¿Por qué una bacteria está acabando con la población de los antílopes saiga?

Fernando CastilloJueves, 18 de enero de 2018 16:33

shares
Medio Ambiente

Ni los depredadores naturales ni la depredación humana está acabando con estos extraños mamíferos


Mayo de 2015 fue una fecha mortal para los antílopes saiga, su población mundial se vio reducida drásticamente en un 60 por ciento en ese año y no por la depredación humana, como es de esperarse, sino por una inesperada septicemia hemorrágica que afectó a los antílopes de las extensas estepas de Kasajistán.


Más de 80 mil ejemplares de mamíferos artidáctilo de la familia de los bovidae murieron desafortunadamente, por una hemorragia conocida también como la “meseta del hambre”.


2015 fue un año letal para los antílopes asiáticos. (Foto: La Vanguardia) 


Hoy un equipo de investigadores de la Royal Veterinary College de Londres, detectó la bacteria que causó la terrible masacre hace casi tres años. Se trata de la Pasteurella Multocida, una especie de patógeno que se manifiesta en forma de pandemia y que puede permanecer en el organismo de los seres vivos durante mucho tiempo en medio de sus amígdalas hasta transformarse en un virus letal.


Esta especie de antílope se caracteriza por su extraña y peculiar nariz de gran tamaño, cuernos torcidos en una forma estética poco común y que habitan en la región de Asia central, principalmente en Kazajistán, Mongolia y Rusia.

 

«Esta gran mortalidad masiva de 2015 nos permitió registrar un inédito y extraño comportamiento de las bacterias. Un acontecimiento que resolvería muchas dudas en el área de la biología, la ecología y las ciencias botánicas», dijo el profesor Richard Kock.


Estos mamíferos son capaces de soportar temperaturas extremas. (Foto: Animaletes)


La teoría que el equipo de Kock adopta ante la masacre biológica, es que la bacteria, de manera separada, reacciona de manera inofensiva, sin embargo juntándose en miles de organismos provoca un fenómeno extraordinario afectando la salud de los antílopes. «El aumento de la humedad y el calor del organismo de los animales desencadenaron una infección bacteriana en el flujo sanguíneo de los antílopes, de ahí el envenenamiento masivo», explicó Kock.


A pesar de que la naturaleza y anatomía de estos antílopes soportan climas extremos en las estepas y mesetas de Asia Central de entre 40 grados más y 40 menos de temperatura, el constante asedio de lobos de la estepa y la escasez de comida; es poco ante lo que puede causar una bacteria.


También se debe tomar en cuenta la caza furtiva y la aparición de infraestructuras que arremeten contra su hábitat natural y que reducen su población drásticamente. Para Steffen Zuther de la Sociedad Zoológica de Frankfurt, Alemania; la mortalidad biológica de estos antílopes es más grave que la actividad humana. 


Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS