Atelier Amareto: el paraíso de los zapatos hechos a la medida

Georgette ValentiniMartes, 5 de junio de 2018 9:11

shares
Editors' Choice atelier amareto taller de zapatos artesanales

“Por amor al arte” versa esta firma leonesa que imprime en cada par de zapatos el verdadero sentido de lo artesanal


Un día llegó Claudio López con Gustavo, su padre, quien tenía años de experiencia trabajando en compañías comercializadoras de materiales para calzado en León. Le contó que lo iban a despedir del call center para el cual había trabajado durante cuatro años. Ante esa señal, los dos decidieron emprender juntos un plan.


Con este background industrial y su gran admiración por los talleres artesanales europeos de calzado (ateliers), Gustavo pensó que podían incursionar en esa área y convenció a su hijo con una revista que ilustraba la manera en que trabajan los ateliers de alto rango.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 1

(Foto: Atelier Amareto)


"Es terreno virgen, no sabemos cómo respondan pero hagamos zapatos a la medida", y así fue como empezó Atelier Amareto en febrero de 2011 en León, Guanajuato.


Siguiendo el modelo de los talleres europeos de la época del Renacimiento, y de diseñadores como Salvatore Ferragamo, el zapatero personal de figuras como Marilyn Monroe, Audrey Hepburn o Judy Garland, comenzaron a hacer prueba tras prueba. El objetivo era claro: brindar un servicio personalizado de confección a la medida.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 2

Claudio López en su taller. (Foto: Atelier Amareto)


Gustavo y Claudio juntaron esfuerzos para comenzar esta historia que consiste en recibir a clientes provenientes de todas partes del mundo (principalmente de Inglaterra, Japón y Estados Unidos) que buscan reflejar su identidad con un par de zapatos.


"Como obras de arte", Atelier Amareto vende la promesa de su marca, y con cada par de zapatos que terminan, los talleristas no sólo reafirman el deseo propio, sino que aterrizan la fantasía que comienzan con cada boceto para un cliente. Una caja de madera grabada con tu nombre guarda el par de suelas, lengüetas, tacones, bóvedas y contrafuertes hechos a medida de cada uno de tus pies.


¿Es redituable este modelo de negocio?

A diferencia de la industria zapatera internacional, el modelo de negocio de Amareto requiere un proceso mucho más especializado, así como de herramientas específicas que aún no se pueden conseguir fácilmente en México. No es sencillo emprender la carrera en comparación con las grandes marcas que maquilan a destajo, pero sale.


Los que conforman Amareto trajeron maquinaria de Hungría, materiales de Londres, España, Francia e Italia, no por un tema de redimensionar las herramientas, sino por el hecho básico de que en Europa hay una gran comunidad de artesanos que hasta la fecha son referencia para cualquier taller como el de Claudio y Gustavo.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 3

(Foto: Atelier Amareto)


La apuesta de estos dos leoneses va más allá de materiales, la muestra es que a lo largo de tres años hicieron pruebas continuas hasta estar convencidos de los modelos —pensando en lo que ellos calzarían—, pues a decir verdad, no se consideraban grandes artesanos ni empresarios, pero sí personas muy persistentes que no tenían como primer motor el dinero, sino el amor por las raíces del oficio.


Durante este período de prueba no tuvieron ni una venta, pues no tenían un producto que vender. Mientras, Gustavo mantenía un empleo en una compañía de materiales sintéticos para calzado, y al llegar en las tardes a casa, se unía a su hijo a las pruebas que les permitían desarrollar su talento manual, pues como bien menciona Claudio en entrevista con Cultura Colectiva News, es muy diferente tener el know how que la habilidad de crear y materializar las ideas.


Por otro lado, también debían investigar en dónde conseguir los materiales de trabajo, sobre todo las pieles que utilizan: res, mantarraya, serpiente, avestruz, venado, tiburón y cocodrilo. En este aspecto, gran parte del mérito se lo lleva la ciudad de León, que es conocida a nivel internacional como una de las zonas de fabricantes y proveedores de calzado más importantes en México y el mundo. Claudio lo tiene claro y así lo expresa: si no vivieran en la Capital Mundial del Calzado (León), seguramente su vida profesional tendría otro giro.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 4

(Foto: Atelier Amareto)


El paso firme

Manteniendo una persistencia bárbara desde el primer momento, vieron rendir los frutos de su trabajo cubriendo una necesidad de satisfacción personal muy importante, pues el trabajo, dice Claudio, "es una parte primordial de la vida de cualquier ser humano".


Claudio aprecia las habilidades de comunicación que adquirió en su antiguo trabajo, pero está convencido de no querer trabajar haciendo llamadas a diario en una oficina con paredes amarillas. Ese incentivo ha sido definitivo para Amareto, que como toda labor creativa, requiere más que de la maestría de las manos, una buena dosis de olfato empresarial para darle al cliente el trato personalizado de primera categoría al mismo tiempo que dan expansión a su firma y, por supuesto, ganancias.


Bajo esta perspectiva, no hay que perder de vista la inversión, pero si una cosa distingue a esta casa zapatera no es el entramado empresarial, sino la calidad en una idea romántica que dista de la imagen de la fábrica para instalarse en el ambiente y práctica de taller. Entonces, la experiencia que ofrece Amareto es armónica, tanto para sus clientes como para los talleristas que confeccionan los zapatos, quienes en su mayoría han aprendido la labor de generación en generación.


Antes de ir a contracorriente, Claudio tuvo varios trabajos, incluso en Estados Unidos, pero ninguno le llenó tanto el alma como su taller en León, rodeado de luz natural, árboles, pájaros, un simpático perro y música que los acompaña al son de la creación de cada par.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 5

Atelier Amareto se ubica en la Calle Díaz Mirón 407 en el centro de León, Guanajuato. (Foto: Georgette Valentini)


¿Cómo se hace un par de zapatos en Atelier Amareto?

La mamá de Claudio, Silvia Muñoz, es pieza clave en el atelier, pues con sensibilidad artística elige los colores de las pieles que adquieren en su mayoría en León; las combinaciones de los forros, las agujetas para los zapatos y el diseño de algunas piezas, detalle a detalle.


(Video: Atelier Amareto)


En este entorno natural, Pablo Chong y Norberto Barrón, también trabajadores del taller, crean los bocetos que se envían al cliente para su aprobación, tomando en cuenta sus condiciones: pueden solicitar un producto sorpresa, un diseño muy específico y hasta un híbrido inspirado en varios diseños.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 6

Boceto diseñado para Erik Delgadillo. (Foto: Georgette Valentini)


Una vez teniendo el visto bueno, ellos se encargan de generar las plantillas con las medidas precisas de cada parte del calzado.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 7

Pablo Chong. (Foto: Georgette Valentini)


atelier amareto taller de zapatos artesanales 8

Norberto Barrón. (Foto: Georgette Valentini)


Terminada la etapa de peloteo, todo comienza a materializarse en el área de curtido, donde Rodolfo Hernández, otro artesano, realiza los cortes de las pieles seleccionando meticulosamente cada centímetro para el forro (parte interna) y corte (parte externa).


En la siguiente etapa del proceso interfiere el pespuntista Manuel Trujillo, quien ensambla las piezas con una máquina especial de costura y con pegamentos que impregna entre corte y forro con sus manos.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 9

Manuel Trujillo trabaja con maquinaria especializada. (Foto: Georgette Valentini)


Después, Don Chabelo recibe los cortes y forros armados para hormar, ensuelar y entaconar cada pieza y desbasurar el material sobrante; procedimientos más allá de los verbos que aprendió con gran maestría de su padre desde los doce años junto a sus cuatro hermanos.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 10

Don Chabelo. (Foto: Georgette Valentini)


Después, cada zapato se envuelve en hule para que no se dañe y Tomás se encarga de darle los detalles necesarios para entregar a Claudio el producto armado y casi finalizado.


Esta parte del proceso es muy importante, pues Claudio tiene la labor de dar la textura final a los zapatos, pues los pigmenta con los colores planeados con dos diferentes técnicas: el pintado uniforme con pigmentos a base de alcohol o la pátina (una técnica de tintado del cuero que genera colores, semitonos y texturas, incluso en las suelas, sí, del mismo nivel que Christian Louboutin).


atelier amareto taller de zapatos artesanales 11

(Foto: Georgette Valentini)


atelier amareto taller de zapatos artesanales 12

Los tacones de los zapatos contemplan la manera en que pisamos. (Foto: Georgette Valentini)


Así es como se tiene un par de zapatos nuevos, listos para entregar en su caja de madera que más bien, después de un proceso de hasta ocho semanas, merece el de la caja del deseo.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 13

(Foto: Georgette Valentini)


¿Cuál es el valor comercial de estos zapatos?

En este punto es muy fácil irse con la finta de que un par de zapatos con estas características y trabajo cuestan una fortuna. En realidad no, valen cada peso (incluso me atrevo a llamarlo inversión y no gasto), pues si lo ves desde la perspectiva de calidad y trabajo, son una pieza de arte en los pies.


Los precios varían dependiendo del servicio que elijas. Pero hay una media de tres opciones:

  • Piezas de autor: son pares únicos de zapatos previamente elaborados exhibidos en su galería, ubicada en la parte externa de su taller. Sus precios rondan entre los 2 mil y 3 mil pesos.
  • Personalizados: trabajan con un modelo base o con un modelo completamente al gusto del cliente pero con una horma de la casa. pero se modifican con los accesorios o colores del gusto del cliente.
  • Bespoke: los pares confeccionados a la medida del cliente y cuando se hace una horma personalizad. La modalidad estrella del taller.


Los precios de las piezas personalizadas y los bespoke van de los 4 mil pesos a los 5 mil pesos, dependiendo de los detalles y requisitos, y también si se trata unos zapatos choclos o botines.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 14

(Foto: Georgette Valentini)


Hasta ahora, la cantidad de clientes que han tenido no es nada despreciable, pues afortunadamente muchos interesados llegan a este taller y showroom en León a hacer solicitudes muy especiales.


Un área de oportunidad que identifica Gustavo es acceder a una cartera de clientes de personajes icónicos que buscan este servicio de exclusividad. De esta forma podrían expandir su firma como desean e ir cada vez más allá de sus horizontes.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 15

Familia Amareto: Manuel, Gustavo (padre), Don Chabelo, Norberto, Claudio (hijo) y Pablo (de izquierda a derecha).


Atelier Amareto es parte de tours León que guía a personas interesadas en las picas o talleres pequeños y apasionados de los zapatos y la moda. Uno de ellos es Ruta Picasso, así como visitas que se realizan en paralelo a la Feria SAPICA o ANPIC, mismas que ofrecen una comparación entre la producción industrial y la artesanal, cada una con sus ventajas e intereses.


¿Qué planes hay para el futuro?

Amareto fabrica cerca de 20 pares de zapatos al mes, una cantidad que consideran positivamente pues no desean de ninguna manera cambiar su manera artesanal de operar. Tienen la intención de mantener la exclusividad y el amor por el arte del calzado y por la fabricación detallada. Aunque no se pelean con la idea de una expansión, que en este caso sólo implicaría la preparación de más artesanos con pasión por los zapatos, trabajando de la misma manera, sólo que con más integrantes en la familia.


En este sentido, el mensaje es claro, desean que gente joven se integre a la fabricación del zapato bajo este modelo romántico bien hecho, por eso en correspondencia, Amareto prepara una convocatoria en sus redes sociales para personas que deseen aprender los gajes del oficio a través de un diplomado.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 16

Las manos de Don Chabelo. (Foto: Georgette Valentini)


Zapatos para mujeres, cinturones y otros accesorios están ya en la mira de un futuro cercano para Atelier Amareto, que ya empezó a trabajar en la combinación de colores especiales. Eso y una línea vegana para incluir clientes que no desean portar pieles. Que aquí cabría un paréntesis digno de destacar, aunque usan pieles, el respeto por los materiales es algo que se nota. Claudio remarca mucho la honra a los animales y el agradecimiento a la naturaleza por todo lo que recibe de ella.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 17

(Foto: Instagram Amareto)


Cuando miras los zapatos de este atelier no es difícil adivinar que la pretensión es hacer de la marca una firma de culto, que la gente se empeñe por tener un par de zapatos Amareto, como si fuera una pieza de arte con balance entre texturas, formas, colores, y que además mantengan su valor de funcionalidad, comodidad y gran calidad.


atelier amareto taller de zapatos artesanales 18

“Ya no es tanto poder adquisitivo, sino una pasión y amor a los zapatos”. (Foto: Georgette Valentini)


Y justo eso es lo que hacen, obras de arte a forma de zapato, porque su trabajo consiste en rendir culto al quehacer humano bajo las condiciones perfectas de trabajo y ofrecer un servicio personalizado de primera calidad.


Podría interesarte:

Código 37000: la experiencia en León que todo amante de la moda debe tener

ANPIC: zapatos, proveeduría y más zapatos en León

ETIQUETAS: México cultura
REFERENCIAS: Atelier Amareto
Georgette Valentini Georgette Valentini Coeditora titular. Medio Ambiente, Ciencia y Tecnología

Comunicóloga y ambientalista melómana.

COMENTARIOS