PUBLICIDAD

LETRAS

Palabras que debes dejar de decir en inglés porque significan más en español




El idioma es un cuerpo vivo que está en permanente transformación. Resulta una obviedad reconocer que el español actual es distinto al de hace 500 años, y que incluso las cartas fechadas de principios del siglo XX crean disonancia con respecto al lenguaje que utilizamos en la actualidad. El idioma es uno de los mejores ejemplos para explicar cómo algo que aparentemente sólo pertenece al reino de las ideas tiene una repercusión material tan importante que define la realidad.

Como base comunicativa del lenguaje, el idioma sufre modificaciones a diario y muta, evoluciona, se destruye, se enriquece o se mantiene, respondiendo a las necesidades de quienes lo utilizan a diario. En el español, una nueva ola de anglicismos se apodera poco a poco de la riqueza descriptiva del idioma de más de 500 millones de personas, que para 2050 será el más hablado en los Estados Unidos.



Los términos en un idioma extranjero son comunes en cualquier lengua, pues la influencia de todas las sociedades dentro del globo, con especial énfasis en los centros que producen cultura, arte, riqueza o ejercen dominio de algún tipo sobre sus periferias, producen fusiones que dan paso a las variantes lingüísticas y el total de adjetivos que se utilizan para describir algo.

No existe una mejor razón para dejar de utilizar una palabra en un idioma foráneo que la existencia de otra (u otras) en español que explique de mejor forma lo que se intenta expresar en un extranjerismo. En realidad, los anglicismos y símiles se hacen necesarios cuando no existe una palabra en el idioma propio capaz de condensar en sí misma la esencia del significado pretendido.

En el campo de la filosofía, es habitual utilizar palabras en alemán que contienen una carga ideológica y semántica imposible de expresar en español. Lo mismo ocurre con las innovaciones tecnológicas y el inglés: es completamente necesario adoptar la jerga de origen ante sustantivos de creación reciente, pero es un error craso, muestra de pobreza léxica y discursiva en el idioma nativo (o complejo de aceptación) cuando un extranjerismo suple a la palabra adecuada en español. Estas son las palabras que cada vez más se mezclan con el español y conllevan una reducción del abanico de posibilidades para expresarse en habla hispana:


A quien enseña se le llama "profesor", "guía", "entrenador", "tutor", "supervisor", "instructor", "asesor" o "formador", y no coach.


Un "descanso", "alto", "respiro", "receso" o "pausa" en lugar de tomar un break



Se habla de "compromiso" e "implicación" cuando se adorna con engagement.


Una "trampa", "engaño", "manipulación", "farsa", "estafa" o algún tipo de"embuste" en vez de un fake.



Una persona o actividad "extraña", "rara", "excéntrica", "estrafalaria", "anormal" es una descripción más completa en lugar de freak.


Se trata de acciones de "retroalimentación", "realimentación", "retroacción" en vez de "dar"  feedback.



En la lógica empresarial, el "conocimiento", la "técnica", la "forma", el "estilo", la "práctica" o "destreza" delimitan específicamente de qué se trata el know-how


Simplemente "barato", "asequible", "económico", "módico" o "de bajo costo" en lugar de low-cost.



Un "taller" o "estudio" en su variedad de oficios particulares ("herrería", "imprenta", "carpintería", "curtiduría") en vez de workshop.


La "rutina", "sesión" o el "entrenamiento" en el gimnasio en vez de workout.


-
Utilizar anglicismos mal aplicados no hace a nadie lucir más sofisticado o culto, sólo deja constancia del conocimiento más básico del idioma nativo. Conoce algunas de las más hermosas palabras en otros idiomas que no pueden ser traducidas. ¿Cuáles son los términos más bellos del español? A pesar de que se trata de una apreciación subjetiva, una encuesta intentó determinar las palabras más bonitas del español según la BBC, descubre si coincides con alguna de las elegidas.








Podría interesarte
Etiquetas:america latina
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD