OPINIÓN: El chingón, el puntero y el chavo ruco

Cultura ColectivaLunes, 21 de mayo de 2018 0:14

shares
mexico ataques en el segundo debate presidencial

El debate volvió a ser un un circo de ataques entre los candidatos, eso y más nos cuenta Kimberly Armengol Jensen


Todo el domingo ansiaba con el morbo propio de la nota roja el segundo debate de los candidatos presidenciales con el supuesto formato “innovador” y no me decepcionaron. Ninguno ganó, nadie sorprendió. Nuevamente fuimos testigos de un debate blando, sin propuestas de fondo, aburrido por momentos y divertido en otros por el cinismo y simplismo.


El chavo ruco, Ricardo Anaya, no podía defraudar a sus miles de seguidores que esperaban admirar sus bien impresas cartulinas. Elocuente, claro en sus propuestas y con una explicación tangible de cómo va a aterrizar sus dichos (lo que le falta a AMLO). Tuvo el mismo desempeño que en el primer debate que - de acuerdo con los críticos - en esa ocasión fue el ganador. Aunque su mensaje de cierre parecía el sermón de un pastor fanático.


ataques en el segundo debate presidencial 1

Ricardo Anaya volvió a brillar, por sus cartulinas. (Foto: Sin Embargo)


Ricardo Anaya retomando sus puntos del debate anterior, tratando de “desmentir” a AMLO en todo momento. De pronto agresivo, acercándose demasiado, pero disminuido por la seguridad y picardía del tabasqueño.


El que se autodenomina chingón, José Antonio Meade le cayó muy, pero muy, bien la asesoría de Carlos Alazraki (productor y cineasta). Se ve energético, didáctico, revitalizado y con personalidad (que tanta falta le hacía). Afortunadamente sus explicaciones sufrieron la metamorfosis de una cursilería poco digerible a claras, innovadoras y precisas.


Un José Antonio Meade seguro, pero esquivo, defendiendo al régimen actual en todo momento y desesperados intentos por sacar a flote el barco casi hundido. Por fortuna, no mencionó hasta la náusea su nombre ni el vitíligo. ¿Quién le habría sugerido eso? ¡Fatal!


Andrés Manuel López Obrador, fiel a su estilo evasivo y ambiguo, justificó su falta de respuestas argumentando que no caería en provocaciones. Nunca logró explicar la autosuficiencia en el mundo globalizado, no puede dar respuestas binarias, solo se escuchaba “mafia, corrupción y poder”.


ataques en el segundo debate presidencial 2

López Obrador volvió a ser atacado y poco explicativo. (Foto: El Debate)


Poco concentrado, divagador y soñador, aunque mejor preparado que en el debate anterior. La falta de habilidad que tiene para responder cuestionamientos, le sobra a la hora de poner apodos “canalla”, “Ricky riquín canallín”, el espectáculo de la cartera, entre otras jocosidades.


Sin duda, Jaime Rodríguez Calderón debe ganar un premio a la elocuencia: “debemos destetarnos de los gringos”. ¿A poco no es una joya?, ¿expropiar Banamex? ¡Caramba! Quiero creer que es un genio de la mercadotecnia a sabiendas de que si no propone estupideces nadie sabría de su existencia. ¡Aplausos para El Bronco!


Por cierto, olvidaba que Margarita Zavala renunció, ¿te percataste de su ausencia?, ¿la extrañaron?


ataques en el segundo debate presidencial 3

El debate volvió a ser un circo de ataques y pocas propuestas realistas. (Foto: INE)


Exceso de adjetivos, de indignación, reallity show, pero ni un sólo candidato puntualizó acciones pragmáticas para los migrantes. Todo lo que proponen esta fuera de sus manos y corresponde a la política interna de Estados Unidos. Ninguna acción que nos sirva en la realidad.


Sin duda un debate que nos remonta al de 2000, 2006 y 2012. Carente de ideas innovadoras y de un enfrentamiento de personalidades contrarias. Muy bonitos todos ellos diciendo groserías para ver que están muy en onda: carajo, chingón, etc.


Por Kimberly Armengol Jensen

Continuamos nuestra conversación por twitter en @kimarmengol


*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS