OPINIÓN: ¿Cómo se construye un cohete espacial para llevarnos a Marte?

José María RamosMartes, 12 de marzo de 2019 17:52

shares
mexico comoseconstruyeuncoheteespacialparallevarnosamarte

Si podemos aterrizar cohetes espaciales, cargarles más combustible y despacharlos en su siguiente misión, lograríamos ser una especie interplanetaria.


Elon Musk, el visionario fundador de Tesla y SpaceX busca establecer una colonia humana en Marte como su objetivo de vida. De lograrlo, sería bastante ambicioso y significativo para la humanidad, y si no lo hace, todos los progresos que logre definitivamente nos ayudarán a lograr la migración interplanetaria que Musk imagina.

 

SpaceX y Musk han tenido años espectaculares; lograron la puesta en órbita del Tesla Roadster de Elon Musk con su maniquí de vuelo, Starman. El carro se encuentra en una ruta elíptica; va más allá de Marte y luego regresa cerca de la Tierra. Actualmente se encuentra a una distancia de más de 364 millones de kilómetros de nosotros. Reproducen la canción Starman, de David Bowie, en loop infinito.


Lee también: OPINIÓN: Formulando la gasolina perfecta


comoseconstruyeuncoheteespacialparallevarnosamarte 1


La gran innovación y promesa de la compañía interestelar es poder reutilizar sus cohetes, ofreciendo costos nunca antes vistos en la industria espacial, lo que hace que el plan de alcanzar el espacio sea cada vez más sencillo y barato. Musk y compañía poco a poco comienzan a lograr tracción; su éxito se puede ver claramente en su cohete más sofisticado: El Falcon 9.


Lee también: OPINIÓN: Entendiendo la naturaleza del biodiésel




Haciendo alusión al Halcón Milenario de La Guerra de las Galaxias, el Falcon 9 está diseñado para poner satélites, y en un futuro cercano a un grupo de personas, en órbita. El cohete mide casi 70 metros de altura, pesa más de 500 toneladas y ejerce 7 mil 600 kilonewtons de fuerza al despegar, suficiente para poner en órbita 22 toneladas de carga. De la misma manera, teóricamente podría mandar 8 toneladas a Marte, aunque todavía no se ha intentado.


Mientras preparan sus misiones marcianas, SpaceX ha entrado a los libros de historia tras convertirse en la primera compañía privada que exitosamente mandó víveres y suministros a la Estación Espacial Internacional. La empresa, incluso, ya pretende mandar a los primeros turistas espaciales a la luna y más allá. En pocas palabras, Musk y sus secuaces se están posicionando para ser los líderes en una nueva era de viajes espaciales comerciales.


(Video: Pera Sakal vía YouTube)

 

El motor Merlín

Para que un cohete Falcon 9 funcione necesita nada menos que 9 motores Merlín, los cuales queman keroseno grado espacial con oxígeno líquido; recuerden que para la combustión se necesita oxígeno y no hay mucho de éste en el espacio, se tiene que que llevar el que se vaya a necesitar.

 

En un lanzamiento típico, 8 de estos motores arrancarán por sólo 162 segundos mientras que el noveno, diseñado para funcionar en el vacío del espacio, trabajaría por 397 segundos (poco menos de 7 minutos).

 

El motor Merlín y su configuración en el Falcon 9 es increíblemente eficiente y resiliente. En otros cohetes, una falla en un solo de los motores puede comprometer o destruir la carga y el cohete entero. En el Falcon 9, hasta 2 motores Merlín pueden fallar sin problema alguno. Se les puede exigir a los motores saludables que trabajen un poco más, salvando la misión.


La parte más emocionante de un lanzamiento de SpaceX es la manera en cómo el cohete aterriza de manera vertical, imposiblemente elegante. Una vez que ingresa el cohete en la atmósfera de la Tierra, chorros de aire frío en la cabeza del cohete logran darle un giro de 180 grados. El Falcon tiene 4 patas de fibra de carbono resguardadas dentro del fuselaje que se despliegan para que aterrice como si fuera de juguete. Al descender, 3 de los 9 motores aceleran para prácticamente detener el cohete y lograr que suavemente se pose sobre su objetivo con precisión milimétrica.


 

 (Video: Space)

 

Cabe resaltar que la secuencia entera de aterrizaje está automatizada, logrando que los motores respondan sin intervención humana y usando información en tiempo real. Actualmente, SpaceX está probando otro tipo de motor, el Raptor. Hasta el momento, todavía no ha despegado, pero la compañía tiene grandes planes para él. Se espera que este sea el motor que eventualmente nos lleve a otros planetas, comenzando por Marte.


Lee también: OPINIÓN: ¿Qué tipo de gasolina debo ponerle a mi coche?

 

Después de un aterrizaje exitoso, los cohetes recuperados de SpaceX son inspeccionados, acondicionados y alistados para su próxima misión. El poder reusar cohetes implica que cada misión cueste, en promedio, menos de la mitad en comparación con cohetes de un solo uso.

 

Elon Musk busca que su industria se asemeje a los vuelos comerciales actuales: Imagínate si después de cada vuelo las aerolíneas tuvieran que desechar y comprar un avión nuevo; ninguno de nosotros podría ir de vacaciones o conseguir esos VTP´s tan baratos. Si podemos aterrizar cohetes espaciales, cargarles más combustible y despacharlos en su siguiente misión, sin lugar a dudas estamos un paso más cerca de volvernos una especie interplanetaria.


Podría interesarte:

OPINIÓN: Las bondades del proceso de producción del biodiésel

ETIQUETAS: marte Ciencia editors choice
REFERENCIAS: Science Focus
José María Ramos José María Ramos

Especialista en refinería de petróleo, biocombustibles e innovación tecnológica enfocada a start-ups.

COMENTARIOS