OPINIÓN: El ejercicio colectivo de congruencia

Samuel PrietoMiércoles, 16 de enero de 2019 18:00

shares
mexico el ejercicio colectivo de congruencia con amlo

Samuel Prieto analiza el tamaño del problema que hay con el llamado huachicoleo y la paciencia colectiva que se ha dado con este tema.


Queda claro que el pueblo bueno y sabio no está loco. Alguna vez, Albert Einstein dijo en una entrevista que “locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. Claro, de eso a que los resultados distintos sean mejores, equivalentes o peores ya es otra discusión.


Visto así, la sorpresiva tolerancia de la gran mayoría de la gente al desabasto de combustibles mientras el gobierno libra su batalla contra el llamado huachicoleo sin ofrecer muchos detalles de lo que está haciendo y cómo, es un ejercicio colectivo de congruencia por demás interesante.


A ver, ¿qué es bien a bien el pueblo? La reflexión nos permite entender el tamaño real del ejercicio. La excepcional analista política Gloria Álvarez suele decir en sus conferencias que el concepto no es tan simple como tocar una puerta y que salga una persona diversa, pluricultural y multiétnica llamada Pueblo a la que podamos preguntarle “Pueblo, ¿qué es lo que quieres?”.


Lo que hay en una sociedad son individuos, cada uno con sus propias necesidades, gustos, preferencias y forma de pensar. La mejor muestra es que en las redes, por ejemplo, hay chairos, fifís, liberales, conservadores y wannabes discutiendo si cerrar los ductos fue apresurado e irreflexivo o no, si es normal que haya bastantes barcos en las costas esperando a descargar gasolinas de importación, si hay pocas o suficientes pipas para llevar combustibles a las estaciones de servicio durante este proceso transitorio, y así.


Hoy, todos conocemos en términos generales el tamaño del problema que hay con el llamado huachicoleo y las pérdidas que representa para el Estado mexicano. La polémica se localiza en la manera de enfrentarlo.


el ejercicio colectivo de congruencia con amlo 1

(Fuente: México Evalúa)


Este punto es donde las encuestas se ven en la dimensión que tienen. En un universo de individuos, cada uno con su libre forma de pensar, la primera encuesta que se hizo pública sobre el tema apareció en el periódico Reforma el viernes 11 de enero. 73 por ciento de los entrevistados contestó que está de acuerdo con acabar con el robo de combustible aunque no haya gasolina por un tiempo.


Algo a tomar mucho en cuenta es que la medición muestra que si bien el pueblo bueno y sabio tiene bastante paciencia y tolerancia, también espera resultados claros y visibles de esta cruzada lopezobradorista. El 88 por ciento considera probable que personal de Pemex esté involucrado en el robo de combustible y el 79 por ciento que se debe perseguir a los responsables de ese delito. 


Aquí viene también lo que decíamos sobre hacer las cosas diferente para obtener resultados distintos. El 42 por ciento piensa que el principal responsable de que todo esto tenga que estar pasando es el gobierno del presidente anterior, Enrique Peña Nieto. Si la gente votó por quien prometió un cambio, está consciente de que su nuevo gran tlatoani tiene que hacerlo cambiando las formas y los modos, y que eso significa hacer ciertos sacrificios.


el ejercicio colectivo de congruencia con amlo 2

(Fuente: Periódico Reforma)


Otras encuestas en días posteriores arrojaron resultados similares. La más reciente, del periódico El Financiero del martes 15 de enero, muestra que el 59 por ciento de las personas que tienen auto y también de las que no, están dispuestas a confiar y tenerle paciencia al gobierno. Quienes consideran correctas las medidas que está tomando López Obrador y su equipo para combatir el robo de combustibles siguen siendo una gran mayoría.


el ejercicio colectivo de congruencia con amlo 3

(Fuente: Periódico El Financiero)


Esto, por cierto, también nos habla del gran desgaste de muchos liderazgos. En la percepción a primera vista, las audiencias ya no se toman tan en serio ni se apropian tan fácilmente de las conclusiones y análisis de los líderes de opinión habituales de los medios, y más cuando muchos de ellos han perdido la brújula asumiendo posiciones de chairos y fifís a ultranza.


Por otra parte, los liderazgos políticos se habían desgastado mucho más desde antes con el desencanto del cambio que había llegado en el 2000 cuando el PAN sacó al PRI de la residencia presidencial y luego con el regreso del viejo partido autocrático con su estela de escándalos de corrupción.


El capital político de Andrés Manuel López Obrador todavía es muy grande y le alcanza para mucho. No sólo esperemos, sino cuidemos que lo utilice correctamente.



Sigue la conversación con Samuel Prieto a través de Twitter en: @Samuel_Prieto 





*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

Samuel Prieto Samuel Prieto

COMENTARIOS