Editors' Choices
Política
Mundo
Videos
Qatar

LETRAS

Asfixia

Por: Luis Atilano19 de agosto de 2015

Voy a escribirte unos versos para ver si el espacio entre las palabras te convierte en olvido y con la tinta logro cubrir el dolor, al tiempo en que estas hojas vuelan con el viento y también se llevan esto que siento.

Y es que un día, con la lengua fría de tus promesas, besaste mi corazón dejándolo congelado entre un ‘tú y yo’. Entrelazaste tus dedos con los míos pero no para amarme sino para amarrarme a esa banalidad tuya, la que te hacía mirarte en el reflejo de mis ojos como si fueras el héroe de nuestra historia.

Me encendiste en llamas al tocar mi cuerpo y me hiciste creer que el fuego era tan real como la realidad que hoy enfrento.

Pero nunca me di cuenta que aquellas llamas, disfrazadas de caricias, solamente eran humo que me asfixiaba desde el hueco de tu pecho, ese sin corazón.

Y mientras menos espacio había entre nuestros cuerpos, más te apoderabas de quien era, poco a poco, dejándome muerta, hasta las huesos.

Así me dejaste tú, hasta los huesos, cubiertos por sábanas, páginas y momentos.

Víctima de verdades que intentaban gritarme que lo único perfecto de ‘nosotros’ era tu maravillosa habilidad para manchar con tus mentiras mis ideas, dejando cicatrices en mi alma, las que me convirtieron en alguien que ni yo conocía.

Pero aquí la única culpable soy yo, por lanzarme a unos brazos vacíos, por enamorarme de un hombre que lo único que sabía hacer era amarse a sí mismo.

Y heme aquí de nuevo, escribiéndote estos versos para ver si por casualidad entre las comas, los suspiros y mis lágrimas te topas con el amor que nunca me supiste hacer.

Fotografía por Christopher Mckenney


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: