Soy mexicana y decidí convertirme al islam (tercera parte)

Vianey D. OlivaresMartes, 7 de agosto de 2018 20:34

shares
Editors' Choice mujeres mexicanas convertidas en musulmanas

Tres mujeres mexicanas nos contaron sus razones para convertirse al islam. En esta tercera entrega te contamos la historia de Annaí.


En México el Artículo 24 de la Constitución establece que los mexicanos tienen libertad para profesar la religión que decidan y el Conapred (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación) vela por el derecho de todos a no ser discriminados por motivos religiosos, sin embargo Annaí considera que cada día al salir de casa es discriminada por ser musulmana.


Para comprender un poco más sobre los motivos y efectos que tiene la conversión al islam en México, tres mujeres nos contaron su historia. Puedes leer aquí la primera parte y aquí la segunda.


“Verdadero Sentido”

Annaí estudió pedagogía. Tiene 36 años y proviene de una familia cristiana. Durante 30 años fue practicante de la religión familiar, hasta que un programa en televisión cambió su vida:

Estaba viendo un documental sobre las religiones y sus similitudes. El islam era anterior al cristianismo y compartían muchas cosas, el cristianismo era básicamente una mezcla de todo: desde los griegos hasta el budismo. Entonces lo entendí, la única religión con verdadero sentido era el islam, las demás sólo se colgaban del Corán para tener seguidores. Además, era la más afín a mi modo de ver el mundo, con valores ante todo.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 1

Antes de su conversión al islam, Annaí profesaba el cristianismo (Foto: noticias.adventistas.org)


Conspiración

Al cuestionarla sobre la impresión previa que tenía sobre el islam, Annaí dice haber estado siempre convencida de la “falsedad en la mala imagen que le han construido”, pues siempre se habla mal del islam, de los musulmanes y del Corán. Los pintan como lo peor: terroristas, misóginos, asesinos y no es cierto.

Todo es obra de la política mundial, siempre lo he pensado, incluso antes de convertirme. La mala fama a raíz del atentado de las Torres Gemelas, la mala imagen que los estudios de Hollywood, dirigidos por judíos. Y el islam no es así. El Corán, que es el libro con los poemas más hermosos del mundo, condena el asesinato.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 2

Annaí afirma que actos como el ocurrido contra el WTC han ocasionado una falsa imagen negativa sobre el islam (Foto: Diario AS)


“Olvidada por mi familia”

Hablar de su familia le resulta indoloro, a pesar de que al principio, el sólo oler café por la mañana, le hacía llorar al recordar que su mamá siempre le servía una taza antes del trabajo, antes de correrla de casa por su cambio de religión. Ellos estaban furiosos por su conversión, y su ausencia en el templo no mejoraba las cosas.


El ambiente se volvió muy tenso, mientras más les daba argumentos de las mentiras del cristianismo, más se enojaban. Llegaron al punto de llevarla con el pastor del templo a casa, para convencerla. Y pues no, "enviaron al farsante a convencerme de la farsa". Pero ella ya tenía "los ojos y el corazón abiertos".


mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 3

La familia de Annaí no tomó a bien su cambio de religión, lo que ocasionó una ruptura entre ellos. (Foto: La religión del Islam)

Entiendo que se aferraran a defender en lo que creen, yo hago lo mismo, pero al menos tengo bases. Ellos, al no tenerlos, me corrieron de casa, argumentaron que no los respetaba ni a Dios ni a ellos. Fui olvidada por mi familia, y aunque al inicio fue duro hoy se que fue mi mejor elección de vida.

“De mal a peor”

Annaí jamás fue muy "amiguera". No es muy de fiestas y "cosas así". Con su familia no iban a fiestas ni eventos de ese estilo porque son "lugares de vicio, sin moral, algo que reconozco, era bueno".

Al menos en esa parte el cristianismo cumplía con los buenos valores, pero por lo mismo, me era difícil socializar. Eso fue de mal a peor con mi conversión, la gente me ve como la rara, la loca, la terrorista, incluso la maltratada. Una de mis pocas amigas, antes de dejar de hablarme, me regaló el DVD de 'No sin mi hija' y me dijo que así acabaría por pendeja.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 4

'No sin mi hija' narra la vida de una mujer estadounidense en Medio Oriente que debe huir de los maltratos de su esposo musulmán. (Foto: Diario de Frank)


Discriminación

Para Annaí, la discriminación es el mayor problema, pues la gente no teme decir en voz alta lo que piensa. Le han dicho de todo. Sus características físicas, combinadas con el hijab seguido son fuente de burlas como: "con la burka puesta, pero con la cara de nopal".

¡El velo no es una burka! La burka es completa. Ni siquiera tienen sentido sus insultos. Obviamente también me dicen cosas como terrorista o mujer oprimida, cuando eso tampoco es cierto. La gente no me respeta como mujer, ni a mí ni a mis decisiones, algo que puedo asegurarte, no sucede con la comunidad musulmana.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 5

El hijab (izq.), el niqab (centro) y la burka (der.) son vestimentas distintas. (Foto: The Sun)


Es justamente el tema del trato a las mujeres en la comunidad musulmana lo que más le interesa a Annaí que la gente comprenda, pues hay demasiados prejuicios al respecto, demasiadas mentiras.

No somos las esclavas de los hombres, somos su posesión más valiosa. Sus esposas, las madres de sus hijos, ¡el tesoro que Alá les dio para amar, proteger y respetar! No son celos, es amor, protección. El hombre es la cabeza de la familia no porque él lo diga, sino porque Alá lo designó así.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 6

Annaí hace hincapié en que las mujeres en el Corán son señaladas como un tesoro. (Pinterest)


“Un poco extrema, quizá”

Annaí cree que la conversión es un proceso lento pero que eventualmente se logrará a mayor escala en México:

Poco a poco la gente irá abriendo su corazón. Una de las grandes ventajas de México es su libertad de credo. Claro que me gustaría que todos reconozcan a Alá como el único dios verdadero, pero es un proceso. Nadie obliga a nadie. No somos el Estado Islámico. No matamos gente por no creer en Alá. Las personas tienen derecho a creer en una piedra si así lo deciden, le corresponde a Alá juzgar sus decisiones.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 7

El Estado Islámico ha sido una de las causas que han generado mayor temor y discriminación hacia los musulmanes. (Foto: Diario Público)


Al preguntarle sobre su relación con otras mujeres mexicanas conversas, Annaí cree que no es tan buena como su relación con las musulmanas de nacimiento, pues es un proceso, incluso para las conversas. Algunas aún no usan hijab, otras usan ropa algo descubierta.

Yo soy un poco extrema, quizá. Abracé muy rápido mi religión, ellas aún se están adaptando. Las musulmanas de nacimiento ya traen ese ‘chip’. Son mis mejores guías y maestras, e incluso así estoy rezagada en sus usos.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 8

Annaí ha establecido una mejor relación con las mujeres musulmanas de nacimiento que con las conversas. (Foto: Women in the World)


“Buena prensa”

Annaí piensa que una de las cosas vitales es comenzar a darle buena prensa al islam, pues la gente debe conocer más sobre los musulmanes y suestilo de vida.

Todo lo que ven en la televisión y los periódicos son noticias negativas sobre nosotros, mientras que al catolicismo por ejemplo, lo muestran como la solución a los problemas de la gente, lo asocian a rosas blancas en la televisión, mientras a nosotros nos asocian a tiroteos y gente atropellada. Los musulmanes no somos el Estado Islámico, ellos no nos representan.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 9

En múltiples ocasiones personas musulmanas se han pronunciado en contra de las acciones del Estado Islamico, una de ellas bajo el movimiento #NoEnMiNombre (Foto: Nieman Report)


“Motivación cada día”

Annaí dice estar alentada por su religión a ser mejor cada día, algo que quisiera que el mundo experimente y comparta:

Todos los días son una oportunidad de mejorar. Alá te da la fuerza, depende de ti aprovecharla. Algunos quizá ven tedioso hacer las oraciones todos los días, dejar tu tapete en la oficina para orar, pero yo lo veo como una motivación cada día. Soy mejor persona cada día. Incluso me supero a mi misma académicamente.

mujeres mexicanas convertidas en musulmanas 10

Annaí desea viajar a Turquía, país de procedencia de su pareja. (Foto: Bea-Trips)


Ahora, ella está en paz con su conversión sin importar lo que la gente opine. Cree que el islam es la mejor manera de tener y expresar valores morales y que es fundamental seguir las enseñanzas del islam al pie de la letra, “sin tergiversar nada para hacerlo más cómodo”.


Es por esa razón que se disculpa por no proporcionarnos una fotografía para el artículo. Prefiera mantenerse discreta y aunque el imam le comentó que podíamos publicar una foto sencilla, cree que "por congruencia, es mejor no hacerlo".


*Esta es la tercera parte de de una serie de tres historias, en las que mujeres mexicanas nos cuentan cuáles fueron las razones de su conversión.


Podría interesarte:

Soy mexicana y decidí convertirme al islam (primera parte)

Soy mexicana y decidí convertirme al islam (segunda parte)

ETIQUETAS: Mujeres feminismo Islam
REFERENCIAS:
Vianey D. Olivares Vianey D. Olivares Reportera de Noticias

COMENTARIOS