RoxRite: el b-boy mexicano con 100 campeonatos que baila contra la discriminación

22 de marzo de 2019

Gustavo Pineda

Nacido en Guadalajara, pero radicado en Estados Unidos, Omar es una leyenda viviente del breakdance que lo ha ganado todo.


El breakdance es una batalla de baile con un lenguaje universal, donde la música hipnotiza a los concursantes como serpientes, pero a nivel mundial hay un "faquir" mexicano que lo ha ganado todo.


Omar “RoxRite” Delgado Macías es un b-boy (breakdancer) mexicano que ha conquistado más de 100 campeonatos alrededor del mundo, incluidos del UK B-boy Championships, R16, Red Bull BC ONE de 2011 en Moscú, Rusia, Freestyle Session, entre una larga lista.


Nacido en Guadalajara, Jalisco, pero criado en California, Omar ha pasado por una dura vida como migrante hasta convertirse en una leyenda de las competencias urbanas de baile.


Lee también: Wos el nuevo campeón internacional de Red Bull Batalla de los Gallos

roxrite red bull bc one b boy 1

En entrevista para Cultura Colectiva News, Delgado recordó una buena infancia en la tierra tapatía, pero llena de peleas callejeras con sus pequeños vecinos. “Peleaba mucho con los niños de la vecindad, pero era algo bonito. Las memorias que tengo eran buenas, luego a los seis años nos fuimos a Mexicali, y de ahí a Los Ángeles”, indicó.


La familia de Omar decidió cruzar para cumplir el llamado sueño Americano. Su padre sufrió una enfermedad que limitó sus oportunidades en México, situación que los orilló a buscar una mejor vida en California, estado donde según la Oficina del Censo de Estados Unidos en 2015, habitan más de 14 millones de hispanos.


“Recuerdo que crucé con un tío en su carro, pero mis papás sí caminaron, no agarraron 'coyote', ni nada. Pero en el 88 era diferente la migración”, dijo.

Aquí Omar ganó el mundial del BreakDance en Moscú, Rusia. (Video: "Red Bull" vía YouTube)


Después de vivir brevemente en Los Ángeles, su hermano y su padre trabajaron en el campo en el condado de Sonoma. “Primero no teníamos casa, vivíamos en un carro. Luego, rentamos en una casa de migrantes, tenía como ocho años. Fue muy difícil”, recordó.


El breakdance salvó a Omar de la violencia de las pandillas, en los 90, peleaba mucho y seguía los códigos dictados por el barrio. “Tenía muchos amigos que andaban en pandillas, peleaba y me juntaba con gente que andaba en esos pasos. Era fácil seguir el ejemplo, pero el baile me salvó”.


Fue hasta los 12 años que observó a sus compañeros bailar en la escuela, eso lo inspiró. “Ese mismo día empecé a bailar, en esos tiempos era todo de memoria, porque todo era de primera mirada”, dijo.


Con un amigo migrante, intentaron imitar esos pasos en la sala de la casa en 1995, y desde ese día no ha parado de bailar.


Lee también: Estudiantes mexicanos logran pase directo para Mundial de Robótica

roxrite red bull bc one b boy 2

A sus 36 años, estima ha bailado unas 30 mil horas, pasó por más de 150 concursos, y llega a practicar unas tres horas diarias, sin embargo, antes de llegar a dedicarse de manera profesional a breakdance, pasó una infinidad de trabajos para salir adelante.


“He tenido muchos; trabajé como consejero en Windsor en campamentos y enseñaba clases de baile, ayudé a mi padre a pintar casas, después en una compañía de comida vegana, pero el más pesado poniendo toallas para los restaurantes, tenía que levantar como 200 bolsas de 50 kilos, duré un mes, pero al mismo tiempo daba clases de baile”, recordó.


Su primer pago por bailar fue de 50 dólares, y con los años ha aumentado el salario como juez, maestro y concursante.

Sin embargo, la discriminación es una acción latente en sus viajes internacionales por su ciudadanía mexicana. “A cada rato me toca discriminación, no es tan visible. Por ejemplo, en los aeropuertos siempre me sacaban de la línea para investigarme”, lamentó.


Aunque Omar ha ganado títulos a nombre de Estados Unidos, sus ciudadanos lo han discriminado por su ascendencia mexicana. “En la escuela, unas maestras me discriminaron por no tomar en serio mis tareas y trabajos”, dijo.


La política migratoria de Donald Trump es calificada por Omar como algo “ridículo”:


“Somos un ejemplo del sueño, porque en mil años nunca me imaginaría que sería patrocinado. Trump tiene la mente cerrada”, sentenció.


roxrite red bull bc one b boy 3

En las batallas internacionales, tres hombres mexicanos han ganado la Red Bull BC One, uno de los campeonatos más importantes del mundo. Omar, Victor y RoxRite son los nombres de los b-boys aztecas que llevaron el escudo de las barras y las estrellas, pero sus campeonatos al parecer no fueron vistos por las autoridades migratorias.


“Yo siempre represento a México por mi sangre, y también represento a Estados Unidos porque allá aprendí el baile, por respeto a la gente que me ayudó a llegar a este nivel. Pero en realidad represento a los dos lugares”, señaló.


Su vista por México es el calidad de juez, leyenda viviente y como profesor de la siguiente generación de b-boy’s nacionales para asistir al Hip-Hop Dance Competition en la ciudad de Puebla, el próximo 23 de marzo en el Teatro del CCU.


Lee también: Construir un robot cuesta ‘83 años de trabajo’ en Venezuela

roxrite red bull bc one b boy 4

A partir de dicho evento, los b-boy’s mexicanos podrán concursar en el Red Bull BC One que se llevará en Monterrey, Nuevo León, y el campeón podrá representar a México en el mundial en India en noviembre de este año.


“Mi consejo para los b-boys y b-girls es que tiene que educarse para poder llevar a un estado profesional, tienen que seguir presentándose, entender bien la cultura, todo toma tiempo en la escena. Hay que practicar, enseñar, promocionar tu imagen y di tu historia para que te escuchen”, enfatiza.

_________________________________

*Fotografías: Gustavo Pineda Negrete.


Podría interesarte:

Aczino improvisa para CCNews

¿Cómo es la vida de un refugiado sirio en la CDMX?

Aczino y México por el bicampeonato en Batalla de los Gallos 2018

Gustavo Pineda Gustavo Pineda Periodista

Muy Guerrerense, Michoacán me adoptó en el 2008, pasé por las llamas del Edomex y llegué al paraíso de la CDMX.

COMENTARIOS