Salud mental en el deporte: el colapso de Simone Biles y Naomi Osaka

27 de julio de 2021

Miguel Fernández

Durante los Juegos Olímpicos, la depresión y la ansiedad llevaron a tocar fondo a dos de las mejores atletas de la historia.


En los últimos meses, dos estrellas del deporte han caído desde lo más alto y se encuentran en una de las grandes encrucijadas de su carrera. Naomi Osaka (tenis) y Simone Biles (gimnasia artística) no han soportado la presión, por lo que han tenido que abandonar competencias muy importantes en beneficio de su salud mental. ¿Qué está pasando con estas atletas? ¿Por qué se rinden cuando parece que lo tienen todo? ¿Hay forma de corregir el camino? ¿Es más importante una medalla que tu vida? La historia detrás del éxito es más oscura de lo que pensamos…


juegos olimpicos tokio 2020 simone biles naomi osaka 1

Foto: EFE.


Ya no pueden más

 

Este martes, Simone Biles se convirtió en tendencia de redes sociales al abandonar la final de la prueba por equipos dentro de la gimnasia artística de Tokio 2020. Después de su primer aparato, el salto de caballo, la joven de Columbus ya no pudo más. No se fracturó un tobillo, no se desgarró un músculo y tampoco padeció fiebre. Lo que falló, aunque parezca increíble, fue su cerebro.

 

“Siento que tengo todo el peso del mundo sobre mis hombros. Yo sé que a veces puedo controlarlo y lograr que parezca que no me afecta, pero la verdad es que es muy difícil. Después de la mala actuación que tuve en el salto de caballo, ya no quería seguir. Tengo que enfocarme en mi salud mental. Ya no confío tanto en mi misma”.

 

En el tenis, Naomi Osaka llegó al límite en mayo durante el torneo de Roland Garros en París. En el segundo torneo de Grand Slam del año, la japonesa tuvo problemas de depresión al ser obligada a enfrentar constantemente a los medios de comunicación. Cuando su mente se cansó, Osaka anunció que no se presentaría a las conferencias de prensa.


¿Cuál fue la respuesta? Los organizadores del torneo la multaron y la amenazaron con ser descalificada. Naomi ni siquiera esperó y, al día siguiente, renunció al torneo. Semanas después, la tenista fue la encargada de encender el pebetero olímpico y se le permitió evitar a la prensa. No fue suficiente. El estado anímico de la exnúmero uno del mundo, provocó que fuera eliminada de forma sorpresiva en Octavos de Final. La estrella de los Juegos, no pudo con la presión de los Juegos.

 


Los atletas lo tienen todo

 

Indudablemente, la percepción que tenemos de los grandes atletas es que no les falta nada. Tienen fama, tienen dinero, dominan las redes sociales, se juntan con celebridades y les pagan por hacer lo que más les gusta. ¿Qué podría salirles mal? Lo que nunca nos preguntamos es qué sacrificios hicieron, hacen y tendrán que hacer para seguir en lo más alto.

 

Por ejemplo, mientras tú estabas de fiesta en tu adolescencia, Naomi Osaka y Simone Biles no podían salir a celebrar porque sus competencias eran la prioridad en sus vidas. Osaka empezó a entrenar desde los tres años y, en el caso de Biles, cuando cumplió 15 años ya entrenaba durante al menos 32 horas por semana. La gimnasta de Estados Unidos, al mismo tiempo que tú llevabas una vida “normal”, se convertía en víctima de una de las grandes redes de abuso sexual en la historia del deporte con el monstruo, Larry Nassar. ¿Suena fácil ser atleta profesional? A veces, no.


juegos olimpicos tokio 2020 simone biles naomi osaka 2

 Foto: EFE.


El famoso caso de Nico Rosberg

 

Los problemas de salud mental no son exclusivos de las mujeres, por lo que es un error etiquetarlas como "débiles" o "frágiles". En 2016, el piloto alemán, Nico Rosberg, dio una de las grandes sorpresas en la historia del deporte al convertirse en campeón de la Fórmula Uno. ¡Lo tenía todo a sus 31 años! Pese a ello, en algo que sorprendió al mundo, cinco días después de llegar a lo más alto, se retiró.

 

Nico Rosberg, al igual que Naomi Osaka y Simone Biles, decidió que no podía soportar más. Las exigencias de un equipo como Mercedes, y el hostigamiento de un compañero como Lewis Hamilton, provocaron que el alemán, en el pico de su trayectoria, se fuera del automovilismo. ¿Cómo es posible si lo tenía todo? Para Rosberg, al igual que para muchos atletas, la salud y la familia es mucho más importante que cualquier triunfo deportivo.


¿Cómo enfrentar el problema?

 

Cuando dos estrellas mundiales como Naomi Osaka y Simone Biles revientan, algo malo está sucediendo en el deporte. Directivos, patrocinadores, medios de comunicación y, el resto de atletas, necesitan realizar un autoanálisis para determinar qué está provocando el colapso de las figuras. Finalmente, sin deportistas no hay deportes y sin deportes no hay negocio. En esta peligrosa cadena, aunque a simple vista no lo parezca, todos pierden cuando los atletas se desmoronan.

 

Si todos los involucrados no asumen a las estrellas como referentes sociales, el desastre puede estar a la vuelta de la esquina. Por ello, además de su trabajo en la cancha, Naomi Osaka se ha convertido en una luchadora social. Durante su última victoria en el US Open, la japonesa portó cubrebocas con diferentes nombres de víctimas de raza negra; lo anterior, tras los escándalos de violencia policial en Estados Unidos como el de George Floyd. Un atleta no solo juega. Un atleta también transforma.

 

Además, a partir del escándalo en Roland Garros, Naomi Osaka se ha convertido en el estandarte para defender la salud mental de las atletas a pesar de un mar de críticas. ¿Cómo es posible que una atleta se queje cuando lo tiene todo? La japonesa llegó justo para cambiar esa visión señalando que, antes de ser deportistas, los atletas también son personas. ¿Quieres enterarte más sobre el tema? Tu mejor opción es el gran documental sobre la jugadora. Su lema: "está bien no estar bien".



Recuerda que con nosotros puedes seguir informado en Telegram.

________________________________________________________________

Foto de portada: Captura especial / EFE

ETIQUETAS: Mujeres deportes mundo
REFERENCIAS:
Miguel Fernández Miguel Fernández Editor News

COMENTARIOS