Alfonso Cuarón cumple un sueño con la película 'Roma'

Shantale Carrera TolksdorffMartes, 9 de octubre de 2018 13:10

shares
mexico alfonso cuaron retrato blanco y negro pelicula roma

La película 'Roma' es un sueño hecho realidad para Alfonso Cuarón, quien tenía el profundo anhelo de regresar a México... Y a su infancia.


Eres todo un chilango, ¿verdad? "Sigo pensando en chilango, como chilango. Aunque he andado por muchos lados del mundo, no puedo dejar de ser quien soy, no pienso en español, sino en chilango". Así rompimos el hielo Alfonso Cuarón y yo después de que nos presentara su obra de arte: Roma.

 

Saltaste en narrativas de la técnica a lo humano...

Son dos acercamientos distintos, esta película no tiene nada que ver con el proceso que haya hecho jamás, el cómo se hizo. Es tan disfrutable el placer fílmico de realizar como el otro proceso como el de Gravity, que es acerca del solucionar cuestiones fílmicas, son dos cuestiones distintas que las disfruto una tanto como la otra. Quizá es más intensa la experiencia de Roma, curiosamente me parece Roma una película más difícil de hacer que una película como Gravity o Hijos del Hombre. en el sentido de que no hay margen de querer inventar porque todo el proceso de Roma era acerca de tratar de describir estas memorias.


alfonso cuaron retrato blanco y negro pelicula roma 1

Alfonso Cuarón se declara todo un chilango, piensa, siente y sueña en chilango. (Foto: Wired) 


¿Cómo la recibirá la gente considerando que llega justo a 50 años del 68?

El momento coyuntural con los 50 del 68 no está descrito en la película, pero se insinúa. En la película sí aparece la masacre de Corpus, que fue el 10 de junio del 71, pero tanto el 68 como la matanza de Corpus Christi son dos momentos fundamentales en el desarrollo social de México, son dos llagas, una que fue la explosión del reclamo democrático y después de esa represión fue un intento de retomar eso y cuando fue reprimido ese movimiento se creó la Guerra Sucia que México vivió por décadas y creo que de hecho de ahí surgió el Movimiento Zapatista y no es sino hasta los cambios que estamos experimentando ahora –que esperamos que sean reales transformaciones– tengamos fe de que sean reales estas, son una consecuencia de esos movimientos sociales que sucedieron. Creo que son momentos y llagas bien bien presentes e importantes.


Sigo pensando en chilango, como chilango. Aunque he andado por muchos lados del mundo, no puedo dejar de ser quien soy, no pienso en español, sino en chilango.

 

¿Cómo elegiste al cast considerando el reto sociolingüístico?

Fue un proceso larguísimo, que en primer lugar eso que comentaba de lo complejo en comparación con Gravity, aquí cada personaje tenía que ser idéntico ya sea en mi memoria o en fotografías. Entonces en primer lugar había que encontrar gentes –estaba abierto a que fueran actores o no actores– que en primer lugar fueran idénticos o lo más parecido posible y después, tan importante que tuvieran las mismas cualidades y las mismas sensibilidades. Entonces fue un proceso de casting de muchos meses en el que después se insertó el asunto de la lengua porque al estar yo en contacto con estas mujeres, yo estaba buscando en principio por el personaje real de Cleo, Cleo en la película es mixteca, pero en la vida real es zapoteca. Entonces yo estaba en un principio buscando zapotecos y como en su región también hay muchos mixtecos y al estar entrevistándome con distintas mujeres, pues una pregunta de rigor era si hablaban la lengua y cuando una mujer me dijo sí sí lo hablo incluso mejor que el español, le pedí si podíamos platicar un poco, contéstame en mixteco, fue cuando me di cuenta que era fundamental dar con la cuestión de la lengua para hacer más clara esa marca entre clase y etnia. En México tenemos una relación muy perversa entre clase social y grupos étnicos, entonces creo que el asunto del idioma era fundamental para remarcar esto.


Estar en una casa con los mismos muebles de cuando crecí, los mosaicos y personajes que eran idénticos, fue muy complejo emocionalmente.


Hay muchos universos dentro de esta película...

Este proyecto se empezó a gestar hace 10 años, fue justo después de Hijos del Hombre, que yo tenía la intención de venir a México. En aquel momento se complicó por cuestiones personales y creo que fue para bien porque en ese momento tenía la semilla del proyecto, pero creo que necesitaba estos años para madurarlo. Me surgió una necesidad de explorar distintos universos, distintos mundos –y no me refiero sólo a ficción, sino a construcción de personajes–, pero tarde o temprano regreso.

 

¿Roma trata de mujeres importantes en tu vida?

Fue por una necesidad que hace más de 10 años comenzó a palpitar, sí de hablar acerca de estas mujeres, pero también acerca de mi país. La historia de esta mujer como parte del seno familiar como en el contexto del país en el que ella vive. Y creo que lo que es muy aterrador por un lado es muy hermoso por otro lado es que muchas de esas cosas no cambian. La parte amorosa, de los dos lados, de un núcleo familar y de un país, pero por otro lado las inmensas llagas que pueden crear las dos (la familia y el país) que se mantienen hasta nuestros días.

