Editors' Choices
Política
Mundo
Videos
Qatar

LETRAS

Distantes distintos y necios necesarios

Por: 11 de agosto de 2015




Muchas veces que me pregunto si realmente tú y yo somos “el uno para el otro”. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que, tanto tú como yo, vivimos apegados no a la necesidad, sino a la necedad. Posiblemente haya sido que uno de los dos perdió la brújula ya hace algún tiempo, o que si bien, seguimos juntos, alguno de los dos, si no es que los dos, hemos tenido muchas veces los labios juntos, pero la mente distante.

Tal vez esta sea la última vez que te escribo, porque puede ser que ahora mismo me esté dando cuenta que realmente, yo no te quiero. Cabe mencionar que sería una mentira si digo que jamás te he querido, pero en este momento ya no hay más, y seguramente, si es que piensas lo mismo que yo, no vamos a tener ningún problema a la hora de partir. No es una carta de rompimiento, pues el “rompimiento”, el resquebraje de esta relación, ha sido ya hace mucho tiempo; me temo que es el fin de este prolongado final.

No quiero que alguno de los dos vayamos a salir lastimados emocionalmente, en realidad, velo como una separación a largo plazo… bueno, como una irreparable separación de indefinido plazo; te quiero, pero el sentimiento de ese “te quiero” ya no tiene el mismo peso que hace algunos años, al contrario, creo que te estoy mintiendo. Aunque también te mentiré si digo que te odio; no te odio, jamás lo haría, pero me he dado cuenta que si bien, ambos nos quisimos, no tenemos nada qué hacer juntos, y nuestra relación no es lo que esperábamos. De hecho, a veces pienso que tendrías que haber encontrado a alguien mejor, y no por menospreciarme, sino porque no soy lo que buscas; lamento no haber llenado tus expectativas, pienso que “no he dado el ancho”. Después de todo aprendí mucho contigo, no quiero parecer hipócrita, me caes muy mal, eres una de las peores personas que he conocido, pero eso no implica un odio, simplemente fue necedad de ti, no quiero mentirme más a mí mismo, y mentirme a mí sería herirte; es cierto, me caes mal, y la verdad es que el hecho de no estar juntos ya nunca más no implica que no podamos ser esa especie de “amigos”, pero honestamente no me interesaría trabar una amistad contigo porque, a decir verdad, siempre hemos sido muy distintos. Mientras yo paso el día en un libro, tú lo pasas en una fiesta, creo que eso jamás terminó por fusionarse, ninguno de los dos llegamos al punto de querernos tal y como somos, y por el contrario, nos fuimos separando más y más, y ahí comenzó el final. Como dije, este sólo es el fin del final, de cualquier forma, creo que tú y yo ya lo veníamos previniendo.

Quiero decirte algunas cosas antes que nada, muchas veces pensé en que tú eras la persona indicada, erré, en efecto. Para serte claro, esto es una autocrítica, ya no te quiero porque me empecé a querer a mí. Y todo eso implicó un gran sentimiento de tristeza, obviamente, cuando me di cuenta que lo que nos unía era una especie precisamente de “desunión”, creo que todo lo que creía se vino abajo, pero ciertamente tardé unas semanas en asimilar todo y aclarar mi mente, sin embargo, llegó el día en que decidí comenzar de nuevo, y dar “rewind” a mi cinta, pero sin ti.

Espero de todo corazón que estés con alguien en quien encuentres todo lo que yo no tuve, honestamente no me siento mal por ello, la verdad me siento muy bien, porque creo que muchas cosas que no encontraste en mí, me han llevado a donde estoy, y todas esas pequeñas cosas conforman la gran esencia de mi ser, y grande para mí, no para nadie más. Y todas aquellas cosas que yo no encontré en ti, pero que traté de suplir con otras expectativas, creo que te serán de mucha ayuda para no toparte con otra persona como yo, porque, en realidad, no estoy seguro si haya culpables aquí, solamente fue un gran error del destino, afortunadamente lo vamos a corregir pronto, tiempo después, esto se hubiera vuelto una tremenda tormenta de caos.

Hoy, esta noche, mi mente se inflamó de tantos recuerdos contigo, pero tratando de encontrar el punto medular de todo lo que nos sucedió, me perdí, y me perdí en el hecho de que no está, simplemente no existe, solamente estamos juntos porque sí y si bien no es algo malo, tampoco le encuentro sentido a estar con una persona que no sabes porqué quieres y, peor aún, ni siquiera sabes si en realidad quieres. Ya nos hemos dado muchas felicidades, pero más que nada aflicciones, y eso es lo que no supimos ver jamás, porque en realidad, esta relación no iba para adelante; afortunadamente ya no va ni para adelante ni para atrás, ya no existe. Qué triste ha sido, pero qué bien me siento; ha sido todo, pero no ha llegado a ser mucho, espero que pronto vengan mejores cosas para ambos, mucha suerte.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: