OPINIÓN: Confesiones de una tabasqueña

Shantale Carrera TolksdorffDomingo, 9 de diciembre de 2018 15:06

shares
mexico andres manuel tabasco y yo

Antes de AMLO ser provinciano era the new black, hoy ya no lo es tanto. De hecho, tengo más en común con él que muchas personas.


Como cachorrito, abrí los ojos

Cuando comencé a trabajar en el medio editorial y específicamente a rodearme de periodistas –la mayoría de ellos bien informados aunque pocas veces objetivos–, yo me mantenía al margen de la vida política del país porque pues siempre creí que eso le pertenecía a unos cuantos, incluso pensé que sería muy difícil comprender tanta información que ignoré a lo largo de los años por falta de interés, madurez, educación formal relacionada con temas de actualidad, etc.


Mi oscuro pasado de indiferencia

De tal suerte que al estudiar Periodismo y más aún, al darme a la tarea de leer, conocer y entrevistar personas –ya fuera de manera natural en una conversación casual o bien como una encomienda de reportera– me di cuenta de lo mucho que me importaba en el fondo de mi ser, lo que ocurre con nuestro país y el mundo. No me da vergüenza admitirlo, hace algunos años no me interesaba ni comprendía temas de política y hoy sí.



andres manuel tabasco y yo 1

Ya es tiempo de sacarle brillo a Tabasco. Intuyo que pronto ocurrirá. (Foto: México vivo)


Estar informado se vuelve adictivo

No que me haya vuelto una experta ni mucho menos, pero sí me comprometí para estar informada, escuchar la radio y leer noticias todos los días y de preferencia con diferente ángulo y línea editorial, eso ayuda a no seguir solamente el sonido de la flauta (yo digo) y también cambié de postura con respecto al voto y a la democracia. De hecho he ejercido mi derecho en las últimas elecciones con responsabilidad y lo más informada posible.


Voto libre y ¿secreto?

No es ningún misterio para quienes me conocen que le di mi voto a Andrés Manuel, aunque eso me costara discusiones familiares y hasta abandonar algunos chats porque no pude manejar la intolerancia y el clasismo que impera en nuestra sociedad. Tampoco esperaba una felicitación pues, ni regodearme con quienes como yo votaron por algo que rompe el esquema actual, pero al menos un respeto básico y el beneficio de la duda de que alguna ardilla vive en mi cabeza y de vez en cuando se ejercita. ¡Un poquito de por favor!


Hija de Manuel Andrés

Como sea y para no hacer este cuento más largo, hace algunas semanas regresé al estado en donde nací, Tabasco, visité a mi padre –quien por cierto y no es broma se llama Manuel Andrés– y de alguna manera hice las paces con muchas cosas… con los insectos y la humedad no tanto la neta, pero con mi familia y con mi ser choca* (*así se les, nos, conoce a los nacidos en El Edén, “chocos”) y la verdad es que vi con muchísima tristeza el estado de pobreza en que se encuentra Tabasco, muy por debajo de la última vez que estuve por allá hace cerca de 10 años y no se vale.


andres manuel tabasco y yo 2

Con todos los recursos naturales que tiene Tabasco, no hay manera de que sea tan pobre. (No nos falles Presi). (Foto: México vivo)


La esperanza es lo último que muere

Entooonces… Después de analizar situaciones, mirar contrastes, vivir dos realidades en cuestión de 72 horas y volver a la capital con las piernas llenas de marcas que dejaron los insectos al desconocerme en mi propia tierra, caí en cuenta que me siento muy en paz con mi decisión. No estoy segura de nada porque no podría meter las manos al fuego por nadie y desde luego tendremos que ir un día a la vez mirando los cambios y poniendo de nuestra parte, pero sí me llené de esperanza de que pueda haber una realidad menos cruda y más equitativa para todos. Ser tan privilegiada en la gran ciudad mientras en otras partes del país la pasan tan mal no está bien.


Ahí les va la moraleja del cuento

Como suelo hacer en todos mis textos, además de sacar lo que traigo en la cabeza y de hacer del lenguaje un cucurucho (ustedes disculparán la enjundia que de pronto expreso), propongo una sola cosa: pensar en colectivo. ¿Podremos hacer eso? ¿seremos capaces de pensar en alguien que no seamos nosotros mismos? Yo apuesto a que sí. Una parte de nosotros creo que inconscientemente busca y provoca el debate (no siempre del enriquecedor), nuestro lado bélico por llamarlo de alguna manera quiere pelear y ganar. Pero, también hay un lado más “genérico”, más humano, con el que nada nos daría más gusto que ver bien a todos los humanos que nos rodean, sin hambre ni frío, con educación y oportunidades.


“Ven, ven, ven, vamos a Tabasco, que Tabasco es un Edén”

Ojalá que vuelva a tener sentido cantar esa canción. Yo les digo abiertamente: Soy tabasqueña, hija de un hombre llamado Manuel Andrés y aunque no logro dimensionar lo que implica una transformación como la Cuarta que promete AMLO, quiero vivir para contarlo y no tuitear sentada nomás; quiero entrarle activamente con lo que puedo aportar y lo que sé hacer. Si no sale bien, al menos recordaré que sigo siendo valiente.




*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

ETIQUETAS: Política
REFERENCIAS:
Shantale Carrera Tolksdorff Shantale Carrera Tolksdorff

Periodista I Bloguera I Aficionada de dichos y frases I Viajera empedernida @shantalecarrera

COMENTARIOS