PUBLICIDAD

HISTORIA

La educación está matando el libre conocimiento para convertirnos en un "producto"

Desde una perspectiva permisible y realista, damos por hecho que la educación siempre ha estado a la disposición del saber, mas no a la realización del individuo como tal en los procesos de pensar, por ende, se ha limitado a reproducir las necesidades del sistema debidamente establecido, en la manera que permitan obtener resultados determinados. Los estudiantes son el talante fundamental en toda educación impartida, ya que de ellos se deriva una connotación que transforma su realidad a partir de parámetros establecidos, o generando prototipos a favor o en contra de acciones recurrentes en la cotidianidad de la vida humana, pero se ha dejado de lado el hecho de anteponer las pasiones que urgen en una sociedad en la que se devastan los valores y compromisos morales con los individuos.

Se justifica por medio de un progreso activamente económico y pone las interacciones sociales en un marco productivo, dando paso así a que las relaciones tengan un adecuado vínculo comercial. Es acertado decir que, en un mundo globalizado, hay que estar al corriente en todos los factores que inciden en el desarrollo para que esto no se convierta en una prioridad que constituya a los sujetos como mercancías, ofreciéndolos al mejor postor. ¿Y entonces, qué sucede con las pasiones, esos sentimientos autóctonos que nos hacen sentir libres?, ¿acaso desaparecieron?, ¿se esfumaron del todo o sólo nos hicimos a la idea de que son efímeros y  distantes en las relaciones entre humanos? 


"¿Acaso no es posible incursionar como entes formadores, ser más solidarios con nuestros semejantes y no maltratar la sabiduría de esta forma?"




Por otro lado, los maestros están acostumbrados a ejercer autoridad como líderes cínicos y mezquinos, que cuando están al frente de un grupo, cualquiera que sea la razón, expresan el conocimiento como si se tratara de verdades absolutas. ¿Acaso no es posible incursionar como entes formadores, ser más solidarios con nuestros semejantes y no maltratar la sabiduría de esta forma? Es mucho pedir que el estudiante defina un concepto enfocado a su área, preguntas y problemas cuyas soluciones son divergentes, maneras endebles de juzgar la información y múltiples acercamientos a explorar, inquirir y cuestionar todo tipo de interpretación sin que los educadores le corten las alas, como un juego desenvuelto en toda su sinfonía, en la que se toca hasta la última nota.



Es por ello que los sujetos deben ser agentes activos y no sólo observadores del proceso formativo en la educación, permitiendo que aquellos mecanismos aún presentes no sean menos visibles en la esencia y finalidad del sistema prescrito; y que se enfrenten a desarrollar un transcurso acabado y externo, mediante una metódica implicación de la praxis, esto correspondería al estrecho margen y el vínculo entre un filósofo y un profesor, el ejercicio pretendería una posición de roles en el que uno crea y el otro divulga o viceversa, para así establecer una pedagogía del “ser libres”; al recrear lo que somos y que estamos en consecuencia de una terminación al servicio de tal precepto. Por lo tanto, los entornos significarían un conocimiento recibido en el que se concentra la atención en un aprendizaje manipulado para efectos de producción, adquieren un adiestramiento propio en los sujetos, diversifican y disciernen acerca de la realidad tal y como es, o como nos lo han hecho creer, absorben el pensamiento crítico hasta desatar un implícito acto de obediencia o desobediencia según sea el caso.

"Las funciones se concentran en un contenido de saberes puestos en mantener de manera constante una ilusión que sería regulada a través de la educación... una educación sólo con fines de lucro y una excesiva politización por conveniencia de los que están al poder".





Determinaríamos, entonces, que las funciones se concentran en un contenido de saberes puestos en mantener de manera constante una ilusión que sería regulada a través de la educación, en componentes estructurados y mecanizados como consecuencia de principios y fines que han de ser establecidos en cualquier sociedad, hasta lograr prescindir de dichas acciones, de la que se desprende una práctica que nos mostraría la nada y el todo, y se interviene por medio de una empatía colectiva. Supondríamos que la libertad del estudiante queda por completo perdida, en un vaivén de conocimientos insuficientes e instaurados de manera agresiva y deliberada, por lo cual conduce a una educación sólo con fines de lucro y una excesiva politización por conveniencia de los que están al poder.

"Crean la falsa ilusión de que la educación te permitirá ser lo que tus padres nunca fueron".





Continuando así, en un retroceso formativo deshumanizante y poco práctico, el modelo del progreso es un enigma, pues crean la falsa ilusión de que la educación te permitirá ser lo que tus padres nunca fueron; una falta de filosofía en todos los sentidos, no desean que pienses, pues el que menos sabe es el que más grita. ¿Quién le quita la razón al que la impone por la fuerza? La propuesta sería evidenciar los errores cometidos al suponer que se está haciendo bien dicha acción. Pensado esto como la alternativa para empezar a preparar una dimensión que complazca las exigencias de ambos, en los que los roles serían compartidos con beneficios de desarrollo para un fin consecuente.

"Crear una conciencia y autonomía ligada a los intereses que nos competen a todos, en cómo la escuela puede formar seres desde la perspectiva del otro, inculca actitudes, diversifica y constata escenarios propicios para tales enseñanzas".




La educación se seguirá expandiendo ese horizonte, se presupuestan las necesidades más críticas, manejándolas en una aproximación real, vital y verídica a los hechos, como factores asimilados mas no tratados como deberían ser, siguiendo una cadena que se alimenta e incrementa, dando así una constante variable sin resolver. Nos enfocamos en factores primordiales como: el individuo y la situación desde la estructura en la que se desarrolla y a través de opiniones críticas que se dan en el marco cultural, para un desenvolvimiento propio del ejercicio en el que se compartan sus derechos y obligaciones. Así se crea una conciencia y autonomía ligada a los intereses que nos competen a todos en cómo la escuela puede formar seres desde la perspectiva del otro, inculca actitudes, diversifica y constata escenarios propicios para tales enseñanzas, en un pro-activo pensamiento crítico de las realidades y circunstancias sociales, y que tenga una aplicación en los currículos implementados en las instituciones, desde una práctica ciudadana, que permita realizarse en una democracia igualitaria, sin desmeritar las tendencias del entorno; en síntesis: que sea una homogeneización que beneficie y contenga una responsabilidad hacía los individuos.




**

Tal vez estas 6 formas en que el sentido de humor podría cambiar la educación en el mundo, nos ayudarían para que la educación se convierta en algo que nos brinde oportunidades y no en una barrera. 


Podría interesarte
Etiquetas:mente
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD