OPINIÓN: La ‘cuarta transformación’ y el ‘neoliberalismo’

Samuel PrietoMiércoles, 14 de noviembre de 2018 17:29

shares
mexico la cuarta transformacion y el neoliberalismo

Samuel Prieto te cuenta que tan neoliberal era el gobierno de Salinas y que tan izquierdista se presenta ahora el de López Obrador.


¡Chairos y fifís, uníos! ¡El objetivo es exactamente el mismo! La riqueza no está en las etiquetas y estereotipos sino en las ideas y el debate con argumentos. Todo lo demás es palabrería. Preocupémonos y ocupémonos de nuestro México.


¿Posturas irreconciliables? Seamos del bando que creamos que somos, la verdad es que no pensamos tan distinto. Aquí un ejemplo: Uno de los cambios en la estructura del gobierno federal que hará Andrés Manuel López Obrador a su llegada al poder es la transformación de la Sedesol en la Secretaría de Bienestar. ¿Un simple cambio de nombre? No. Uno de los programas de gobierno más importantes de esa dependencia será Sembrando Vida, con una estructura diseñada para combatir dos problemas muy importantes: la pobreza rural y la degradación ambiental.



El modelo de organización que plantea es que los ejidatarios y pequeños propietarios formen comunidades para capacitarse en cuanto a vivir dignamente del campo, con respeto y cuidado del medio ambiente, y constituirse en cooperativas para comercializar sus productos en las mejores condiciones posibles.


Suena bastante bien, ¿no? ¿Un modelo basado en la propiedad colectiva y el socialismo? Puede ser, pero si funciona, ¿eso qué? En un principio la intención cuenta mucho. A la hora de echarla a andar y operarla, la forma y la eficacia harán la diferencia entre el éxito y el fracaso.


De entrada, lo que sí es muy cierto es que un plan como ese marca una diferencia enorme. Los programas sociales de los gobiernos recientes, en efecto, han sido absolutamente asistencialistas, o sea que han pisoteado la dignidad de los más pobres tratándolos como sujetos de caridad y beneficencia, acostumbrándolos a recibir limosnas a cambio de votos y manteniéndolos marginados en vez de impulsarlos con oportunidades reales de progreso y superación.


La idea lopezobradorista de Sembrando Vida no es dar pescados sino proporcionar las herramientas, los métodos y los recursos para que, quienes quieran, puedan pescar.


la cuarta transformacion y el neoliberalismo 1

AMLO (Foto: lopezobrador.org)


¿Es una idea nueva? ¿Producto original de las mentes de la ‘cuarta transformación’? Resulta que no y este es justo un gran ejemplo de que ser chairos o fifís termina siendo por completo irrelevante y tonto. Un problema serio que tenemos como mexicanos es que olvidamos muy rápido nuestra propia historia o la tenemos tan llena de etiquetas y estereotipos que nos resulta prácticamente imposible tomar experiencias y antecedentes de ella.


No hace demasiados años México tuvo un programa muy parecido a Sembrando Vida, en que la gente se organizaba en comités que recibían los recursos necesarios y aportaban su trabajo grupal y organizado para mejorar sus condiciones de vida mediante obras o constituyendo empresas comunitarias. El problema es que nada de eso tuvo continuidad en los sexenios siguientes y ahora hay que rehacerlo desde cero.


¿En qué gobierno sucedió eso? Ahí te va. Lo creas o no, lo etiquetes o no, dejes que el chairismo o el fifirismo te permitan documentarte o no, fue en el sexenio del villano favorito de los lopezobradoristas, Carlos Salinas de Gortari.



El Programa Nacional de Solidaridad fue tan exitoso en su momento, que sus detractores de entonces temían que Salinas pudiera utilizarlo para formar un partido político con un arraigo tan grande que fuera imposible competir con él. En el documental “Salinas: Ascenso, Visión, Frustración” que investigué y escribí en 2016 para Azteca Documentales, bajo la dirección de Adriana Delgado Ruiz, uno de los operadores más importantes del Pronasol, Adolfo Orive, hizo la revelación en el minuto 9:52, por si te da curiosidad verla con ojos propios:


“El licenciado (Luis Donaldo) Colosio, por instrucciones del presidente Salinas, y voy a decir algo que no sé si se sabe en la historia de México, tenía ya instrucciones del presidente Salinas para transformar el Partido Revolucionario Institucional en un Partido de Solidaridad, lo cual hubiera permitido que el PRI tuviera comités de base, que eran los comités de Solidaridad, en toda la República”.



Así de neoliberal era el gobierno de Salinas y así de izquierdista se presenta ahora el de López Obrador. Así de distintos o parecidos, según quieras verlo.


Eso de la lucha de clases es una anacronía y el propio AMLO lo sabe y entiende. Tras su ejercicio de consulta sobre el aeropuerto, se reunió con los inversionistas para calmar los ánimos sobre las pérdidas que representaría la cancelación de las obras en Texcoco. Luego de la iniciativa morenista para bajar las comisiones bancarias que tiró casi 6 por ciento el mercado de valores en una sola jornada, tuvo que salir al quite y comprometerse a que no habría una ninguna modificación en las normas del sistema financiero en por los menos tres años aunque, bueno, ahora tiene que lidiar al menos en la apariencia con la bancada senatorial de su propio partido. 


El cumplimiento de sus promesas de campaña tiene como tope el no desatender los factores macroeconómicos y no endeudar todavía más al país con déficits fiscales, compromiso que también tiene asumido. No hay política ni bienestar sin capital. El punto está en encontrar el equilibrio y esa es justo una de las responsabilidades más importantes del próximo gran tlatoani.


¿Entonces qué? ¿Eres chairo o fifí?


Sigue la conversación con Samuel Prieto a través de su Twitter: @Samuel_Prieto





*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

ETIQUETAS: Política México amlo
REFERENCIAS:
Samuel Prieto Samuel Prieto

COMENTARIOS