OPINIÓN: AMLO y los ruidos en la comunicación

Samuel PrietoMiércoles, 19 de diciembre de 2018 14:11

shares
mexico amlo y los ruidos en la comunicacion

Lo que le hace falta al gobierno del ‘cambio de régimen’ es una estrategia de comunicación integral y bien estructurada.


No es la primera ocasión que le sucede a un político que llega al poder. Hay personajes que son grandes comunicadores desde la oposición, capitalizan el hartazgo y el enfado de la gente, y construyen narrativas que les dan mucha popularidad y respaldo. Pero nada más llegan al poder y toda esa magia desaparece justo así, como por arte de magia.


¿Qué le está fallando a López Obrador? Por curioso y contradictorio que parezca, la comunicación. Eso de dar conferencias de prensa diarias y comunicar no son la misma cosa.


En estos días nos enteramos por la acuciosa investigación y denuncia pública de varios líderes de opinión que en el equipo cuarto transformador hay instrucciones para que las dependencias no contemplen en sus narrativas y en el contacto con la prensa una serie de temas que les son incómodos como el del aeropuerto, el impacto ambiental del Tren Maya y el recorte a los presupuestos de cultura y otras áreas que han causado mucha polémica.


amlo y los ruidos en la comunicacion 1


Ante la imposibilidad de evitar por completo los cuestionamientos de los periodistas al respecto, la indicación es que la Secretaría de Hacienda sea la que lleve la voz cantante para evitar más ruidos que terminen afectando todavía más la conciliación con los afectados y las negociaciones con los inversionistas.


El martes 18, el propio presidente peje pero no lagarto tuvo que disciplinarse. La corresponsal de Bloomberg en México, Nacha Cattan, haciendo su trabajo que es preguntar, salió del Palacio Nacional con frustraciones en vez de respuestas.

  amlo y los ruidos en la comunicacion 2


Queda claro que el del aeropuerto es un asunto muy polémico y preocupante dado que los mercados internacionales están muy nerviosos y los bonistas continúan sin aceptar la oferta del gobierno mexicano que a su vez ya dijo que no va a cambiarla. Una mala conclusión de ese tema puede desencadenar un problemón para el país, así que no es posible dejar de preguntar. ¿Sigue vivo Texcoco como una posibilidad? ¿Qué procede, pues?


En las preguntas y respuestas, cuando son sobre temas delicados, dicen mucho más las actitudes y los gestos que las palabras. 


—Presidente, nos había dicho ayer que iba a hablar sobre el aeropuerto hoy, pero no voy a preguntar sobre los bonos, (Se escucha la voz del presidente por el sonido ambiental: “hablé bastante ya” -risas-) quiero preguntar sobre el futuro de Texcoco. Hacienda dijo que va a evaluar otras opciones si no aceptan la oferta. ¿Están considerando en última instancia no desarmar a Texcoco? (Al terminar su pregunta, la periodista hace una sonrisa nerviosa, que refleja incertidumbre)


—(El presidente responde con una sonrisa que refleja incomodidad) Se va a resolver el problema de la saturación (se escucha una carcajada en el sonido ambiental) del actual aeropuerto.


—Si obviamente no puede hablar sobre eso, entonces pregunto sobre Santa Lucía, si, ¿cuándo van a empezar la construcción? ¿Quién es el arquitecto? ¿Qué detalles?


—Pronto, muy pronto. Estamos viendo eso, ya hay presupuesto, y vamos a cumplir, en tres años va a estar resulto el problema, tres pistas en Santa Lucía, eso sí les adelanto, más dos del aeropuerto actual, cinco pistas de muy buena calidad


 

Lo dicho, dar conferencias de prensa diarias y comunicar no son necesariamente lo mismo. Lo que le hace falta al gobierno del ‘cambio de régimen’ es una estrategia de comunicación integral y bien estructurada al nivel de la que lo llevó al poder pero con la claridad de que una cosa es ser oposición y otra encabezar el oficialismo. 


Por ahora, todavía con la comodidad de moverse un poco mediante el respaldo de sus seguidores más recalcitrantes y los encantados por el cambio, le es suficiente con atribuir los males y tribulaciones al antipueblo ardido porque el pueblo bueno y sabio se liberó de su yugo, pero el momento de dar explicaciones claras o enfrentar la decepción generalizada está mucho más cerca de lo que parece. Evadir preguntas sólo ocasiona que otros las respondan con sus propias interpretaciones.


López Obrador lo sabe. En ocasiones se le va el hilo de las formas, pero se le ve un esfuerzo por despegarse cada vez menos de ellas.  


“Ayer estaba yo leyendo en la prensa fifí que decían ‘la cuarta simulación’ en vez de decir ‘la cuarta transformación’. Creen que somos iguales, cree el león que todos son de su condición, esto va en serio, es una transformación, un cambio de régimen. (...) También, porque no quiero que se quede esa imagen de lo de la prensa fifí, ya no lo voy a volver a repetir y ofrezco disculpas, pero de vez en cuando ¿no? Denme esa licencia, ofrezco disculpas por anticipado”, comenta.


 

Una de las tareas básicas de un gobierno es comunicar. Hay una discusión sobre si cumplió o no su compromiso de bajar el presupuesto de publicidad a la mitad si en el proyecto de presupuesto presentado el sábado ante la Cámara de Diputados pide un 53 por ciento más que lo destinado a ese rubro en el último presupuesto del gobierno anterior.


Peña Nieto y su equipo terminaron gastando en publicidad varias veces más de lo destinado así que, suponiendo que a López Obrador le aprueben lo que pide y no se sobregire, habrá cumplido con creces. En realidad, en proporción al tamaño de todo el presupuesto, ni es tanto. El punto es que, con mucho o poco dinero, lo que sí es importante es que la estrategia de comunicación elimine todas las torpezas y sea realmente eficaz. ¿O tú qué crees?


Esta columna se toma un descanso. Que tengas una fiestas decembrinas muy felices e inicies el 2019 con tu propia y exitosa transformación. Si los jefes en Cultura Colectiva News, a quienes agradezco su gran apoyo y hospitalidad, así lo disponen, nos leemos en enero.


Sigue la conversación con Samuel Prieto en Twitter a través de: @Samuel_Prieto






*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

ETIQUETAS: Política editors choice
REFERENCIAS:
Samuel Prieto Samuel Prieto

COMENTARIOS