PUBLICIDAD

HISTORIA

La guía definitiva para conocer a los hombres más tristes de la historia




La virilidad con la que un hombre enerva el pecho, aprieta la mandíbula y hace notar su caminar jamás se ha relacionado con la tristeza, un semblante afligido, una postura pesarosa o una mirada llorosa. El hombre ha encarnado desde el origen de la historia a una figura inquebrantable que nunca se lamenta, mínimas son las veces que hemos visto la tragedia apoderándose de la figura masculina y casi nadie conoce a un caballero que se distinga por su entristecida armadura.

Todo lo contrario. La osadía y valentía de un varón se caracterizan por esa intraspasable alma que convierte el dolor en sed de venganza, la pena en orgullo y las lágrimas en gotas de fuerza con la que sw evade cualquier muestra de "debilidad". Pero existe una excepción a la regla, son contados, pero los hombres que han logrado hacer las pases con sus sentimientos son reales. Pues estos valientes dejaron que la tristeza los llenara de extravagancia junto con una estética azul que los volvió melancólicos y a la vez místicos.



Justo de todos ellos queremos hablar hoy para revalidar la estética nostálgica que se la adjudica primordialmente a la figura femenina, misma que además de caracterizar a los siguientes personajes, logró llevarlos a la inmortalidad, o bien, a la fama con la que hoy los concebimos como íconos del fatalismo.


-

El joven Werther

En 1774, el autor alemán Johann Wolfgang von Goethe escribió una novela titulada "Los sufrimientos del joven Werther", misma en la que desarrolló la historia sobre un hombre atormentado que agonizaba por un amor no correspondido, el de la hermosa Charlotte, otro de los personajes de esta historia. Werther, además de ser un personaje que deambulaba con lamentos, tenía una fijación por usar chalecos amarillos y gabardinas azules, atuendo que invadió la moda europea masculina. 

Lo verdaderamente deprimente de toda esta historia fue que algunos jóvenes comenzaron a imitar su método de suicidio, pues Werther llevó su depresión al límite cuando se quito la vida al dispararse con una pistola que manchó de sangre su chaleco amarillo. Así que el fenómeno del "efecto Werther" dio como resultado varios suicidios de jóvenes que decidieron guardar una copia del libro de Wolfgang en sus bolsillos antes de pegarse un tiro.



*3 hombres que desafiaron a la Iglesia para darle conocimiento al mundo



-

Lord Byron

Él personificó al arquetipo del hombre cínico, déspota y de innumerables problemas psicológicos que terminaba por enamorar a cuanta mujer u hombre se proponía. Byron no sólo cautivaba a partir de su versatilidad para la literatura y la poesía, sino a través de su particular presencia, pues aunada a su vestimenta oscura y su tez pálida, siempre se hacia notar por su icónica personalidad, la cual hipnotizaba a cualquiera que se dejara atrapar por su mirada profunda, su pensamiento depresivo y su infame desdén.

Lord Byron fue inspiración para muchos literarios y lectores, pero también para estrellas como James Dean, Marlon Brando y varios de los personajes de Kubrick, para quienes su entristecida identidad también resultó en gran parte de su éxito.




-

Frederic Chopin

Otra celebridad de la época romántica fue el afamado Chopin; este compositor y virtuoso pianista se dio a conocer por su inigualable talento, pero también por su imperante melancolía, misma que giraba en torno a una enfermedad que lo llevó a morir de la forma más estética que alguien pueda imaginar, pues según sus amantes, Chopin tosía con una gracia exquisita y se volvía irresistible hasta cuando escupía sangre debido a la tuberculosis. 

El dotado y nostálgico Chopin fue un símbolo sexual del romanticismo musical que continuamente comparaba su propia vida con la oscuridad de la muerte, misma que lo llevó a convertirse en un dandi. Desde muy pequeño Chopin ya exigía un par de guantes nuevos todos los días, no por nada las mujeres parisinas contaban desmayarse de emoción cada vez que entraban a la habitación del lúgubre personaje.




-

Charles Baudelaire

Baudelaire fue la definición de un hombre terrible en toda la extensión de la palabra, su vida fue un remolino de drogas, misantropía y obsesión por el lesbianismo. Fue un rockstar en decadencia del siglo XIX, pues su hedonismo desalentado lo llevó a concebirse como una belleza extraña de poesía, promiscuidad y provocación. Además de su caótica historia, la moda formó parte importante de la personalidad de Baudelaire, pues gastó todo lo que tenía en ropa que después de su muerte su propia madre tuvo que terminar de pagar.

Para Charles el glamour era la única forma de hacerle frente a una vida llena de vacíos que a la vez lo convirtieron en un símbolo de irreverencia y desdicha.



*Los tres hombres que definieron el amor mexicano


-

Morrissey

El cantante Steven Patrick Morrissey fue el nihilista de ojos tristes que componía canciones de indie y rock para demostrar que no tenía ninguna razón por la cual sufrir, pero realmente todo lo que acompañaba la vestimenta y estética general de Morrissey era de un estilo gótico y triste a la vez. Dejando ver parte de sus clavículas en playeras o camisas holgadas que destacaban aún más la sonrisa nostálgica del cantante, muchos de sus fanáticos se dieron cuenta de la enorme tristeza que él guardaba dentro.




-

Seth Cohen

Otro personaje ficticio que al igual que el joven Werther logró capturar a toda una generación en su desfachatada tristeza fue Cohen en "The O. C.". La serie estadounidense en la que todos lo conocimos fue la que nos presentó a otro tipo de personaje que se volvió rápidamente popular e idolatrado por su carácter sentimental casi depresivo, sus trágicos gustos y su notable frustración al saberse un inadaptado social.

Cohen fue un "sapiosexual" de los 2000 que prefería la soledad en la intimidad de sus paseos en velero, mismo que nombró igual que la chica de la que se había enamorado. El personaje de Adam Brody fue un inconformista que demostró que en el desconsuelo también se encontraba parte del encanto de un hombre.




La estética triste, vulnerable y gris es el apellido de muchas figuras importantes del género femenino, desde personajes ficticios de la época romántica hasta estrellas de cine del siglo XX son las que han llevado al extremo esta personalidad melancólica y de total desilusión a formar parte de la belleza del ser humano real. Pero en los hombres la mayoría de las veces ese aire depresivo es rechazado hasta quedar en el olvido, por lo que los mencionados en este artículo salen del canon de lo que en un hombre se encuentra poco atractivo. De hecho, esta misma ausencia de vivacidad es la que convierte a su hombría en algo irresistible.


-
Como ellos, existieron otros hombres en la historia que han demostrado que ser diferente es mejor. Por otro lado, existe en el mundo un pueblo donde todos los hombres sueñan con ser mujeres, ¿te lo habías imaginado?

*

Referencia:
Dazed






Etiquetas:depresion
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD