Ser infiel no amerita una condena por daño moral: SCJN

Andrea GuzmánViernes, 23 de noviembre de 2018 14:49

shares
mexico la infidelidad no es un delito dice scjn

Aunque lo desees con todo tu corazón, la infidelidad no puede ser castigada con una pena ni amerita una indemnización por daño moral.


Seguramente muchas parejas que han sufrido una infidelidad, o hasta más, desearían que existiera la manera de que los infieles paguen por sus engaños más allá de no perdonarlos o de terminar la relación y/o matrimonio. Pero ¿existirá la manera de reparar el daño de una infidelidad?, bueno, tal vez para algunos la única manera de resarcir el daño sea pagar una pena por daño moral, lo que significa de deberían parar hasta la misma cárcel.


Sin embargo, una infidelidad no equivale a cometer un delito, al menos así lo resolvió la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a propuesta de la ministra Norma Lucía Piña Hernández.


Lee también: SCJN reconoce derecho de pareja homosexual a tener hijos vía reproducción asistida


la infidelidad no es un delito dice scjn 1

Ser infiel no puede ser determinado como un delito. (Foto: Especial)


¿Entonces, qué dice la SCJN?

La SCJN estableció que la infidelidad sexual en el matrimonio, por sí misma, no puede ser considerada un hecho ilícito para efecto de sustentar una condena por daño moral. Esto a consecuencia de un amparo que interpuso un quejoso por la conducta infiel de su pareja.

La resolución de la Corte sostuvo que la fidelidad en el matrimonio es una cuestión de carácter personalísimo en la que tiene cabida la autonomía de la voluntad de los cónyuges y cuya observancia no puede ser exigida coactivamente; por ende, el control estatal necesariamente se ve limitado en cuanto a la imposición de consecuencias jurídicas distintas a la disolución del vínculo matrimonial.


En el comunicado de la Primera Sala se define que no puede existir ninguna consecuencia jurídica ante un acto de infidelidad sexual en el matrimonio y posteriormente la disolución de la relación.

La Sala resulta relevante tener en cuenta que el deber conyugal referido está sustentado en el vínculo sentimental y afectivo que se presupone entre los consortes, aspecto de la vida conyugal que se circunscribe a la intimidad de la pareja, de manera que los acuerdos conforme a los cuales deciden vivir la vida en común atañen a ambos y preponderantemente son inherentes a ese ámbito.
En ese sentido, la conducta de infidelidad sexual en el matrimonio trae aparejada la asunción de la consecuencia jurídica de la eventual disolución del vínculo, pero no es susceptible de un reproche bajo las reglas de la responsabilidad civil para dar lugar a una condena económica por el posible daño a los sentimientos y afectos del cónyuge ofendido. 

Vía Excelsior TV. (Video: Youtube)


¡Ándele, por infiel!

La persona que interpuso el amparo que llevó a la conclusión de la SCJN no es el único. En 1985 un esposo interpuso una demanda tras enterarse de que su segunda hija en realidad no era suya.


La historia va así, en aquel año el matrimonio tuvo a su primera hija al poco tiempo de haber contraído nupcias; cuatro años después la mujer sostuvo una relación extramarital y resultó embarazada. La esposa, obviamente, no le contó a su marido de su infidelidad y la segunda hija fue registrada con los apellidos del esposo.


Tiempo después el matrimonió se divorció y en 1992 la señora se casó con quien sostuvo la relación extramarital. 20 años más tarde, por una prueba genética, el exmarido se enteró que la segunda hija no era suya.


El esposo afectado, al enterarse por medio de una prueba de ADN que la segunda hija no era suya, comenzó un juicio por daño moral contra su exesposa y el actual marido. El ofendido reclamó a ambos una indemnización por siete millones 500 mil pesos por la "afectación de sus sentimientos, afectos, decoro, vida privada, honor y reputación".


Podría interesarte:

SCJN declara inconstitucional la Ley de Seguridad Interior

SCJN reconoce derecho de pareja homosexual a tener hijos vía reproducción asistida

Andrea Guzmán Andrea Guzmán

COMENTARIOS