PUBLICIDAD

LETRAS

Propina


La luz es roja, todos se detienen. Un cuerpo desgastado se levanta al borde de la avenida, se aproxima a los impacientes coches formados frente a él. Exige a los de mejor destino un mínimo que consuele su desgracia, pero ante la negativa de los de adentro existe un protocolo por cumplir. Su trabajo es limpiar parabrisas, sucios o no, carece de importancia.

 En la vida ha descubierto a la agresividad como cómplice, de ella obtiene una fuerza que antes jamás encontró en la sumisión. Lleva meses trabajando en el crucero, está familiarizado. Ya no observa rostros extraños y miradas despectivas tras los parabrisas, ahora sólo mira el reflejo del Sol en los cristales. Su táctica es acercarse con rapidez y no dar tiempo de reacción a los conductores. El primer paso para recibir una propina es poder limpiar el parabrisas. Un “No” anticipado es pérdida en el negocio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 Observa aquel coche rojo y brillante que sobresale del resto, incluso los demás automovilistas deben sentir envidia de ese monumento ambulante. A casi dos metros de distancia del objetivo, lanza un chorro de agua con su botella de plástico perforada. Ha dado el primer paso. La ira se hace presente en el interior del lujoso vehículo. Se levanta el dedo índice de la mano derecha que sujeta el volante, pero sus movimientos laterales no convencen al de afuera. Una vez que la solución de agua jabonosa ha tocado un coche, debe terminar su labor.

 El sujeto de afuera da un salto y se recuesta sobre el cofre del deportivo, la ira en el interior aumenta. El conductor pisa el acelerador. El auto avanza lo suficiente para desequilibrar al de fuera provocando su caída. La luz por fin es verde, los coches se ponen en marcha lentamente. Sentado en el asiento forrado en piel, observa al individuo de afuera levantarse y sacar un pequeño objeto brillante del bolso de su raído pantalón. Desde la puerta del conductor hasta la cajuela, una moneda ha trazado su camino, el dueño del insignificante peso corre en dirección contraria a los vehículos. El agudo ruido provocando por el roce de los metales aún se escucha en el interior, donde la ira ya no cabe más. El silencioso motor se detiene, la rayada puerta se abre, un calor sofocante golpea aquel cuerpo vestido de traje. Tres coches son la distancia que separan la etiqueta de los harapos. El conductor cierra la puerta y corre tras su presa mientras presiona un botón que activa la alarma de su deportivo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 Ambos avanzan contra la corriente. Uno zigzaguea entre los autos, el otro pierde velocidad entre pitidos de protesta. Le cuesta trabajo respirar debido a la pesadez del aire. En el interior de los coches le observan cual monstruo, algunas ventanas se cierran como si fuera un enfermo que intenta contagiarlos, como si no fuera parte de ellos. La humillación le aborda, pero su mirada recupera al objetivo que acaba de salir del cauce. Los vehículos poco a poco aumentan su velocidad volviéndose cada vez más peligrosos. Es inútil seguirlo, no se trata del videojuego de la rana intentando cruzar la calle.

 El conductor regresa a su coche, lo pone en marcha y sigue su camino hasta que otra luz roja lo detiene. Es momento para meditar lo ocurrido. Da un suspiro profundo para recuperar el aliento. Sus ojos se cierran dando paso a la infinita conciencia, juez de sus actos. Por un momento sintió una milésima parte de lo que sucede allá afuera, en ese mundo tan distinto al suyo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 Abre los ojos, el cristal de su coche está siendo limpiado otra vez.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD