¿Sirve apagar las luces en la Hora del Planeta?

Cultura ColectivaSábado, 24 de marzo de 2018 16:24

shares
Medio Ambiente la hora del planeta

Más de 179 países se unirán durante 60 minutos para demostrar que la lucha contra el cambio climático es posible; México espera ahorrar unos 10 mil barriles de combustóleo


Este sábado 24 de marzo, muchos mexicanos nos uniremos a la Hora del Planeta apagando por una hora (20:30 a 21:30 horas CDMX) todo lo que requiera de energía eléctrica. Pero ¿de qué se trata la medida y cuándo empezó? En 2007, cerca de 2.2 millones de personas en Sydney apagaron las luces en sus casas como un llamado a la acción frente al cambio climático.


La medida fue un éxito en términos de conciencia sobre el gasto de energía de origen fósil y un aliento al demostrar que todos juntos hacemos la diferencia si nos decidimos a cuidar el planeta que habitamos.


A once años de aquella primera vez, más de 7 mil ciudades de 179 países en el mundo se unen al acto y tan sólo en México se ahorran unos 10,447 barriles de combustóleo y 708 de diésel.


la hora del planeta 1

Distribución de energía eléctrica en la Tierra. (Foto: NASA)


Pero no todo ha parado en apagar durante una hora las luces. La Hora del Planeta también se ha convertido en una protesta y en acciones gubernamentales mundiales que incluyen el cambio de políticas de conservación del medio ambiente, sin contar las labores de reforestación y cuidado del agua en la que participan, sobre todo, los ciudadanos.


¿Qué se puede hacer todos los días, además de apagar las luces?

La reflexión de hoy llama al compromiso de todos los días, y con acciones tan simples como llevar tus propias bolsas al supermercado, no pedir popotes en los restaurantes, usar menos tu coche, desconectar los aparatos que no usas, no comprar productos con microesferas y racionar tu uso del agua, además de separar correctamente la basura, se crea un enorme cambio. Porque ahorrar recursos es ahorrar dinero, y a todo el mundo le gusta eso.


la hora del planeta 2

Berlín, Alemania en la Hora del Planeta, 2017. (Foto: Getty)


A esta acción no le faltan detractores, ya muchos han escrito hasta el día de hoy que apagar las luces es una mera intención sin utilidad y mérito, pero mezclan la gimnasia y la magnesia al decir que intentar no depender de energía fósil es ir en contra del progreso industrial y burlarse de la pobreza de aquellos que aún no tienen energía eléctrica constante o a la mano.


Incluso se vanaglorian al decir que es un retroceso a las cavernas por no enaltecer los logros humanos como «encender luces en los monumentos históricos». Risible aspiración creer que mantener las cosas como están nos hace merecedores del progreso.


La Hora del Planeta podrá parecer un espectáculo innecesario, pero el balance de la realidad también se logra haciendo conciencia de lo que desperdiciamos, haciéndonos responsables de lo que consumimos. Y pedir porque los que menos tienen tengan (sin sacrificios extra ni merecimientos), no está peleado con ser responsable y buscar ciudades sostenibles.


Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS