PUBLICIDAD

LETRAS

El amor en las páginas de la literatura

El amor es todo lo contrario de un poder elemental; parece un género literario, pues más que un instinto es una creación y, aún como creación, es nada primitiva en el hombre. El amor, el de enamoramiento, es un hecho poco frecuente para el que hay que tener talento; no se enamora cualquiera ni a cualquiera. El suceso se origina cuando se dan ciertas condiciones en el sujeto y en el objeto que garantizan un mutuo estado de deseo.

El amor es como una fiebre: nace y muere sin que la voluntad tenga en ello la menor parte. Es una realidad que la literatura es la que nos enseña a amar. Sus historias nos hacen creer que la propia debe ser de tal o cual forma; es gracias a la literatura que se crean ideales de enamoramiento y a todos nos gustaría vivir una historia de novela, no importa si es trágica o romántica.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De las muchas formas que hay de enamorar, una de las más poderosas, de las más sugerentes y de las más excitantes, es el enamoramiento literario, por esta razón presentamos una lista de los libros con las mejores historias de amor:

Bonsai, Alejandro Zambra

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


“Al final ella muere y él se queda solo, aunque en realidad se había quedado solo varios años antes de la muerte de ella, de Emilia. Pongamos que ella se llama o se llamaba Emilia y que él se llama, se llamaba y se sigue llamando Julio. Julio y Emilia. Al final Emilia muere y Julio no muere. El resto es literatura”.

Aunque es mas bien trágico y desesperanzador, hay algo de dulce o poético que encierra la historia de un primer amor. Julio y Emilia. Ambos, estudiantes de literatura, viven un romance muy intenso y luego, por azares del destino, se separan.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Travesuras de la niña mala, Mario Vargas Llosa


“De pronto había aparecido en su vida algún huequito que el pichiruchi podía llenar. Y con ese helado carácter suyo, no vacilaba en buscarme, convencida de que no había dolor, humillación, que ella, con su infinito poder sobre mis sentimientos, no fuera capaz de borrar en dos minutos de conversación”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La historia de amor tormentosa y llena de desesperación que vivió Ricardo, el niño bueno, empezó aquel verano fabuloso de 1950 en Miraflores, Perú, cuando la niña mala llegó a los bailes con esas contoneadas que las chilenitas veían muy mal.

A fin de cuentas, la niña mala es una aventurera que pasa de un amante a otro: un líder revolucionario en la Cuba de Fidel, un frívolo millonario y un siniestro mafioso en Tokio, pero ella sabe que Ricardo la esperará siempre y le perdonará todos sus desplantes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Como agua para chocolate, Laura Esquivel


“Mi abuela tenía una teoría muy interesante, decía que todos nacemos con una caja de fósforos adentro, pero que no podemos encenderlos solos… necesitamos la ayuda del oxígeno y una vela. En este caso el oxígeno, por ejemplo, vendría del aliento de la persona que amamos; la vela podría ser cualquier tipo de comida, música, caricia, palabra o sonido que engendre la explosión que encenderá uno de los fósforos”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En 1989 la escritora mexicana Laura Esquivel presentó al mundo a Tita, sus amoríos y la relación que el personaje principal lleva con su familia; todo aunado a la importancia de la cocina y las recetas típicas mexicanas de la época en que está ambientada la novela. Como agua para chocolate fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX; en su historia, Laura emplea el realismo mágico con el fin de combinar lo sobrenatural con lo mundano.

Rayuela, Julio Cortázar

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


“Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al revés. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto”.

Se pueden decir muchas cosas acerca de este libro, pero uno de los detalles más famosos es su inusual estructura. En la introducción, Cortázar señala que se puede leer Rayuela de dos formas: secuencialmente o siguiendo un orden diferente, brincando para adelante y atrás con una serie de capítulos “prescindibles”. Rayuela es una historia de amor. También se podría decir que es un cuento de fantasmas o una colección de apuntes y recortes de un escritor.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Arráncame la vida, Ángeles Mastretta


“Estaba poseído por una pasión que no tenía nada que ver conmigo, por unas ganas de cosas que yo no entendía. Era una escuincla. De repente me entraba tristeza y de repente júbilo por las mismas causas. Empecé a volverme una mujer que va de las penas a las carcajadas sin ningún trámite, que siempre está esperando que algo le pase, lo que sea, menos las mañanas iguales. Odiaba la paz, me daba miedo”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Cuando Catalina conoce al general Andrés Asensio, todavía es una muchacha que lo ignora todo de la vida. Él, en cambio, es candidato a Gobernador del Estado de Puebla, y sabe muy bien cuáles son sus objetivos de cacique. A las pocas semanas se casan. Pero Catalina, mujer apasionada e imaginativa, descubre muy pronto que no puede aceptar el modo de vida que le impone la nueva situación, pero sobre todo, no acepta vivir sin amor.

La tregua, Mario Benedetti


PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor”.

La novela muestra el contrapunto entre Santomé, un hombre mediocre y deprimido, viudo y próximo a jubilarse, quien se encuentra resignado a la soledad y al aburrimiento, y Avellaneda, una joven de 24 años quien le entrega su amor y le permite experimentar una forma de vida que ya había olvidado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Memoria de mis putas tristes, Gabriel García Márquez


"...Siempre pensé que morir de amor sólo era una licencia poética...".

Esta es una conmovedora reflexión que celebra las alegrías del enamoramiento, las desventuras de la vejez y sobre todo lo que sucede cuando sexo y amor se juntan para darle un sentido a la existencia.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El abrazo, David Grossman

El abrazo cuenta la historia de Ben, un niño quien empieza a descubrir la singularidad del individuo y, por primera vez, siente un profundo temor a la soledad que implica que no haya dos seres humanos iguales y que seamos únicos. La madre intenta explicarle a Ben que, aunque estemos solos, podemos sentirnos acompañados por los demás. Afortunadamente, las personas tienen un recurso infalible contra ese sentimiento de soledad: el abrazo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Este texto poético para lectores de todas las edades es también una explicación de por qué se inventaron los abrazos, ese gesto en el que se encuentran la soledad del individuo y la necesidad de afecto y compañía. Esta historia adentra al lector hasta lo más íntimo del carácter complejo de las relaciones humanas.

La insoportable levedad del ser, Milan Kundera

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


“El amor, cuando se hace público, aumenta de peso, se convierte en una carga”.

Esta es una historia de celos, de sexo, de traiciones, de muerte y también de las debilidades y paradojas de la vida cotidiana de dos parejas cuyos destinos se entrelazan irremediablemente.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los celos de Teresa por Tomás, el terco amor de éste por ella, opuesto a su irrefrenable deseo de otras mujeres, el idealismo cursi de Franz, amante de Sabina, y la necesidad de ésta, amante también de Tomás, de perseguir incansablemente una libertad que tan sólo la conduce a la insoportable levedad del ser, se convierten de simple anécdota a reflexión sobre problemas filosóficos que afectan al lector cada día.

El libro salvaje, Juan Villoro

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


“Entonces aprendí, por vez primera y para siempre, que ciertos detalles hacen que las historias sean verdaderas”.

Tras la separación de sus padres, Juan pasa unas vacaciones en casa de su excéntrico tío Tito, poseedor de una extensa y variopinta biblioteca dispersa entre las habitaciones de su casona laberíntica. Estimulado por su tío, Juan se da a la tarea de encontrar un libro muy especial, un libro huidizo que no se deja leer por cualquiera. Esta búsqueda lo llevará a comprender las misteriosas relaciones que surgen entre un lector y sus libros, y la forma compleja en que se van entretejiendo las historias que se leen con las historias que se viven. Juan saldrá de esta aventura no solamente convertido en lector, sino, también, enamorado por primera vez en su vida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD