OPINIÓN: La energía en nuestras venas

José María RamosMartes, 30 de octubre de 2018 12:46

shares
mexico la deuda de pemex y la industria energetica

¿Qué pasará con la deuda multimillonaria de Pemex? Chema Ramos, especialista en refinería de petróleo y biocombustibles, nos lo explica.


Pemex y CFE ligan pérdidas de más de 3 mil millones de dólares en lo que va del año. Dado la historia de ambas empresas esto ya no es un dato que sorprenda dado que en estos años las dos paraestatales energéticas ya nos tienen acostumbrados y aburridos con pérdida tras pérdida.


En esta época en la que los millennials han estado entrando de lleno a la vida laboral es palpable la desilusión, decepción y conformismo que empieza a caracterizar a los chicos.


la deuda de pemex y la industria energetica 1

El Gobierno no nos proveerá de la energía que necesitamos a precios que podamos pagar. (Foto: SDP Noticias)


No cabe duda que en el futuro vamos a necesitar más y mejor energía que le día de hoy. Es por eso que es momento de organizarnos para aportar y crear la industria y el ecosistema energético que sostendrá a México de aquí al 2100, y aprovechar la reformas energéticas que si bien no son perfectas, por lo menos permiten el nacimiento de una industria energética mexicana privada e independiente.


Nos hemos dormido en la esperanza, en años pasados, asumiendo que el Gobierno se encargará de proveernos de la energía que necesitamos a precios que podemos pagar, lo cual nos ha dado resultados deprimentes.


Los millennials no lo contemplan aún, pero Pemex debe –al cierre del 2017– 2,005,800,000,000 de pesos, una cantidad astronómica de dinero que incluye su deuda, la cual tiene un valor de 101 millones de pesos cada año en intereses así como promesas de gasto a futuro.


Es ahí donde empezará la pesadilla para la generación joven de mexicanos, una cubetada de agua fría que se nos viene encima y que no nos esperamos.


PEMEX se fundó bajo el movimiento nacionalista cardenista en los años 30 bajo los gritos de “el petróleo es de los mexicanos”, aproximadamente 100 años después de estos emocionantes días en que la petrolera muy seguramente cerrará sus puertas.


El gobierno tarde o temprano se dará cuenta que sale más barato importar combustibles y petrolíferos y/o cobrar impuestos a empresas energéticas privadas que mantener la ineficiente burocracioa y política de PEMEX.


la deuda de pemex y la industria energetica 2

Antes, en México dos empresas extranjeras controlaban el petróleo: la inglesa Royal Dutch y la estadounidense Standard Oil. (Foto: Mientras Tanto en México)


Pero hay un problema crítico, más crítico incluso que la deuda de PEMEX: las pensiones, y estas se deben de pagar, puesto que de no hacerlo la administración en curso pagará un costo político muy alto visto incluso como inaceptable.


No habrá más opción que lanzar un programa de rescate con sabor a FOBAPROA para mantener a todos los pensionados tranquilos.


El único problema es que el Gobierno no tiene dinero, lo conseguirá a toda costa de la forma más fácil e inmediata que tiene: confiscando y transfiriendo riqueza del pueblo. Pedirá prestado dinero al Banco de México sin intenciones de pagarlo.


El Banco de México rápidamente imprimirá en papel reluciente todo el dinero que necesite el gobierno cobrando sus debidos intereses, todo esto justo a tiempo para poder comenzar a pagar las pensiones que PEMEX dejará de pagar.


Todos estos millones de pesos entrarán en circulación diluyendo el valor real de los ahorros de todos los mexicanos creando la temida inflación: el impuesto no-optativo más eficaz y brutal que un gobierno puede imponer a su gente pues obtiene dinero rápido diluyendo el valor de los ahorros de sus ciudadanos y de manera simultánea hipotecando los impuestos de las generaciones futuras.


la deuda de pemex y la industria energetica 3

Pemex debe –al cierre del 2017– 2,005,800,000,000 de pesos. (Foto: Expansión)


Así es que la promesa de Lázaro Cárdenas de que los mexicanos estaríamos mejor manejando nuestro propio petróleo resultará finalmente en una gran mentira.


No sólo los mexicanos que no trabajamos en Pemex nunca vimos beneficio alguno por la expropiación sino que además tendremos que pagar los platos rotos de este desastroso experimento populista.


*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.


Podría interesarte:

Este es el lugar que promete la utilización única de energía limpia

Parques eólicos y solares disminuyen la velocidad del calentamiento global

ETIQUETAS: Medio ambiente Pemex
REFERENCIAS:
José María Ramos José María Ramos

Especialista en refinería de petróleo, biocombustibles e innovación tecnológica enfocada a start-ups.

COMENTARIOS