manejar todo este flujo de informaciones como usuarios, ciudadanos e individuos y ser responsables de qué tipo de comportamientos (propios o ajenos) validamos y tener el poder de discernir el impacto que tiene en otros y así adoptar una postura más empática, tolerante, que fomente el diálogo y así encontrar espacios abiertos para luchar contra esta gran polarización.


opininionasiescomoelalgoritmonoshadividido 4

(Foto: Unsplash)

          

*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

ETIQUETAS: Internet Tecnología editors choice
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS