'Coyotaje', el cáncer que padecen los artesanos mexicanos

Alejandra Natalia RodriguezMartes, 19 de marzo de 2019 18:29

shares
mexico mujer amuzga tejiendo en telar de cintura

Los artesanos ubican a 'los coyotes' como las personas que en sus comunidades comprar muy barato, pero ellos revenden a precios muy elevados.


Los artesanos hacen de la materia prima como fibras naturales, hilos, barro, madera y otros materiales, objetos o prendas que son piezas únicas. En cada trabajo dejan un poco de su esencia y el conocimiento adquirido en distintas generaciones de artesanos. En México la mayoría de artesanos se encuentran en comunidades indígenas, de bajos recursos, donde la necesidad económica es predominante y por ello vender, aunque sea a un bajo costo, es prioridad.


Al no tener un mercado bien establecido y solo vender en sus comunidades los artesanos indígenas quedan vulnerables frente a los coyotes, que son intermediarios que compran muy barato su trabajo, pero en urbes, comercios particulares o galerías, venden a precios muy elevados, sin embargo, el productor recibe un pago raquítico por su trabajo.


Lee también: Artesanas trans tejen contra la exclusión


Artesanas de textiles como las tejedoras y bordadoras son las que más sufren el cáncer del coyotaje. En la comunidad de Xochistlahuaca, Guerrero, cada domingo florece una plaza donde los locales se surten de víveres, pero también desde las seis de la mañana, en el centro del municipio, artesanas amuzgas de distintas comunidades llegan a tratar de vender su huipiles a un buen precio, pero nunca logran que los coyotes paguen lo justo.

mujer amuzga tejiendo en telar de cintura 1

Coyotes comprando barato los huipiles de las amuzgas Foto: Hermoso Xochistlahuaca

La voz de una tejedora

En Xochistlahuaca las indígenas amuzgas son artesanas tejedoras en telar de cintura y punto de cruz, sus coloridos huipiles se distinguen entre la artesanía textil mexicana, las piezas más elaborados pueden tardar hasta 6 meses en hacerse, el trabajo es totalmente a mano.


Eduarda Zaragoza Francisco, integrante de la cooperativa Ljaa’ (flor) tejedoras de esperanzas, conformada por yolcuncue Ñomndaa (mujeres amuzgas), de Xochistlahuaca, Guerrero. La artesana considera que un pago justo por las horas de trabajo y el material invertido es entre 9 mil y 10 mil pesos, pero los coyotes ofrecen entre 3 mil 500 y 5 mil pesos. Pero en piezas más sencillas como las blusas tejidas en telar de cintura, los coyotes ofrecen entre 150 y 200 pesos, las artesanas invierten entre una y dos semanas de trabajo y esperan un pago de al menos 400 pesos.


mujer amuzga tejiendo en telar de cintura 2

Eduarda Zaragoza tejiendo en su telar. Foto: Ljaa' tejedoras de esperanzas.

“Ser artesana de telar de cintura es un trabajo digno y valioso, mi madre quería que fuera maestra de primaria, porque decía que eso si era una profesión, pero creo que lo que hago tiene el mismo valor y dificultad que una carrera universitaria, pero eso la gente no lo ve porque no lo vive” afirmó Eduarda Zaragoza.


Eduarda Zaragoza se considera una artesana por herencia y por convicción, al preguntarle sobre el valor del uso de las prendas artesanales en su comunidad señaló: “a través del telar de cintura se reconoce nuestra historia y forma de vida, es una saber que se transmite de madres a hijas, esto ayuda a fortalecer los vínculos familiares y comunitarios, también se fortalece el uso del vestido”.


Lee más: #OrgulloMexicano: Artesanos mayas confeccionan uniformes de la NASA


Haciendo frente a los coyotes

Para lograr obtener un pago justo por las piezas de telar de cintura Eduarda junto con otras 30 artesanas de Xochistlahuaca conforman la cooperativa Ljaa´ tejedoras de esperanzas. Desde hace 10 años buscan vender de manera directa a los compradores ya sea a través de su página de facebook o en eventos los que es invitada la cooperativa. El objetivo es tener un espacio para vender con un precio justo y dejar de ofrecer los textiles con los intermediarios.


Eduarda explica la problemática: “los coyotes ponen el precio y es muy bajo, desde 100 pesos la artesana lo vende por la necesidad económica, aunque no salga ni siquiera para comprar más hilo y hacer más prendas, no hay nada de ganancia, se la llevan los acaparadores al dar las prendas hasta al doble o triple de lo que las consiguieron”. Las tejedoras de esperanzas buscan revalorizar el tejido en telar tanto en la venta como en su uso y elaboración. En redes sociales puedes encontrar su página y así comprar de manera directa a las tejedoras de la costa chica de Guerrero.


De acuerdo con el Senado de la República hay más de 12 millones de personas que elaboran artesanía, de los cuales el 70 por ciento son mujeres.

___________________________________________________________________________________

Foto portada: Facebook Ljaa' tejedoras de esperanzas

Podría interesarte:


#OrgulloMexicano: Artesanos mayas confeccionan uniformes de la NASA

Otra vez intentan apropiarse de diseños indígenas. ¿Hasta cuándo?

ETIQUETAS: Política cultura Pueblos indigenas
REFERENCIAS:
Alejandra Natalia Rodriguez Alejandra Natalia Rodriguez Reportera

Periodista, salsera, textilera, inquieta y con muchas preguntas para escribir historias.

COMENTARIOS