PUBLICIDAD

MEXICO

Aurelia García, la mujer indígena encarcelada en Guerrero por un aborto involuntario

El proceso de Aurelia ha estado lleno de irregularidades, pues desde un inicio no supo de qué fue acusada, pues solo habla náhuatl y no tuvo intérprete.

Era mayo de 2019, cuando Aurelia García Cruceño, de 18 años, fue abusada sexualmente por una autoridad comunitaria, 25 años mayor que ella, del poblado de Xochicalco, en Guerrero, de donde es originaria. Por el temor y la vergüenza que le generaba lo que le había ocurrido, no le comunicó nada a su madre y mucho menos señaló a su agresor, ya que debido al cargo que ocupaba en su pueblo, sabía que nadie le iba a creer y decidió guardar silencio.

En su comunidad, están regidos por los usos y costumbres que por años se han impuesto y sabía que era mal visto que un mujer tenga vida sexual o se embarace antes del matrimonio, así que pensando que en algún momento se supiera lo que había ocurrido, un mes después decidió huir de su pueblo y refugiarse en casa de una tía, en Iguala, para comenzar una nueva vida. Hasta ese momento, Aurelia desconocía que estaba embarazada.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En Iguala sufre el aborto involuntario

Ya en Iguala y sin saber que estaba embarazada, Aurelia comenzó su nueva vida, pero meses después, el 2 de octubre de 2019, comenzó a tener dolores fuertes y sangrados intensos, lo que un par de días después derivó en que, de forma repentina, expulsara el producto; había sufrido un aborto involuntario. Ante la gravedad, Aurelia comenzó a desangrarse y perdió el conocimiento. Fue encontrada por su tía y llevada de emergencia a un hospital, pues debido a la pérdida de sangre, estaba sufriendo de un choque hipovolémico y se encontraba al borde de la muerte.

Al llegar al hospital lograron estabilizarla, detuvieron la hemorragia y Aurelia había salvado la vida. Pero justo ahí, comenzó su calvario. Sin saber aún lo que le había ocurrido, cuando recobró el conocimiento estaba esposada de pies y manos y la Fiscalía General del Estado de Guerrero ya la tenía bajo vigilancia policiaca. Solamente un día después del parto fortuito que había tenido y sin estar recuperada ni dada de alta por los médicos, Aurelia fue detenida y acusada por el delito de homicidio en razón de parentesco. La acusaron de haber “asesinado” a su hijo. Fue trasladada a un penal y al leerle sus derechos y de qué era acusada, no le fue proporcionado un intérprete, ella solo hablaba náhuatl, por lo que nunca supo de qué se le acusaba y por qué estaba siendo encarcelada.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las irregularidades en el caso de Aurelia

Inmediatamente después de ser encarcelada, un juez la sentenció por homicidio en razón de parentesco, pero las abogadas Verónica Garzón y Ximena Ugarte, supieron de su caso y lo tomaron al detectar en el expediente muchísimas irregularidades, entre las que se encuentran:

  1. En primera instancia porqué las declaraciones del policía que señaló a Aurelia cometer homicidio en razón de parentesco, fueron alteradas hasta 4 veces e inclusive se atrevió a asegurar que la tía de la joven indígena le confesó el crimen que cometió su sobrina, pues es una perita experta en traducción.
  2. El proceso de detención fue de manera ilegal ya que Aurelia nunca tuvo un intérprete, por lo que no sabía cuáles eran los derechos que le leían.
  3. La joven aún estaba hospitalizada y no había sido dada de alta cuando ocurrió su detención.
  4. El dictamen de medicina forense del producto presenta grandes irregularidades, ya que no se analizó con todas las técnicas y protocolos que requiere una necropsia. En cambio utilizaron la “Docimasia Pulmonar” para determinar la culpabilidad de Aurelia. La “Docimasia Pulmonar”, una polémica técnica que no goza de fiabilidad en la comunidad científica internacional y que consiste en partir en 4 el pulmón de un recién nacido. Si dicho trozo de pulmón flota, el producto nació con vida, si se va al fondo, ese bebé ya venía sin vida desde el vientre.
  5. Es decir que el médico forense que realizó esta prueba en el caso de Aurelia determinó que sí hubo vida en el producto de Aurelia, cuando, además, nunca hubo una intención de abortar.
  6. Nunca hubo otro examen o prueba para determinar la situación del parto de Aurelia ni del producto por parte del médico forense, que de acuerdo con la comunidad científica y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, esta prueba tiene un margen de error alto y no es confiable.

Ante todas estas irregularidades, las abogadas de Aurelia aseguran que se violaron todos sus derechos, por lo que se dedicaron a recabar pruebas para comprobar su inocencia desde que el proceso comenzó en el mes de julio, cuando fue sentenciada de manera injusta:

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
  • El 8 julio de 2021 fue sentenciada a 13 años y siete meses de prisión por el delito de homicidio en razón de parentesco. Siete días después, las abogadas presentaron un recurso de apelación.
  • El 17 de enero de 2022, la magistrada Indalecia Pacheco León ordenó la reposición del proceso por las evidentes violaciones al debido proceso.
  • El 20 de julio de 2022, la defensa de Aurelia solicitó el cambio de medida cautelar, que se le retirara la prisión preventiva oficiosa, tras llevar casi cuatro años de prisión, cuando el límite para esa medida son dos.
  • El 1 de diciembre de 2022 se llevó a cabo su última audiencia de juicio, más de 3 años después de que fuera vinculada a proceso.

Finalmente y después de varias audiencias para desahogar pruebas, el próximo 20 de diciembre se llevará cabo audiencia resolutoria del proceso en contra de Aurelia García Cruceño, donde se espera que no sea revictimizada y que todas las pruebas que sus abogadas han presentado para su defensa, sean tomadas en cuenta y por fin se le haga justicia a Aurelia, que quede libre debido a que no cometió ningún crimen.

Ref. Milenio

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD