Neurológicamente, los perros también son personas

Cultura ColectivaMartes, 13 de marzo de 2018 15:15

shares
Medio Ambiente neurologicamente los perros son tambien personas

Un estudio que duró seis años afirma que el cerebro de los perros procesa los estímulos de apego y amor igual que los humanos


«Los perros también son personas», afirma Gregory Berns, un neurólogo de la Universidad de Emory en Estados Unidos. Pero, ¿a qué se debe su afirmación? Berns ha estudiado el cerebro de los perros por los últimos seis años, y junto con su equipo entrenó a 12 perros que tuvieron largas sesiones de relajación con música.


Ante estos estímulos, los canes manifestaron habilidades desarrolladas para mostrar emociones sensibles positivas como el apego y el amor. Lo que significa que los perros tienen la capacidad de procesar información de maneras sensibles como un niño de seis años.


«La confirmación de que la actividad cerebral es tan desarrollada es importante porque significa reconsiderar la forma en que se trata a los perros», aseguró Berns en un artículo publicado en The New York Times llamado Dogs Are People Too, en el que explica cómo comenzó este proyecto desde 2012.


Las primeras pruebas fueron hechas sobre la mascota de Berns, que fue entrenada para ser sometida a resonancias y así medir su actividad cerebral para determinar en qué partes del cerebro se identifican los olores familiares (afectivos) de los perros.


A partir de entonces, y con la ayuda de otros 11 canes, se sabe que cuando los perros ven comida o a sus dueños, los perros saben diferenciarlo y procesar correctamente esa información de manera muy similar que los humanos. Es decir, el núcleo caudado del cerebro (que modula el movimiento y participa del aprendizaje y la memoria) se llena de dopamina para liberar una sensación de placer.


neurologicamente los perros son tambien personas 1

Menswear dog. (Foto: mensweardog.tumblr.com)


Entre otras cosas, según el estudio de Berns los perros entienden de nuestra comunicación por el movimiento de las manos más que por los olores. Y hay rasgos conductuales complejos para los que la única traba de comunicación es no poder hablar.


«Lo único que limita a la ciencia de admitir que los perros son similares a las personas es que ellos no pueden hablar, pero en términos de sensaciones, la actividad neurológica es la misma [...] Les preguntamos a los perros por qué hacen algo, porque no podemos preguntarles cómo se sienten», y porque el hecho de pensar que hay inteligencias alternas a las nuestras en los animales asusta todavía, incluso, a muchos científicos, afirma Berns.


Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS