PUBLICIDAD

MEXICO

Indígenas mayas toman el acceso a la zona arqueológica de Chichén Itzá

Los mayas iniciaron la histórica protesta bloqueando uno de los lugares más visitados por los turistas en México.

Indígenas de Pisté, Xcalacoop, San Felipe y otras comunidades aledañas a Chichén Itzá tomaron este miércoles el acceso principal a la famosa zona arqueológica. “La medida se decidió porque no hubo acuerdos con el representante del gobierno federal Juan Cristóbal Orozco”, dijo el comisario de Pisté, Armando Dzul Mex, durante el bloqueo de las carreteras que conducen a uno de los lugares más visitados por los turistas en México.

Aunque la manifestación en carreteras resulta costosa para los campesinos, guías de turistas, comerciantes y artesanos, “porque no estamos trabajando”, señalaron que la movilización que surgió dede el lunes para destituir al director del sitio arqueológico, Marco Antonio Santos Ramírez, “sigue más firme que nunca”. “Este miércoles demostramos el apoyo que nos brindan ejidatarios de otras comunidades, ya no podemos seguir tolerando el abuso de poder de ese personaje que atenta contra la cultura maya y nuestras costumbres milenarias, como hablar nuestra lengua materna y sembrar la milpa”, dijo Dzul.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
  • ¿Qué está pasando en Chichén Itzá? Los campesinos acusan al funcionario de sostener reuniones “en lo obscurito” con el director de Chichén Itzá, autoridades de Pisté y artesanos que no estaban involucrados en la protesta, “quieren que nos enfrentemos, pero hay unión entre indígenas para que recuperemos la zona arqueológica”. Ante los abusos que se denuncian entre los trabajadores y artesanos (desalojo, discriminación, corrupción) la zona arqueológica sigue operando, pero, coches y camiones no pueden llegar por los bloqueos. Aunque la protesta inició desde el lunes, finalmente se optó por obstruir el acceso principal. Otro de los grandes reclamos son los sobornos que recibirían las autoridades para dejar subir a las pirámides a turistas nacionales y extranjeros.
  • Por su parte, Juan Cristóbal Orozco aseguró que intentó acercarse a los manifestantes para entablar una mesa de diálogo para poner fin al conflicto que empieza a generar millonarias pérdidas económicas al INAH y a la administración del gobernador Mauricio Vila, a través del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur). “No hubo condiciones para el diálogo y no hay una fecha para una próxima reunión”.

Las pérdidas millonarias en Chichén Itzá

El cierre de la carretera Valladolid-Mérida, a la altura de Xcalacoop y Pisté, afecta a los turistas, aunque la zona arqueológica de Chichén Itzá sigue abierta y resguardada por 50 agentes de la Guardia Nacional, quienes llegaron al lugar para evitar que los indígenas tomen el acceso principal a una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

  • “Sabemos que los servicios turísticos (restaurantes, hoteles, servicio de taxis, camiones y comerciantes) están colapsando económicamente, pero también nosotros, porque si no trabajamos, no comemos”, dijo Arturo Ciau Puc, secretario de Asuntos Indígenas de Yucatán.
  • En Chichén Itzá, cuyas tarifas de acceso para extranjeros asciende a 576 pesos (unos 30 dólares), 258 pesos (unos 13.3 dólares) para mexicanos y 90 pesos (4.6 dólares) para originarios de Yucatán, las pérdidas al día por el bloqueo serían de 2.6 millones de pesos, ya que en promedio entran de tres mil a diez mil personas. “Este 2022, recibimos 2.63 millones visitantes en la zona arqueológica de Chichén Itzá”, dijo José Arturo Chab Cárdenas, director del Centro INAH Yucatán, quien desmintió rumores de la supuesta suspensión del encargado de la zona arqueológica, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1988 por la Unesco.

Integrantes del movimiento campesino minimizaron la presencia de la Guardia Nacional en la zona arqueológica que resguarda el Castillo de Kukulcán, nombrada en 2007 como una de las nuevas maravillas del mundo moderno, “no entraremos en conflicto, pero tampoco dejaremos pasar a los turistas”. “Seguirá nuestra lucha social, a pesar de las pérdidas económicas, por eso hoy cerramos un acceso de terracería que abrió el INAH para que entren los visitantes nacionales y extranjeros”, aseguraron. Servidores turísticos de Quintana Roo y Yucatán que no pudieron ingresar por tercer día a la zona arqueológica de Chichén Itzá se desviaron a otro sitio que muestra el esplendor de la cultura maya: Ek Balam.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Con información de EFE / Foto de portada: EFE

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD