PUBLICIDAD

GENERALES

John Fursciante y la música de los espíritus

Texto por: Tuto Flórez

@tuto201333

John Anthony Frusciante, el guitarrista Neoyorquino nacido un 5 de marzo de 1970 y quien posteriormente habría de convertirse en cantante, compositor y a la fecha productor, es de aquellos pocos músicos donde se combina perfectamente la técnica, la maestría y un sentido innato de la expresión del espíritu. Como todos sabemos, Frusciante fue uno de los pilares de Red Hot Chili Peppers cuando se les unió en 1988 después de la muerte por sobredosis de Hillel Slovak. Es justo en los RHCP donde habría de consagrar su carrera como músico, pero también es a juicio del enigmático universo, donde a través de una experiencia muy profunda y un viaje del alma abstruso, John hallaría la oscuridad y los demonios, pero también las posibilidades de la luz y la dicha.

 
No estamos aquí para rememorar la icónica banda californiana, sino más bien, para exaltar la labor de un músico excepcional: John Frusciante. Un artista en el sentido más auténtico de este término, capaz de permear las barreras que dividen este mundo de otros, traspasó el umbral de la percepción normal y regreso a este lado, para entregarnos música profunda y hermosa, cuya significación reside en el alma de cada ser. Frusciante fue capaz de componer al otro lado de este universo físico y desde una dimensión extraña logró capturar los sonidos de los espíritus, porque es su música la que proviene de ellos. Para los interesados en conocer parte del viaje espiritual y personal del músico, pueden adentrarse en esta aventura a través de un documental que realizó un grupo holandés hacia el año de 1994 enfocado en las adiciones de John a drogas de todo tipo en especial la heroína...ya saben, la usaba por aquello de los procesos creativos. Además abarca su etapa de reclusión voluntaria entre 1992 y 1998 (y posteriormente en 2009 tras su salida definitiva de la agrupación de California).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Frusciante, llegó a componer piezas maestras y únicas que difícilmente podrían ser categorizadas dentro de un género musical especifico. Aunque a falta de algo mejor; debemos coincidir con los críticos y con los especialistas y colocarlo en la zona del rock experimental. Ese género que surge de un proceso mental donde la percepción, al verse alterada, crea nuevas rutas y derroteros del que emergen nuevas formas musicales, nuevos sonidos y colores compuestos por tonos extraños y a la vez exquisitos. Como diría el mismo Frusciante a través de la letra de una de sus canciones; se trata de: “tocar una canción para cuando se está solo” y “aferrarse fuerte a los sueños que nunca acaban”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD