7 de diciembre: la fecha que cualquier cruzazulino lleva en su corazón

Lau AlmarazJueves, 6 de diciembre de 2018 7:40

shares
mexico

Aquel día, Cruz Azul vio por última vez una copa de campeón del futbol mexicano... 21 años después, lo recordamos.


Bueno, tomemos en cuenta una cosa... Eso ocurrió en 1997, específicamente el 7 de diciembre y sí, fue épico, tanto como lo han sido las cruzazuleadas que acumulan desde ese entonces. La Máquina Celeste tuvo en sus manos un título del futbol mexicano hace exactamente 21 años y hoy se encuentra cerca de repetir esa hazaña (vamos, después de más de dos décadas, eso claramente se consideraría una proeza), aunque haya perdido la ida de las Semifinales de la Liguilla del Apertura 2018 ante Rayados de Monterrey, otro subcampeonísimo.


Este 7 de diciembre se cumplen 21 años de aquel día en que, en una final dramática, Cruz Azul obtuvo su último título del futbol mexicano y sí, hay que recordarlo juntos porque sí y porque vale la pena hacerlo.


 1


La final ante León

En aquel entonces, los torneos se denominaban no como Apertura y Clausura, sino como de Invierno y Verano. Fue en el Invierno del 97 cuando se dio la final entre León y Cruz Azul, quienes pasaron como uno y dos de la tabla general, respectivamente.


El resto de los clasificados fueron Atlante, América, Chivas, Morelia, Atlas y Toros Neza. Los Cuartos de Final enfrentarían a León vs. Toros Neza; habría Clásico Nacional, entre Chivas y América; Cruz Azul chocaría ante Atlas y Atlante enfrentaría a Morelia.


Las Semifinales de aquel Invierno del 97 las disputaron León vs. América y Cruz Azul vs. Atlante, sucediendo lo mismo que ahora: tres capitalinos y un equipo del interior de la República, disputaban el título de campeón. La final, la conocemos: Cruz Azul vs. León, aunque por posición en la tabla general, la vuelta la cerrarían en el Nou Camp, de los Panzas Verdes.


La ida quedó un gol a cero, en tanto obtenido por Benjamín Galindo, por la vía penal, al minuto 53. La esperanza no moría para los celestes que querían agregar la octava estrella a su escudo, algo que finalmente, sucedió el 7 de diciembre de 1997.


 2


La patada de Comizzo y el párpado de Hermosillo

El Invierno del 97, Cruz Azul también tuvo campeón de goleo: Carlos Hermosillo. En la fase regular, el delantero mexicano cementero obtuvo 14 anotaciones, sólo una más que Luis García (sí, ese que te maravilla o te castra en las narraciones de TV Azteca). La tabla de goleadores, dicho sea de paso, estaba plagada de mexicanos: Jesús Olalde, de Pumas y Ricardo Peláez, del América lograron 10 tantos, mientras que Daniel Guzmán (empatado con el argentino Germán Arangio), consiguió 9 goles.


La vuelta se jugó en el Nou Camp, que estaba a reventar pues más de 31 mil almas se dieron cita para ver campeón a Cruz Azul, o la voltereta de León. Todo parecía que los del interior de la República lo lograrían cuando al minuto 53, por conducto de Misael Espinoza, empataron a una anotación el marcador global, obligando a los tiempos extras.


Ahí, justo al minuto 100 de tiempo complementario, sucedió lo impensable: Ángel David Comizzo se volvió loco y con una patada artera que quizá pensó no vería nadie (se sintió a puerta cerrada y sin transmisión de televisión), abrió el párpado de Carlos Hermosillo, algo que notó inmediatamente el silbante del encuentro, Arturo Brizio, decretando de inmediato el penalti.




El gol que pasó a la historia

Y todo gracias al regalo de Comizzo... Carlos Hermosillo no lo iba a fallar, no había manera de que lo hiciera. Ante cerca de 35 mil almas (sí, sobrecupo totalmente), Carlos anotó el tanto que sigue siendo recordado con emoción por la afición a Cruz Azul, pues así obtuvieron el título que, hasta hoy, fue el último que obtuvieron en el futbol mexicano aquel 7 de diciembre de 1997.


A 21 años de sucedido, Cruz Azul tiene en sus manos hacer de este, su torneo de vuelta a la vida. Si bien el drama los ha acompañado en todos estos años, de superar a Monterrey y ganar la Semifinal en casa, enfrentaría a Pumas o América. De hacerlo ante las Águilas, vendría la oportunidad de sacarse esa espina de la final del 2013; de hacerlo ante Pumas, confirmaría completamente la paternidad que tienen sobre los auriazules. ¿Cuál es tu pronóstico? ¿Se acaban o no estos 21 años de malaria?

ETIQUETAS: deportes
REFERENCIAS:
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS