Kim rodó 2 mil kilómetros para ayudar a los damnificados del sismo

Gustavo PinedaMartes, 11 de septiembre de 2018 11:37

shares
mexico aniversario del sismo 19 de septiembre

Kim pasó de ser empresaria a voluntaria tras el pasado sismo del 19 de septiembre. En su motocicleta, viajaron médicos, brigadistas y rescatistas.


De empresaria a voluntaria

Recorrí más de 2 mil kilómetros para mover de todo, era ir y venir por toda la ciudad para ayudar.

Durante más de 10 días, Kim de Anda se dedicó a transportar víveres, personas y medicamentos por la Ciudad de México para apoyar a los damnificados del pasado sismo del 19 de septiembre.


Llenar dos tanques a diario, un casco color negro, una caja para transportar objetos, su Vento classic y ganas de ayudar fue lo único que necesitó Kim para trabajar sin descanso durante los primeros días tras la catástrofe.


Junto a “El Potrillo”, apodo de su motocicleta, viajó a casi todos los centros de acopio para transportar de todo... y a todos.


Lee también: Jorge vendió su colección de Tortugas Ninja para apoyar a los damnificados del sismo


aniversario del sismo 19 de septiembre 1

Kim de Anda obtuvo su motocicleta Vento una semana antes del sismo, la cual ocupó sin parar durante más de 10 días para ayudar. (Foto: Cultura Colectiva News / Gustavo Pineda)


19S: La emergencia

En los días posteriores al sismo, cambió un casco por el otro, el primero negro y el segundo de color naranja, donde en la parte superior resaltaba su nombre junto a su tipo de sangre.


Kim todavía recuerda el día del sismo en la colonia Roma Sur.

Estaba en mi casa, porque trabajo desde casa. De primer momento sentí que tembló muy fuerte, pero acostumbrada a vivir toda la vida en la ciudad, pues no me asusté tanto. Salí de mi departamento con mis perros y uno de mis vecinos me dijo, ‘se acaba de caer un edificio en la esquina’, y rápido encargué a mis perros con una vecina abrazada de un poste.

aniversario del sismo 19 de septiembre 2

En su moto viajaron brigadistas, doctores, topos, medicamentos y víveres. (Foto: Cultura Colectiva News / Gustavo Pineda)


Era el edificio de la calle de Medellín y Viaducto, donde las primeras horas de trabajo ciudadano fueron clave para salvar a ocho personas, según datos de brigadistas y del Ejército Nacional.

Recuerdo que todo el mundo ayudó con lo que podía. Un arquitecto y otro ingeniero guiaron a la gente para quitar escombros y evitar alguna otra desgracia, recuerdo mucho el rostro de uno de ellos, era una batalla entre el llanto, frustración, pero también firmeza porque sus decisiones podrían cambiar el curso de varias vidas.

Después de mover cubetas, aguas embotelladas, medicamentos y escombros junto a cientos de desconocidos, Kim regresó a su hogar tras varias horas para notificar a sus familiares que estaba bien. Antes entrar a su departamento, se encontró su vecina abrazada en el mismo poste junto a sus perros.


Lee también: ‘Nos encontramos debajo de los escombros’: Rod, de contador a brigadista


aniversario del sismo 19 de septiembre 3

Kim y su "potrillo" fueron clave para transportar a las personas indicadas durante la emergencia del sismo. (Foto: Cultura Colectiva News / Gustavo Pineda)


Los potros y el potrillo

La noche abrazó a una ciudad llena de polvo y con necesidades urgentes. En redes sociales, circuló información sobre presuntos robos y saqueos, ademas de elementos prioridad para donar en centros de acopio improvisados.

Cuando avisé que estaba bien, mis papás me pidieron que ya no saliera, por temor a que me pasara algo. Pero faltaban muchas manos. Luego llegó un amigo a buscarme porque no podía localizarme, entonces nos movimos en la moto a un centro de acopio en Chapultepec.

En el centro, ambos iniciaron a clasificar víveres, ropa y medicamentos.

Entonces llegó un chavo, y preguntó de quién era la moto que estaba estacionada, levanté la mano y allí me uní a un grupo de motociclistas para transportar doctores y médicos para llevarlos al derrumbe en el edificio de las costureras.

Lee también: Perder familia y negocio: Xóchitl trabaja en la calle tras el sismo


aniversario del sismo 19 de septiembre 4

Kim relata que tiene pocas fotografías del sismo, entre ellas el luto de las familias del colegio Rébsamen. (Foto: Cortesía / Kim de Anda)


Toda la noche era un ir y venir de norte a sur, de poniente a occidente en la capital. Pasaron los primeros días del desastre, y su moto fue conocida como “El Potrillo”.

Fue una broma de un amigo. A las motocicletas les dicen potros, y a cada rato nos llamaban por radio o WhatsApp. ‘Necesitamos cuatro potros para transportar medicamentos’, entonces un día llegué con varias motos mucho más grandes que la mía, y un amigo dijo, ‘acaban de llegar tres potros y un potrillo’, y se le quedó el apodo.

aniversario del sismo 19 de septiembre 5

Durante las actividades de rescate, Kim portaba dos cascos: uno para viajar en la moto, y otro para trabajar en las brigadas. (Foto: Cortesía / Kim de Anda)


Ir y venir por toda la ciudad

Rodar más de 2 mil kilómetros, llenar el tanque unas 22 veces y organizarse con un grupo de más de 60 motociclistas a través de redes sociales fue una experiencia titánica.

Brigadistas, doctores, topos, muchas y muchas personas desconocidas fueron en el asiento trasero de mi moto, pero cada uno de ellos fue fundamental para curar, salvar y rescatar a alguien.

Las actividades de rescate y transporte acabaron paulatinamente a finales de octubre, sin embargo, para Kim y los potros brigadistas el voluntariado todavía continúa. Actualmente, ella mantiene una estrecha relación con un red de abogados para apoyar a damnificados que perdieron su documentación en los escombros.


aniversario del sismo 19 de septiembre 6

"Anota tu nombre, tipo de sangre y teléfono de un contacto en tu brazo por si te pasa algo. Eso me dijeron antes de entrar al Colegio Rébsamen. Jamás me imaginé vivir algo así", Kim de Anda. (Foto: Cortesía / Kim de Anda)


De acuerdo con datos con la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México y Protección Civil, los primeros cinco días después del sismo, recibieron una donación de 215 toneladas de ayuda humanitaria, las cuales en algún momento pasaron por las manos de Kim y sus compañeros motociclistas.


A un año del sismo, “todavía debe continuar la ayudar a los damnificados”, dijo Kim.


Estos son los testimonios #AUnAño19S, una serie de historias sobre las personas que apoyaron durante el pasado sismo del 19 de septiembre.


Podría interesarte:

Tatuar a Frida a cambio de despensas ‘fue un honor’

Brisa diseñó botas para perros rescatistas tras el sismo

José rescató 36 perros tras el sismo del 19 de septiembre

Gustavo Pineda Gustavo Pineda Periodista

Muy Guerrerense, Michoacán me adoptó en el 2008, pasé por las llamas del Edomex y llegué al paraíso de la CDMX.

COMENTARIOS