El murciélago mexicano es responsable de la rica cultura del agave en México

Fernando CastilloViernes, 22 de diciembre de 2017 12:10

shares
Medio Ambiente

En la época prehispánica el murciélago era considerado un ser divino que proveía de riqueza alimentaria y etílica.

Es poco conocido por los aficionados a la bebida que el murciélago mexicano juega un papel determinante en la riqueza y cultura etílica de nuestro país, ya que su presencia en la campiña mexicana incentiva la polinización del agave. Así lo determinó Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, quien también defiende la conservación y el hábitat del murciélago mexicano.


La relación entre el agave y el murciélago se da en la noche, ya que la flor de agave se abre después de la caída del sol y allí es cuando el murciélago entra en acción y poliniza la planta al esparcir sus heces, que tienen semillas de agave y que con la mezcla entre el excremento y la semilla hace florecer el agave de manera natural e intensiva.


 

Sin embargo, de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), distintas razas de murciélago se están desplazando en grandes cantidades por la industrialización masiva de tequila, mezcal y sotol. Incluso, varias colonias de murciélagos en Jalisco, Oaxaca y Michoacán migraron lejos de su hábitat natural.


Rodrigo Medellín, además de investigador, funge como activista para la protección y conservación del murciélago. Gracias a su labor científica, varias productoras de mezcal y tequila se están uniendo a la campaña “bat-friendly”, que primordialmente busca que las productoras dejen que el 5 por ciento de sus agaves florezcan de manera natural con las heces de los murciélagos.


«Tanto el mezcal, tequila, sotol, pulque y otros productos como miel de agave o cremas de agave, se las debemos a la actividad nocturna de los murciélagos, dijo Medellín a Milenio.


La producción masiva natural de plantas como el agave, son gracias a los murciélagos. (Foto: Citlalired) 

 

“Tzotz”

 

En el libro Tzotz (murciélago en maya), su autor, el investigador Roberto Romero Sandoval, detalla la importancia de la presencia del murciélago en la cultura maya, azteca y tolteca que incluso las consideraban una criatura divina ya que proveía de alimento y pulque a las comunidades de dichas civilizaciones principalmente en el mes de octubre.


También documenta que tras la llegada de los españoles a México, algunas especies de murciélagos se hicieron hematófagos, es decir que se alimentaban de la sangre de los caballos y el ganado traídos de Europa, citando documentos de la tripulación de Hernán Cortes en 1519.


Por su parte, Medellín asegura:


A partir de ese momento se comenzó a estigmatizar a los murciélagos relacionándolos con el mal y criaturas endemoniadas que se alimentan de sangre, supersticiones que siguen vivas hasta nuestros días y que amenaza la integridad de las colonias de murciélagos.


Tzotz, el dios prehispánico murciélago de la abundancia. (Foto: YouTube) 


Fuera de peligro


Matías Martínez Coronel, investigador de la UNAM y colega de Medellín, enfatizó en que los murciélagos en realidad no son una especie amenazada, simplemente la explotación del agave les quita su alimento.


No es necesario hacer grandes esfuerzos para preservar al murciélago mexicano, no están amenazados, simplemente basta con dejarlos en paz y que hagan su trabajo en relación al florecimiento del agave y la preservación del ecosistema.


En un informe presentado a las comercializadoras de tequila y mezcal adheridas al bat-friendly, Coronel resalta que es suficiente con no hacerles nada, ni molestar ni ahuyentar a los murciélagos: «Basta con contemplar el espectáculo natural de las colonias de murciélagos en la noche y dejarlos libres en su hábitat para que se dé el agave de forma natural».


Medellín es autor del bat-friendly para las productoras de agave. (Foto: Discover Wildlife)  


De acuerdo con el CONACYT, en México hay unas 150 especies diferentes de murciélagos, lo que hace a nuestro país el sexto con mayor diversidad de este mamífero volador después de Perú, Brasil, Venezuela, Ecuador y Colombia.


En territorio mexicano existen sólo tres especies hematófagas, mejor conocidos como vampiros, y habitan principalmente en el sureste mexicano. El 70% se alimenta de insectos, el 27% de frutas y néctar de plantas como el agave y tan solo el 3% de sangre. 


Podría interesarte:


Ahora tu coche podrá tener autopartes de agave


Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS