Asesinada por un mal viaje de ayahuasca

Fernando CastilloMartes, 1 de mayo de 2018 12:17

shares
Mundo canadiense asesina a chamana por malviaje de ayahuasca

Presuntamente, un canadiense que sufrió un mal viaje de ayahuasca es el homicida de la chamana que le administró el brebaje, la lideresa espiritual Olivia Arévalo


Olivia Arévalo, lideresa espiritual de la etnia indígena shipibo conibo, originaria de Ucayali, en la región amazónica de Perú, fue asesinada a tiros el pasado 19 de abril a los 81 años de edad. Según testigos, el principal sospechoso del homicidio, el canadiense Sebastian Woodroff, recibió un tratamiento medicinal tradicional de ayahuasca, una planta con propiedades alucinógenas, y cuya administración y "viaje" debe ser guiado por un chamán.


Según testigos, el canadiense es el presunto asesino porque al desenterrar el cadáver de Olivia, encontraron rastros de su ADN Woodroffe en las prendas de la mujer.


¿Qué tiene que ver la ayahuasca con todo esto?

Woodroffe comenzó a comportarse extrañamente después del tomar el brebaje, así que muchos apuntan a que su comportamiento se vio alterado por la ayahuasca, por lo que se sospecha que el asesinato de Olivia sucedió bajo los efectos alucinógenos de la planta.


canadiense asesina a chamana por malviaje de ayahuasca 1

La pérdida de la lideresa espiritual conmocionó a la comunidad indígena del amazonas peruano. (Foto: El País)


«La desprotección a las comunidades indígenas es evidente, por lo que son vulnerables cuando sus clientes de ayahuasca tienen un mal comportamiento», dijo a El País Robert Guimaraes de la Federación de comunidades Nativas de Ucayali. Tras el homicidio de Olivia, el canadiense de 41 años fue asesinado por miembros indígenas como represalia por dispararle a la lideresa espiritual.


¿Por qué sospechan que fue Sebastian Woodroffe?

Las pruebas de absorción atómica realizadas en la ropa del canadiense linchado por los indígenas de Ucayali, quienes veían a Olivia como una líder-deidad, coinciden con las halladas en el cadáver.

El cuerpo del canadiense fue hallado en una fosa común después de morir ahorcado, informó la Fiscalía penal de Yarinacocha.


Podría interesarte:


Tráfico creativo de drogas

El intento de feminicidio que estremeció a Perú

ETIQUETAS: Crimen Drogas
REFERENCIAS: La maldición del ayahuasca
Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS