Editors' Choices
Política
Mundo
Videos
Qatar

LETRAS

El genio detrás de la falsa muerte de García Márquez

Por: 13 de agosto de 2015



Las falsas noticias guardan, a veces, un propósito oculto: denunciar la desestabilización informativa, éstas no suponen atentar contra la credulidad pública, sino evidenciar algunas fallas en los medios públicos, sobre todo en el ámbito literario. Así sucedió el día que un escritor italiano, Tommasso Debenedetti, haciéndose pasar por el filósofo Umberto Eco con una cuenta de Twitter falsa, anunció la muerte de Gabriel García Márquez. Como era de esperarse, la noticia resultó ser todo un Boom en las redes sociales. Según el autor de la espuria noticia, dijo que lo había hecho "para denunciar que cierto sector de la prensa no confirma la información que publica" (Patricio Pron. 176). "Si un personaje importante anuncia a través de Twitter una noticia, inmediatamente tiene repercusión porque los medios de comunicación pequeños aman la velocidad y no confirman la información".

"Casi 10 días después de ser dado de alta del hospital en la capital mexicana, ha muerto a la edad de 87 años el periodista colombiano y uno de los más grandes escritores de la literatura universal: Gabriel García Márquez". Así escribió en Twitter la "noticia" que Consuelo Sáizar desmintió horas más tarde.


Tommasso Debenedetti es uno de los autores más controvertidos en la actualidad. Se ha hecho pasar por Mario Vargas Llosa y ha falsificado numerosas entrevistas, entre las que figuran aquellas hechas a Philip Roth y Joseph Ratzinger, valiéndose de su condición freelance para no corroborar dichos trabajos. También falsificó una fotografía de Hugo Chávez agonizando en un hospital.


Este escritor italiano, y terrorista de las redes sociales, es admirado en el mundo literario de su país gracias a las ingeniosas imposturas que ha realizado a lo largo de su carrera. En este caso nos encontramos ante dos tipos de falsificación evidentes. La primera es una falsificación periodística y la segunda una falsificación de autor. Lo que deberíamos cuestionarnos es qué tan factible resulta esta técnica literaria. Debenedetti rebasa los parámetros del simple seudónimo o incluso del heterónimo para provocar una reflexión sobre la conciencia creadora. Su escudo es la crítica llevada a la praxis, sin estancarse en la teoría literaria ni en las academias reformistas. La falsificación y el plagio, en la actualidad, ponderan como ingeniosos métodos creativos. Ante esta cuestión, los únicos jueces somos los lectores. ¿Pretendemos ser engañados para encausar la reflexión o nos conformamos con seguir creyendo en las vanaglorias creativas que residen en datos certificables? Lo más importante en la literatura actual es el efecto que ésta puede causar en el lector, aunque sea enojo y desprecio. Sin importar la autenticidad de sus orígenes, el discurso y la forma de manipularlo es hoy lo que cuenta.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: