Artesanas trans tejen contra la exclusión

Alejandra Natalia RodriguezMartes, 19 de marzo de 2019 15:30

shares
mexico

Siete mujeres transgénero se están abriendo camino como artesanas del telar de cintura en Zacualpan, Guerrero.


En el día de las artesanas y artesanos, reconocer su valor como parte de la identidad cultural mexicana es un parte esencial para festejar su día y labor. En muchas comunidades indígenas el tejer en telar de cintura es una actividad que culturalmente se ha relegado a las mujeres, sin embargo, la comunidad transgénero se está abriendo camino, hoy bordan y tejen para ser incluidas en el modo de vida se sus comunidades.


La historia de Flor, Paloma, Mago, Jovana, Vicky, Fer y Nachita fue recabada por el portal Pie de Página. Las siete artesanas conforman un grupo de transexuales que comenzaron a reunirse para trabajar y también para protegerse de la exclusión de su comunidad, hoy portan con orgullo coloridos huipiles que tejen y que tiempo atrás solo vestían las mujeres.


Lee también: Presunto feminicida usó la intimidad del trabajo sexual para atacar a víctima


 1

De izquierda a derecha: Mago, Nachita, Jenny y Flor Amuzga en el local donde ponen a la venta los huipiles que bordan.

Foto: Pie de Página/Salvador Cisneros


Las siete tejedoras son de Guerrero, Zacualpan. En el municipio florece el pueblo Ñomndaa (Amuzgos). Las artesanas trans tejen en el telar de cintura y bordan a mano cientos de prendas. Utilizan las iconografía que le ha dado identidad a su pueblo: flores, animales, figuras geométricas que le van dando forma a los huipiles.


El huipil es una especie de vestido colorido con figuras tradicionales de comunidades indígenas. Es una prenda propia de las mujeres, pero la comunidad trans lo ha adoptado pese a la discriminación que pueden sufrir. Pie de Página señala que las personas homosexuales se encuentran acorralados en las comunidades originarias, no son aceptadas. Incluso dentro de las propias familias son excluidas.



El grupo de las tejedoras trans resulta único en Zacualpan no solo porque cambiaron de identidad sexual, sino porque su vestimenta (shorts, blusas ajustadas, aretes prendados) contrasta con la usanza típica de los hombres de la comunidad: pantalón blanco de manta cruzado atado en la cintura, camisa de cotón y sombrero de palma.


Lee también: "La mató su novio a un año de retirarse del servicio sexual", el feminicido de Kenny


Un huipil portado por trans

Portar un huipil para las mujeres trans no es cosa sencilla y comparten los retos que han tenido que enfrentar y cómo se han ganado el respeto y un lugar en la comunidad. Señalan que cuando deciden vestirse con huipil y salen a las calles reciben insultos, les tiran piedras, aunque eso mismo les puede ocurrir sin portar su traje tradicional.


Cómo mecanismo de defensa ellas resisten ante la discriminación y la pobreza tejiendo y bordando huipiles, su trabajo como artesanas les ha ayudado a financiar sus estudios, otras han logrado llevar algo de dinero a sus casas y a algunas les ha dado la posibilidad de ayudar a sus padres en las enfermedades.


“Tratamos de mantenernos juntas porque es una forma de protegernos. Nos cuidamos todas, estamos atentas de lo que le pasa las demás”, cuenta Flor y agrega: “nosotras somos discriminadas por ser homosexuales, pero también por ser indígenas. Pero estamos orgullosas por hablar nuestra lengua, el ñomndaa”.


 2

Flor portando su huipil. Foto: Pie de Página/ Salvador Cisneros


De acuerdo con el portal Pie de Página en Zacualpan hay más de mil 200 artesanas que se dedican a confeccionar huipiles. El huipil no sólo es su identidad sino una forma de supervivencia. Después de seis meses de trabajo, las familias esperan venderlos en, al menos, 5 mil pesos. Pero ninguna de las dos actividades que hay en la comunidad (el campo y el telar) son suficientes para combatir la exclusión y marginación histórica en la que viven los ñomndaa”.


Sólo unos días la comunidad trans o gay es aceptada en Zacualpan. En el carnaval, justo antes de entrar a la Cuaresma. Son tres días en los que todo es fiesta, música, baile, dicha fiesta es espacio ganado y no están dispuestas a dejarlo. Tampoco el bordado.

 ________________________________

Foto portada: Pie de Página/ Salvador Cisneros.


Podría interesarte:


#OrgulloMexicano: Artesanos mayas confeccionan uniformes de la NASA

El feminicidio de Karen Ailén, otra modelo asesinada en México

Alejandra Natalia Rodriguez Alejandra Natalia Rodriguez Reportera

Periodista, salsera, textilera, inquieta y con muchas preguntas para escribir historias.

COMENTARIOS