 

Al preguntarle a los productores acerca de los retos para recrear una Ciudad de México setentera, su respuesta fue que la casa representó el mayor de los retos, ¿por qué?

Fueron varios los retos, la casa existía en mis memorias y en fotografías de la época. Otro, que la ciudad ha cambiado mucho y recrear las partes icónicas que ya no existen requirió de mucha magia. Las tomas que son súper abiertas, no permiten ocultar nada, eso fue un gran reto en tomas largas y el inmenso cuidado en los detalles, trabajo realizado por Eugenio Caballero y todo el equipo de producción.

 

Me preocupé en tratar de recuperar memorias desde el punto de vista emocional.


¿Cómo nació Roma?

Esta película en un 80% nació de mis memorias y parte de la obsesión de esta película era reproducir esos momentos a detalle. Eso era en primer lugar tratar de absorber la esencia de los lugares, rodar en donde sucedió la historia. Se rodó en la calle donde crecí, en el Centro Médico, logramos encontrar el único edificio que queda en pie. Eugenio Caballero creó un piso perfecto. Hay una hacienda que visité una vez en la infancia, una escena que sucede durante la masacre de Corpus Christi que se rodó en la México-Tacuba. Sin embargo, había otros sitios como el cruce de Insurgentes, donde si ustedes van al cruce de Baja California con Insurgentes ya no tiene nada que ver y se logró convertir.


¿Lograron recrear la CDMX como era en los 70?

Primero parecía absolutamente imposible y Eugenio Caballero creó y construyó el set más grande de toda mi carrera escénica, el más grande que se ha hecho, que son cuadras de esa avenida con todos los altos y todos los extras. La casa fue trabajo de Gabriela, una réplica exacta a mi casa de infancia, los mosaicos, las paredes, las columnas, la herrería, es idéntica. La casa actual estaba transformada y ya no era funcional, pero se tomaron las medidas precisas de todo y recuperamos el 80% de los muebles de aquella casa, estaban distribuidos en 5 estados del país y los recuperamos. Esa casa además de trabajo y de arte, tuvo un enorme trabajo de cómo rodar una película; Eugenio creó espacios movibles, paredes y muros que se movían, techos que se hacían a un lado, con un sistema que a la hora que requiriéramos podíamos convertir todo de noche. Básicamente esa casa estaba dentro de un toldo, que era el estudio en que nosotros controlábamos la entrada de luz, entonces para mis amigos de producción, fue algo más que un reto, fue insoportable (risas).

 

¿Tuviste alguna preocupación al crear Roma?

Mira es un momento histórico y lo que sucedió en esta película es que no me preocupé en una cuestión narrativa, me preocupé en tratar de recuperar memorias desde el punto de vista emocional. Era recuperar no sólo las texturas, la parte visual, pero también los sonidos. El sonido es el más complejo que he hecho, es un sonido en Atmos, esta película se grabó en el doble de tiempo que Gravity, es el sonido Atmos más complejo que ha hecho Dolby, porque la misión era recuperar cómo sonaba esta ciudad. La idea era no estar satisfechos hasta que incluso pudiéramos sentir los olores. Esa parte universal de México, no cambia. Sale un vendedor de miel de colmena, ahora se transformó a la vendedores de 'colchones, refrigeradores y fierro viejo que venda'. Pero siguen siendo transformaciones de las mismas figuras.

 

¿Qué me dices del formato?

En Gravity yo quería usar las herramientas que había aprendido a usar, por ejemplo esta película está rodada en 65mm, los efectos visuales fueron hechos por MBC quienes hicieron el Libro de la Selva; hicimos todo el trabajo de blanco y negro en technicolor, el sonido es Atmos. Yo quería tomar esas herramientas para llevarlas y hacer una película mexicana que no estuviera al servicio de una superproducción, sino de otro tipo de historia. Para mí el reto fue mucho mayor porque en Gravity aunque algunos reportaron que la había rodado en el espacio (risas), yo nunca he estado allí, así que era cuestión de imaginación e investigación. En cambio en Roma fue mucho más complejo porque yo conocía cada detalle de las cosas que teníamos que reproducir.

 

¿Se cumplieron tus expectativas?

No solamente la casa, sino que todos los personajes y elementos eran idénticos a lo que había dentro de ella. Cuando le enseñé una fotografía del reparto a mis hermanos, dijeron “sí conocemos esa foto” y les dije “no, vean bien” y volvieron a responder “no, sí la conocemos”. Se tardaron un rato en identificarla… porque además todos estaban con el mismo vestuario. Estar en una casa con los mismos muebles de cuando crecí, los mosaicos y personajes que eran idénticos, fue muy complejo emocionalmente.

Shantale Carrera Tolksdorff Shantale Carrera Tolksdorff

Periodista I Bloguera I Aficionada de dichos y frases I Viajera empedernida @shantalecarrera

COMENTARIOS